Fuente

Día Internacional de la Mujer 2018, “Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres”

Compártelo en tus redes sociales
  • more
Tiempo estimado de lectura 10 minutos, 2,233 palabras

Este 8 de marzo es la ocasión para unirte a las activistas de todo el mundo, aprovecha el momento, y pon de tu parte para juntas transformar las vidas de las mujeres allí donde se encuentren. ¡Ahora es el momento!: las
activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres. Reflexiona acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de mujeres que ha jugado un papel clave en la historia de
sus países y comunidades.

Mensaje del Directora Ejecutiva de ONU Mujeres

La Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, destaca la labor de activistas rurales y urbanas que han luchado por los derechos de las mujeres y la igualdad de género.

El tema de este año se centra en la intensa vida de las mujeres activistas, cuya pasión y compromiso han permitido hacer realidad los derechos de las mujeres generación tras generación, y a las que debemos los cambios conseguidos. Celebramos un movimiento internacional sin precedentes a favor de los derechos, la igualdad, la seguridad y la justicia de las mujeres, reconociendo el trabajo incansable de las activistas que han sido fundamentales en este avance mundial de la igualdad de género.

Explica que en este día presenciamos una importante unión de fuerzas entre las mujeres de todo el mundo, lo que demuestra el poder de hablar con una sola voz, en un momento en el que reclaman oportunidades y rendición de cuentas, aprovechando el impulso de las redes y las coaliciones de base que se extienden hasta llegar a la dirección de los gobiernos. Estos movimientos tienen sus raíces en el trabajo de activistas de varias generaciones, desde la difunta líder feminista por los derechos humanos Asma Jahangir, de Pakistán, hasta la nueva generación que emerge con fuerza, representada por mujeres jóvenes como Jaha Dukureh en Gambia, la Embajadora de buena voluntad regional de ONU Mujeres para África sobre la erradicación de la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil.

Las sociedades saludables cuentan con un amplio abanico de voces e influencias que proporcionan contrapoderes, experiencias y perspectivas diferentes, y el debate que garantiza una toma de decisiones adecuada. Allí donde no se oigan ciertas voces, significará que falta una pieza importante de la sociedad. Cuando estas voces silenciadas suman millones de personas, sabemos que algo no funciona bien en este mundo. De igual modo, cuando observamos y oímos que estas voces se alzan con decisión y solidaridad, sentimos que eso es lo correcto.

Aplaudimos a todas aquellas personas que han exigido con valentía tener acceso a la justicia, como, por ejemplo, las del movimiento #MeToo o #YoTambién, que en los últimos meses han utilizado en las redes sociales para expresarse en más de 85 países y exponer a aquellos que se han aprovechado de quienes tienen menos poder. Con ello han demostrado que cuando las mujeres se apoyan entre ellas, contribuyen a superar el estigma y a que la gente crea lo que tienen que explicar.

Encomiamos a las mujeres que se han pronunciado en la Corte Penal Internacional, donde sus testimonios han hecho responsables a aquellos que utilizaron la violación como arma de guerra. Celebramos el trabajo de las personas activistas que han luchado por la igualdad de derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersex, y el de aquellas que han impulsado la reforma legal en países como Túnez, para poner fin a una disposición que permitía a los violadores eludir la pena si contraían matrimonio con sus víctimas. Nuestro reconocimiento a aquellas personas que han tomado las calles de la India para denunciar el asesinato y la violación de niñas y niños pequeños, convirtiendo las protestas en movimientos de base más amplia en los que participan comunidades enteras. Honramos a las líderes indígenas que han alzado la voz por sus derechos de posesión de tierras y en contra de las prácticas tradicionales, y a las personas que incluso han perdido la vida defendiendo los derechos humanos.

El movimiento feminista debe seguir aumentando la diversidad y la cantidad de personas que trabajan por la igualdad de género, incorporando a personas y grupos —como, por ejemplo, hombres y niños, jóvenes y organizaciones confesionales— para respaldar y configurar la agenda, para que los jóvenes y los niños aprendan a valorar y respetar a las mujeres y las niñas y para que los hombres puedan cambiar su conducta. El activismo de hoy tiene que modificar la manera en la que escuchamos a las mujeres y la manera en la que las percibimos, reconociendo el poder que tienen los estereotipos para influir en cómo valoramos a las personas. Es imprescindible que haya un movimiento de mujeres que aborde estas cuestiones, pero también necesitamos un movimiento de hombres feministas.

