Fuente

¿La mujer moderna ha perdido su dualidad?

Compártelo en tus redes sociales
  • more
Tiempo estimado de lectura 4 minutos, 851 palabras

Comenzaré por una definición de lo que es la dualidad: “Dualidad es la reunión de dos caracteres opuestos en una misma persona o cosa1 y, por lo tanto, en los seres humanos cohabitan tanto lo femenino como lo masculino en el momento en que llegamos a este mundo pero, con el pretexto de la socialización patriarcal que comenzó alrededor del año 3,000 A. C. los aspectos femeninos han sufrido una represión y permanecen atrapados en el inconsciente de las personas -tanto hombres como mujeres- lo que considero una catástrofe.

fotografías de mujer joven y madura

Dualidad

Como ésta es una publicación dirigida a la mujer, portadora objetiva de lo femenino, puede parecer que me olvido de las energías femeninas que viven en el hombre pero en realidad no es así y tampoco una crítica de los movimientos feministas que, desde mi punto de vista, no han obtenido todo lo que en realidad quieren al confundir igualdad con dualidad. En una de sus obras más conocidas, “El Banquete2, Platón explica el origen de los seres humanos, la razón por la que fueron separados, la consecuencia de tal separación y la necesidad de volver al estado original de complitud (estar completos).

La psicología profunda señala que hay patrones de conducta que se encuentran en todos los seres humanos (arquetipos) y que se activan tanto de forma individual como colectivamente, por eso la siguiente cita: “Las relaciones entre los opuestos y entre el hombre y la mujer ya no pueden ser gobernadas por el poder sino que tienen que determinarse por el requerimiento de estar completos. De cualquier forma, esta transformación no se alcanza sin que aparezcan enormes resistencias3.

En la actualidad llegan a mi consultorio mujeres que en su mayoría tienen alrededor de treinta años de edad con una problemática que refleja la confusión señalada, y es que aunque ahora son mujeres muy capacitadas y exitosas profesionalmente tienen problemas para relacionarse con sus parejas y las que no la tienen, para encontrar una. Pero también hay mujeres de mayor edad con la misma situación.

¿Qué está ocurriendo? Los hechos señalan que se está desarrollando una actitud inconsciente que “obliga” a las mujeres a utilizar menos sus energías y sabiduría femeninas, y es precisamente ésta la razón que las lleva a experimentar más conscientemente el sufrimiento de perder su dualidad y buscar la igualdad con el hombre, pues pareciera que tienen la certeza de que es imposible mantener en la consciencia las dos energías y poder utilizar alguna de ellas cuando sea necesario o más conveniente.

Muchas mujeres están perdiendo su flexibilidad y sus capacidades innatas de
relacionarse con “el otro”, de “nutrirlo”, de “experimentar y expresar fácilmente sus sentimientos y sensaciones”, de “comunicarse sin dificultad” y “de ser” más que hacer se están diluyendo. Además, su “sombra4 crece y eso les impide o al menos les dificulta la relación con ellas mismas. La dualidad, asunto tan incomprensible para la psique masculina, comienza a ser un tema raro para la mujer.

Cuando esta situación se hace consciente, los seres humanos comenzamos a
extrañarnos a nosotros mismos y lo que en apariencia es una búsqueda de las mujeres para encontrar a una pareja que las venga a completar, la realidad es que olvidan que lo que les hace falta es alguien cuyas características, como sugiere Aristófanes, las complemente. Así se mantiene la dualidad.

A los seres humanos nos conviene recordar que cuando las actitudes aumentan su participación en la consciencia, el ego “piensa” que se reducen pero no es así pues en el inconsciente siguen existiendo. El peligro reside, en mi opinión, cuando pensamos que somos capaces de no necesitar a nadie y que todo lo que nos hace falta en la consciencia lo podemos obtener de nosotros mismos pues no es cierto.

Los humanos, hombres y mujeres, necesitamos de otros humanos ya que corremos el riesgo de ser arrojados del paraíso si comemos los frutos del árbol del bien y del mal y seguimos adelante, pues resulta que el castigo de Adán y Eva evitó que comieran del árbol de la vida y se convirtieran en dioses ya que estos fueron creados para ser de una manera tal que pueden ser felices siendo incompletos, pero los humanos fuimos creados a imagen y semejanza de Dios y por ende es nuestra naturaleza original estar completos.

En mi consulta invito a mis pacientes femeninas a que juntos exploremos en su interior hasta encontrar la fuerza que necesitan para conocer o volver a expresar sus ideas propias y sus sentimientos. Cuando lo consiguen dejan de existir las dificultades para relacionarse con ellas mismas y con los demás. El amor y las relaciones profundas dejan de ser proyecciones y se convierten en algo real.

Necesitar del otro es nuestro seguro de vida.

Referencias

  1. ; Dualidad. ; Disponible en el URL : ; Consultado el 29/10/2018
  2. ; Obras completas de Platón; Tomo quinto. 1871. pp. 297-366
  3. ; The Bible and the Psyche; Inner City books; p. 128
  4. ; Léxicon Junguiano; Ed. Cuatro Vientos; p. 187
Crédito de la imagen © Depositphotos.com/Yuri_Arcurs | Depositphotos

Autor
Jorge Piña Quevedo
Jorge Piña Quevedo

Habla al teléfono 5575 7244 o escribe un correo electrónico a jopique@hotmail.com para pedir información acerca de las citas. Me dedico a la psicoterapia desde el año 1998 y mi formación incluye varias corrientes psicológicas. Psicología Analítica de Carl Jung. Psicoterapia de Hipnosis Moderna de Milton Erickson. Psicoterapia de Movimientos Oculares de Francine Shapiro. Especialista Universitario en Salud Mental. Diplomado en Técnicas de Psicoterapia aplicadas a la clínica. Técnicas avanzadas en Psicoterapia Ericksoniana. Psicoterapia basada en Meridianos.

Logotipo RSS, cuadro naranja con punto y dos parentesis

Código QR



Publicidad


Recomiendanos en




Traductor

    Translate to:

Consulta por fecha

noviembre 2018
L M X J V S D
« Oct    
  1 2 3 4
 5 6 7 8 91011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Publicidad

Revista con la A

Ir al principio de la página

¡ Bienvenida(o) !