Fuente

¿Ser mujer importa cuando se trata de dejar de fumar?

Compártelo en tus redes sociales
  • more
Tiempo estimado de lectura 6 minutos, 1,153 palabras

Las y los investigadores de adicciones de la Universidad de Medicina de Carolina del Sur se dieron a la tarea de determinar si las fumadoras experimentaron más estrés y ansia que los fumadores masculinos después de ver imágenes de inducción de estrés transmitidas por teléfono celular.

La Dra. Rachel L. Tomko (izquierda) y el Dr. Kevin M. Gray (derecha) son investigadores de adicciones en la Universidad Médica de Carolina del Sur.

La Dra. Rachel L. Tomko (izquierda) y el Dr. Kevin M. Gray (derecha) son investigadores de adicciones en la Universidad Médica de Carolina del Sur.

Según el National Institute of Drug Abuse (Instituto Nacional de Abuso de Drogas de los Estados Unidos), las mujeres tienen 31% menos probabilidades de dejar de fumar con éxito, en parte porque se cree que la terapia de reemplazo de nicotina es más efectiva en los fumadores masculinos. En contraste, los estudios de laboratorio sugieren que las mujeres ansían más los cigarrillos cuando experimentan estrés. Sin embargo, ese hallazgo no se ha replicado claramente en un entorno del mundo real.

En un artículo publicado en línea por Nicotine & Tobacco Research 1, investigadores de la  Medical University of South Carolina (MUSC, Universidad Médica de Carolina del Sur) informan sobre los hallazgos de un estudio del mundo real en 177 fumadores. En el estudio, las mujeres fumadoras experimentaron más estrés y deseos que los hombres fumadores después de ver señales de estrés. Las señales de estrés son imágenes que inducen estrés, similares a las imágenes de noticias de violencia o guerra. Sin embargo, no se observaron diferencias de género en el deseo después de ver señales de fumar enviadas por teléfono celular. Las señales de fumar son imágenes que sugieren un comportamiento de fumar, como una fotografía de un cigarrillo o una persona fumando.

Estos hallazgos sugieren que mejorar los resultados de abandono en las mujeres puede requerir estrategias de cese específicas de género.

Sabemos que no todos los tratamientos existentes son igual de efectivos para hombres y mujeres“, explica Rachel L. Tomko, Ph.D., profesora asistente en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en MUSC y primera autora del artículo. “Eso podría deberse a que los diferentes aspectos del fumar son gratificantes y relajantes, y existen diferentes cosas que mantienen su hábito de fumar. Nuestros hallazgos sugieren que el estrés puede ser una cosa que mantenga el hábito de fumar más arraigado en las mujeres que en los hombres“.

Esta investigación nos ayuda a comprender qué es lo que impulsa el comportamiento de fumar y lo que realmente puede crear barreras para el tratamiento que no creíamos que estuvieran allí“, explica Kevin M. Gray, MD, profesor en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento del MUSC y autor principal en el artículo. “Si fumar fuera todo acerca de la nicotina, entonces todos responderían hermosamente a la terapia de reemplazo de nicotina. Pero es más complejo y matizado. Cuanto mejor podamos lograrlo, mejor podremos crear el tipo correcto de tratamiento para la nicotina. cada individuo“.

Los participantes en el estudio del mundo real vieron 8 imágenes cada día (4 series de dos) durante 2 semanas. Estos incluían:

  • señales de fumar
  • señales de estrés
  • imágenes neutrales.

Cada vez que recibían un par de imágenes, completaban un formulario que evaluaba su estrés, emociones negativas y niveles de deseo antes de ver las imágenes (su valor de referencia) y después de ver cada imagen. También determinaron la cantidad de cigarrillos que fumaban cada día.

Estos datos se registraron a través de una aplicación de teléfono inteligente (status/post; Infinite Arms; Charleston, SC) que se integra con la herramienta de investigación RedCap (Vanderbilt University), y los datos de RedCap fueron recibidos por el South Carolina Clinical and Translational Institute (Instituto Clínico y Traslacional de Carolina del Sur).

Como ya se señaló, las fumadoras reportaron haber experimentado más estrés, emociones negativas y ansias después de ver las señales de estrés, pero no las señales de fumar, que los fumadores masculinos. Sin importar el género, los fumadores con niveles de referencia más altos experimentaron más estrés, emociones negativas y ansias después de ver señales de estrés. Debido a que las mujeres fuman más en respuesta al estrés y los desencadenantes ambientales, se podría esperar que sus patrones de fumar varíen más que los de los hombres. Sin embargo, el equipo de MUSC no encontró diferencias en el número de cigarrillos fumados por día para los fumadores masculinos y femeninos.

Afortunadamente, mostrar a los fumadores el estrés y las señales de fumar no dio como resultado un aumento general de los cigarrillos fumados“, dice Tomko. “Esto es probable porque los fumadores ya están expuestos a imágenes similares a diario. Sin embargo, es sorprendente que las mujeres no tuvieran más fluctuaciones diarias en su número de cigarrillos que los hombres. Es posible que estresantes cotidianos y de menor importancia. como resultado, las mujeres fuman un cigarrillo un poco antes de lo que hubieran hecho de otra manera, pero no afectan la tasa general de tabaquismo. Esperamos probar esto en futuras investigaciones“.

Con otros colegas en MUSC, Gray y Tomko planean analizar los datos del nivel hormonal diario recolectados durante el estudio para explorar cómo las hormonas afectan el estrés y el hábito de fumar. Usando un encendedor especial que puede registrar la hora, también realizarán estudios para ver cuánto tiempo tardan los fumadores en encender un cigarro después de experimentar estrés. Esto podría, por ejemplo, proporcionar más evidencia de que el estrés lleva a fumar en las mujeres. En términos más generales, continuarán determinando el género y otras diferencias que afectan la forma en que los fumadores responden al tratamiento y utilizan ese conocimiento para elaborar mejor las terapias para dejar de fumar.

Las buenas noticias, y podemos decir esto como médicos e investigadores, es que tenemos tratamientos efectivos para dejar de fumar“, dice Gray. “La noticia desafiante es que, incluso con tratamientos efectivos, la mayoría de los fumadores que intentan seguir luchando por dejar de fumar. Podemos intentar mejorar el uso del instrumento contundente de un tratamiento más grande y mejor para todos. Sin embargo, creo que también deberíamos intentar pensar qué hay de diferente entre los individuos, ya sea por género u otras características, y si esas diferencias nos ayudan a adaptar mejor nuestros tratamientos“.

Referencias

  1. ,,,,,,,,,,,; Sex Differences in Subjective and Behavioral Responses to Stressful and Smoking Cues Presented in the Natural Environment of Smokers; Nicotine & Tobacco Research; nty234; Fecha de publicación 28/10/2018; DOI: 10.1093/ntr/nty234; Disponible en el URL : ; Consultado el 28/01/2019
Crédito de la imagen Medical University of South Carolina | Sarah Pack

Autor
Plenilunia Salud Mujer
Plenilunia Salud Mujer

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

Logotipo RSS, cuadro naranja con punto y dos parentesis Logotipo Twitter, ilustración de un pajaro volando en fondo azul ó Logotipo Facebook, letra efe en color blanco con fondo azul.


Publicidad

Recomiendanos en




Traductor

    Translate to:

Consulta por fecha

octubre 2019
L M X J V S D
« Sep    
  1 2 3 4 5 6
 7 8 910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Publicidad

¡ Bienvenida(o) !