Fuente

Detiene Seguro Popular la aplicación de tamiz neonatal, una estrategia prioritaria contra enfermedades graves

Compártelo en tus redes sociales
  • more
Tiempo estimado de lectura 4 minutos, 952 palabras

Inconcebible que las autoridades de salud no tomen con seriedad la aplicación del tamiz neonatal ampliado que junto con la vacunación es la mejor herramienta de prevención porque ayuda a detectar oportunamente enfermedades graves que derivan en discapacidades y/o retraso mental.

Captura de pantalla

Captura de pantalla

Ni el Seguro Popular ni la Secretaría de Salud -específicamente el Centro de Equidad y Género que es el que directamente lleva esta estrategia- previeron a tiempo que terminaba la licitación para adquirir los servicios de procesamiento y las pruebas de tamiz metabólico neonatal.

Ahora el riesgo es que muchos recién nacidos se queden sin esa prueba que sólo funciona si se aplica antes de 7 días de haber llegado a este mundo.

Dedicar recursos a adquirir y procesar las pruebas del tamiz neonatal no es un costo, es una inversión socialmente rentable en todo sentido, pues siempre sale mil veces más barato prevenir que atender las enfermedades, máxime las que cubre el tamiz neonatal básico de la Secretaría de Salud: Hipotiroidismo suprarrenal, hiperplasia suprarrenal congénita, fenilcetonuria, galactosemia, deficiencia de glucosa 6-fosfato deshidrogenasa y fibrosis quística.

Son enfermedades raras que se presentan en uno de 500 o uno en mil recién nacidos, pero los niños que presentan estos padecimientos llegan a desarrollar secuelas graves como retraso mental, ceguera u otras discapacidades o mueren muy pronto, apunta Ixchel De La Luz, SCO en Diagnóstico Especializado y Tamizaje

Tamiz, la cosa más maravillosa que cambia vidas

Es mucho más caro para la Secretaría de Salud atender niños que no fueron diagnosticados a tiempo que detectarlos y atenderlos oportunamente, porque son enfermedades que no se curan pero sí se pueden controlar, cambiándoles dieta, con algún trasplante, medicamentos, etcétera”, comenta la especialista.

Explica que el tamiz neonatal funciona porque si lo detectas a tiempo puedes hacer mucho por el niño. Menciona que ello es muy claro en casos que ella ha visto de hermanos con la misma enfermedad; uno diagnosticado a tiempo y otro no. El que no fue detectado oportunamente es discapacitado y no puede hablar, mientras que el otro va a la escuela, lleva una vida normal y sale hasta en la escolta. La diferencia fue el momento en que fueron tamizados.

En estos casos es evidente que el tamiz neonatal es la cosa más maravillosa, y que puede cambiar destinos para bien.

Todo por que no se renovó el contrato

IMG-20190329-WA0006El pasado 26 de marzo empezaron a llegar oficios a las secretarías de Salud de las entidades federativas haciéndoles saber la conclusión del contrato y que en lo que se definía un nuevo proceso de licitación, mientras, se hicieran cargo de continuar el programa con recursos propios.

Ello ha derivado en gran inconformidad e indignación entre médicos pediatras y profesionales de la salud en hospitales donde muchas madres dan a luz; el problema es que en lo que las administraciones locales toman el proceso y negocian en forma aislada cada una con los proveedores de estos tamices, se pierde tiempo muy valioso para los pequeños; mientras tanto, habrá muchos que no podrán ser tamizados, con el riesgo de terminar con daño irreversible si nacieron con alguna enfermedad de las mencionadas.

Una opción por lo pronto es que las familias lo paguen por su lado, aunque es evidente que muchas no tendrán acceso. El costo de una prueba de tamiz neonatal básico para 6 enfermedades es de 290 pesos aproximadamente en el sector privado, pero al Gobierno por comprar con amplios volúmenes le cuesta en 180 pesos, es decir es mucho más barato en términos económicos y sociales para el sistema de salud y para el país que el Gobierno sea el que siempre lo adquiera en vez de que los padres del recién nacido lo paguen por su cuenta.

El tamiz ampliado abarca más de 60 enfermedades

El tamiz neonatal se empezó a aplicar en México desde 1974, primero para una enfermedad, solo fenilcetorunia; luego se agregó hipotiroidismo congénito y así conforme pasaron los años se han ido agregando pruebas para otras enfermedades.

Más tarde, por ahí del año 2012, se habló en México del tamiz ampliado para 5 enfermedades. Luego el IMSS lo amplia a 6 enfermedades, y más adelante la Secretaría de Salud también lo amplio a 6. De este modo quedó por definición en México que el tamiz ampliado es el que tiene más de una enfermedad, y así lo promueven los laboratorios clínicos privados.

Sin embargo, por ley el tamiz ampliado debería cubrir más de 60 enfermedades. En el sector privado, se ofrece al público un tamiz para 67 enfermedades a un precio aproximado de 2500 pesos. Y hay versiones más costosas hasta para 140 enfermedades.

De hecho desde el año 2001 existe una Norma Oficial Mexicana (NOM) que hizo obligatoria la aplicación del tamiz en México, e incluso en 2013 se actualizó dicha NOM para que la obligación sea extendida para el tamiz ampliado , el que cubre más de 60 enfermedades, pero en la realidad no se está cumpliendo.

Por lo pronto, lo mas importante es que las autoridades de Salud realicen pronto la licitación y que mientras eso sucede cada uno de los 32 estados de la República encuentren estrategias ágiles para sostener la aplicación del tamiz neonatal a cada uno de los mexicanos que nacen.

Créditos de las imágenes Maribel Coronel y admin | Plenilunia Sociedad Civil

Autor
Maribel Ramírez Coronel
Maribel Ramírez Coronel

Directora General de Plenilunia, autora de la columna Salud y Negocios en el periódico El Economista, colaboradora sobre temas de salud en TV Azteca y en Reporte 98.5 de FM.

Logotipo RSS, cuadro naranja con punto y dos parentesis Logotipo Twitter, ilustración de un pajaro volando en fondo azul

Publicidad


Recomiendanos en




Traductor

    Translate to:

Consulta por fecha

junio 2019
L M X J V S D
« May    
  1 2
 3 4 5 6 7 8 9
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Publicidad

Longevitta

Ir al principio de la página

¡ Bienvenida(o) !