Este tiene que ser un punto crucial: poner fin a la impunidad y al sufrimiento silencioso de las mujeres en las zonas rurales y urbanas, incluidas las trabajadoras domésticas. Como refleja nuestro último informe, Hacer las promesas realidad, las personas activistas de hoy en día deben empoderar a aquellas personas que tienen más posibilidades de quedarse atrás, la mayoría de las cuales son mujeres. En todas las regiones, las mujeres tienen más probabilidad de vivir en una situación de pobreza extrema que los hombres. Esta brecha de género alcanza hasta el 22% en el grupo de edades comprendidas entre los 25 y los 34 años, los años reproductivos clave de las mujeres, y pone en evidencia el dilema a las que muchas mujeres se enfrentan: el de conciliar la obtención de ingresos con los cuidados. En este ámbito, se necesitan urgentemente medidas y un cambio de políticas.

ONU Mujeres tiene una relación especial con el movimiento de las mujeres. De hecho, nuestra organización surgió de este activismo. La sociedad civil ha desempeñado desde siempre un papel esencial al dirigir las acciones mundiales sobre igualdad de género defendiendo la reforma, haciendo hincapié en las complejidades de los retos a los que se enfrentan las mujeres, influyendo en las políticas, participando en la supervisión, y promoviendo la rendición de cuentas. Debemos crear deliberadamente un apoyo más firme al activismo político de las mujeres y un espacio más amplio para las voces de la sociedad civil de mujeres a fin de unir nuestros esfuerzos a favor de las personas que realmente necesitan más el cambio. Necesitamos una nueva generación de igualdad duradera que ponga fin a la cultura de la pobreza, el maltrato y la explotación por motivos de género.

Mensaje del Secretario General de Naciones Unidas

Centrándose también en el tema del 62º periodo de sesiones de la de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, la celebración quiere llamar la atención sobre los derechos y el activismo de las mujeres rurales, que constituyen más de un cuarto de la población mundial y la mayoría del 43% de las mujeres que se dedican a la agricultura en el mundo. Labran la tierra, plantan las semillas que alimentan a sus comunidades y se hacen resilientes frente al cambio climático. Sin embargo, en casi todos los aspectos del desarrollo, debido a las arraigadas desigualdades y discriminación por razones de género, las mujeres rurales viven en peores condiciones que los hombres rurales o las mujeres urbanas. Por ejemplo, menos de un 20% de los propietarios de tierras son mujeres, y si bien la brecha salarial en base al género es el 23%, en las áreas rurales esa cifra sube hasta el 40 por ciento. Carecen de infraestructuras y servicios, trabajos dignos y protección social, además de ser más vulnerables a los efectos del cambio climático. Las mujeres
rurales y sus organizaciones tienen un enorme potencial y se están moviendo para reclamar sus derechos y mejorar sus medios de vida y su bienestar. Usan métodos agrícolas innovadores, ponen en funcionamiento negocios con éxito, aprenden nuevas habilidades y conocimientos, reclaman sus legítimos derechos y se presentan a cargos públicos.

La igualdad de género debe encontrarse en centro de la salud para todos. OMS

En este Día Internacional de la Mujer, el Director General de la OMS Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus nos propone imaginar un mundo en el que todas las mujeres y niñas tienen acceso a servicios de salud asequibles y de calidad, un mundo en el que las mujeres y las niñas puedan ejercer libremente sus derechos de salud sexual y reproductiva. y las niñas son tratadas y respetadas como iguales.

En la Organización Mundial de la Salud, estamos defendiendo el derecho de las mujeres y las niñas a la salud. Cuando las mujeres y las niñas pueden permanecer en la escuela más tiempo, planificar o prevenir embarazos y acceder a los servicios de salud sin discriminación, pueden mejorar sus oportunidades económicas y, en última instancia, transformar su futuro.

Pero, también debemos hacer más que hablar. Debemos actuar.

Nada ayudará más a las mujeres y las niñas que garantizar que todos, en cualquier lugar, puedan beneficiarse de servicios de salud de calidad cuando y donde los necesiten, sin temor a caer en la pobreza al usarlos.

