Fuente

Como mamá que trabaja, ¿qué tan culpable te sientes?

Compártelo en tus redes sociales
  • more
Tiempo estimado de lectura 3 minutos, 751 palabras

Comenzaré por señalar que en el mundo los sentimientos, los pensamientos y las costumbres han ido evolucionando en el tiempo y por ello resulta difícil comparar lo que se consideraba un comportamiento correcto y adecuado hace varios años con lo que sucede en la actualidad, y es que hay un sentimiento que se resiste a cambiar con el paso del tiempo. Me refiero a la culpa que experimenta una mamá que trabaja.

Mujer con un bebé y una niña acomodándose en un cuadro vacio

.

El diccionario de la Real Academia define la culpa como: “4. f. Psicol. Acción u omisión que provoca un sentimiento de responsabilidad por un daño causado1. Así que debe de existir un acto, alguna regla o un código de conducta que si se infringe causa daño a otra persona.

Ahora bien, en la misma naturaleza es evidente que una madre “ya sabe” el tipo de comportamiento que debe tener para con sus hijos y si por tal o cual razón no puede cumplir con él también sabe que les estará haciendo daño, lo que aunado a la diferenciación entre algo voluntario y algo involuntario aumentará el peso sobre la consciencia de la infractora al llevar a cabo ese acto.

Menciono enseguida algunas lozas que descansan sobre las espaldas de las mujeres que son madres: “No todas las mujeres que dan a luz un niño son necesariamente una madre”… “Criar hijos es solamente para aquellas que están dispuestas a pagar el precio”… “Una madre está en la lucha constante por evitar que a sus hijos les sean robados sus sueños, oportunidades e incluso la vida”… “La madre cuanto tuvo a su bebé, sabía que su vida se vería trastornada y la hora del sueño no era la excepción”… “El sueño de la madre es ligero”… “Una madre esta alerta de todos los acontecimientos, cambios y circunstancias de sus hijos”… “Una madre sabe prevenir a los hijos de los peligros”, etcétera.

Así las cosas, parece difícil que una mujer que es mamá y trabaja tenga un camino sencillo para distanciarse de la culpa que por siglos existe en su inconsciente pero tenemos que considerar que en la actualidad y ante la fuerza de la energía femenina que está de regreso en el mundo, las mujeres han ido abandonando los roles que les habían sido asignados y en cambio han abrazado otros que les permiten hacerse cargo de sí mismas y de sus aspiraciones como personas, como mujeres y no solamente como madres, a pesar de lo cual la culpa surge como un obstáculo.

La culpa en sí no es algo perjudicial y es que a veces funciona como una llamada de atención para la mamá que necesita hacer algún cambio, por ejemplo: Tal vez es real que está descuidando a su hija o hijo y necesita replantear sus actividades. Tal vez no confía en la persona a quien se los deja. Tal vez está molesta o harta de su trabajo. Tal vez tiene problemas con su pareja, etc.

A mi parecer hay algo que es justo incluir en la ecuación y son nada menos que los propios niños pues ellos también han ido evolucionando y ahora nacen con habilidades que hace pocos años no estaban tan desarrolladas como hoy en día. La evolución del mundo abarca a todos los que en él vivimos y es imposible negar esos cambios.

Otro punto a considerar es el rol que los padres están tomando tanto en los cuidados como en la educación y formación de los niños que anteriormente recaía casi por completo en las mamás, entonces, ahora ellas tienen mayores oportunidades y tiempo para dedicarlo a sí mismas y no por eso se les puede tachar de “descuidadas”, “desobligadas” y en el extremo como “malas madres”.

La calidad del tiempo que se pasa con los hijos es más importante que la cantidad pues la mera presencia física de la madre o del padre no garantiza que se desarrolle una relación lo suficientemente buena para la maduración emocional de un niño.

Lo más importante para la mujer que es mamá y trabaja es tomar plena consciencia para después aceptar y corregir lo que sea necesario dentro de ella misma o en el exterior.

Referencias

  1. ; Diccionario de la lengua española, edición del tricentenario, actualización 2017; culpa; Disponible en el URL : ; Consultado el 22/05/2018
Crédito de la imagen © Depositphotos.com/Klanneke

Autor
Jorge Piña Quevedo
Jorge Piña Quevedo

Me dedico a la psicoterapia desde el año 1998 y mi formación incluye varias corrientes psicológicas. Psicología Analítica de Carl Jung. Psicoterapia de Hipnosis Moderna de Milton Erickson. Psicoterapia de Movimientos Oculares de Francine Shapiro. Especialista Universitario en Salud Mental. Diplomado en Técnicas de Psicoterapia aplicadas a la clínica. Técnicas avanzadas en Psicoterapia Ericksoniana. Psicoterapia basada en Meridianos. Habla al teléfono 5575 7244 o escribe un correo electrónico a jopique@hotmail.com para pedir información acerca de las citas.

Logotipo RSS, cuadro naranja con punto y dos parentesis

Código QR



Publicidad


Recomiendanos en




Traductor

    Translate to:

Consulta por fecha

junio 2018
L M X J V S D
« May    
  1 2 3
 4 5 6 7 8 910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Publicidad

Revista con la A

Ir al principio de la página

¡ Bienvenida(o) !