Hoy, al menos la mitad de las personas del mundo carecen de acceso a servicios esenciales de salud, como atención prenatal durante el embarazo o inmunizaciones para prevenir el tétanos materno y neonatal o el VPH, porque no están disponibles o están financieramente fuera de su alcance. Un número desproporcionado de estas personas son mujeres y niñas.

Casi 100 millones de personas también están siendo empujadas a la pobreza extrema, que viven con menos de $ 1.90 por día, porque tienen que pagar los servicios de salud de sus propios bolsillos. Esto es inaceptable. Una mujer
no debería tener que elegir entre enviar a su hijo a la escuela, comprar comida o pagar una visita de salud.

La cobertura universal de salud, la principal prioridad de la OMS, significa que los paquetes de salud diseñados para las mujeres y las adolescentes deberían incluir servicios para promover la salud y prevenir y tratar las enfermedades. Excluir el acceso a la anticoncepción de los planes de salud, por lo tanto, limitar la capacidad de las mujeres y las adolescentes para planificar o prevenir embarazos, no es la salud para todos. Es
discriminación y alimenta una mayor desigualdad de género.

Fundamental para lograr la cobertura universal de salud es la equidad. Todas las mujeres y niñas, ya sean ricas o pobres, urbanas o rurales, educadas o analfabetas, deben poder acceder por igual a los servicios de salud. Sin
embargo, en los países de ingresos bajos y medianos, la proporción de nacimientos atendidos por personal de salud capacitado difiere en hasta 80% entre las mujeres más ricas y las más pobres. La presencia de personal de salud capacitado durante el parto es clave para prevenir las muertes maternas y neonatales.

También se debe permitir que estas parteras capacitadas y la fuerza de trabajo de la salud femenina en gran parte participen en el liderazgo y la toma de decisiones, accedan al empleo formal, ganen un salario justo y trabajen
en un lugar libre de violencia física y sexual.

Estoy trabajando para asegurarme de que también andemos la charla cuando se trata de mujeres en la fuerza de trabajo de salud. En la actualidad, más del 60% de nuestros puestos directivos están ocupados por mujeres, y estamos trabajando para garantizar que nuestras oficinas regionales y nacionales sigan su ejemplo. No podemos ser efectivos para promover la cobertura de salud universal si no tenemos todas las voces en la mesa, y hoy estoy emocionado de ver las caras femeninas de todo el mundo compartiendo sus ideas para el cambio.

Sabemos que, cuando se alcance la cobertura universal de salud, se reducirá la pobreza, se crearán empleos, las economías crecerán y las comunidades estarán protegidas contra brotes de enfermedades. Pero también sabemos que las oportunidades económicas de las mujeres avanzarán, y la salud y el desarrollo de sus hijos seguirán a la par.

Únete a la conversación para el Día Internacional de la Mujer, #TimeIsNow #IWD2018!

Principales etiquetass: #IWD2018, #TimeIsNow (inglés), #DíadelaMujer, #AhoraEsElMomento (español), #JourneeDesFemmes (francés)
Fíjese en el emoji automático en Twitter cuando tuitea con el hashtag #IWD2018, #TimeIsNow, #DíadelaMujer, #AhoraEsElMomento, #JourneeDesFemmes!
Principales cuentas de Twitter: @UN_Women (inglés), @ONUMujeres (español), @ONUFemmes (francés)
Principales cuentas de Facebook: UN Women (inglés), ONU Mujeres (español), ONU Femmes (francés)
Otras cuentas: Instagram, Google+, LinkedIn, Pinterest

Sitios de interés

Autor
Plenilunia Salud Mujer
Plenilunia Salud Mujer

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

Logotipo RSS, cuadro naranja con punto y dos parentesis Logotipo google plus, fondo rojo letra g y simbolo de suma Logotipo Twitter, ilustración de un pajaro volando en fondo azul ó Logotipo Facebook, letra efe en color blanco con fondo azul.

Código QR



Publicidad


Recomiendanos en




Traductor

    Translate to:

Consulta por fecha

mayo 2018
L M X J V S D
« Abr    
  1 2 3 4 5 6
 7 8 910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Publicidad

Revista con la A

Ir al principio de la página

¡ Bienvenida(o) !