Fuente

2016 debe ser el año de empoderamiento de la mujer, diputada Alejandra Reynoso Sánchez

Compártelo en tus redes sociales
  • more
Tiempo estimado de lectura 6 minutos, 1,369 palabras

La secretaria de la Mesa Directiva, diputada Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, en representación del presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano Grijalva, aseveró que 2016 debe ser el año de empoderamiento de la mujer en lo político, y en los ámbitos económico, laboral, social y en la toma de decisiones.

Mujer con camisa rosa pintando sobre un vidrio una escalera arriba un muñeco con brazos arriba

Se requiere fuerza y contundencia femenina ante crisis de confianza y credibilidad

La mujer, indicó, no sólo aporta sensibilidad; también carácter, inteligencia, decisión, perseverancia, el alma y el corazón al trabajo que realiza, subrayó, al señalar que “cada día hay más mexicanas despiertas para avanzar y tomar decisiones en la política, en la empresa, en la administración, que contribuyen al crecimiento del país”.

En este sentido, resaltó la importancia de la presencia de 212 diputadas en el Palacio Legislativo de San Lázaro, porque es la primera vez que se alcanza una representación de este nivel que contribuye a avanzar en la democracia.

Definitivamente se ha avanzado, porque cada día las mujeres ganamos batallas en todos los ámbitos. Se han dado luchas titánicas en el esfuerzo por acceder a la equidad entre hombres y mujeres, por el reconocimiento de los derechos como el sufragio, ser votadas y electas, traduciéndose en una conquista de muchos años. Además, porque atienden a la célula social más importante que es la familia, puntualizó Reynoso Sánchez.

En el marco conmemorativo del Día Internacional de la Mujer, el Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y Equidad de Género (CEAMEG) de la Cámara de Diputados, y la Fundación Nacional de Artistas Plásticos y Visuales de la República Mexicana (FNAPV), organizaron la conferencia y exposición fotográfica “Alcanzado la Cima”, donde legisladores coincidieron en la importancia de acelerar el paso para avanzar firmemente hacia la igualdad entre los mexicanos.

La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, diputada Laura Nereida Plascencia Pacheco, afirmó que la gran deuda que tiene el Estado mexicano con las mujeres es el acceso pleno a la justicia por la violencia ejercida en su contra, ya que cada día mueren siete mujeres por esa causa.

La igualdad de género es un compromiso de Estado que comparten las diferentes fuerzas políticas, y no es sólo la agenda pública de un partido político, ya que están involucrados todos los sectores. Avanzar en este objetivo impulsa cada espacio de decisión para lograr un México donde sus mujeres gocen de equidad de oportunidades en la ley y en la práctica, mediante el respeto irrestricto a cada uno de sus derechos”, aseveró.

Plascencia Pacheco destacó que es necesario transformar la realidad de más del 50% de la población mexicana, ya que muchas mujeres sufren de violencia, es un mal social histórico. No es nuevo, ni de un gobierno, es una desigualdad de muchos años que han tenido las mujeres respecto de los hombres.

Cifras del 2015 registran casi 120 mil violaciones a mujeres, de las cuales sólo 15 mil casos iniciaron una averiguación previa, pero únicamente 5 mil concluyeron con un juicio para castigar a los agresores.

Es increíble el grado de impunidad en las diferentes instituciones del país. Hay que decirlo claro porque no distingue colores partidarios: el gran trabajo que debe hacerse por las mexicanas es asegurar el ejercicio pleno de todos sus derechos todos los días y para todas las mujeres”.

El diputado Marko Cortés Mendoza, aseguró que ante la falta de credibilidad y la crisis de confianza en quién nos representa y gobierna, “necesitamos la fuerza y contundencia de la mujer, que alienta a ser más sensibles y ver lo que pasa en cada familia de México, las cuales son encabezadas cada vez más por ellas, en busca de los complementos y equilibrios para hacernos más fuertes que permitan tomar las mejores decisiones en beneficio de todos”.

Resaltó que la mujer da poder social y la capacidad para dirigir a la comunidad, ofrece la hegemonía intelectual que permite identificar la fuerza moral.

En los últimos 15 años, subrayó, se ha cambiado el paradigma de discriminación en muchos rubros, reconociendo la educación y los valores culturales que debemos tener para contar con las mismas oportunidades y derechos.

Hoy la Cámara de Diputados y el Senado pueden integrarse por el 50-50 de género; dependerá de los electores decidir para lograr una representación de género. “Hemos avanzado, pero no ha sido suficiente, y lo que ahora debemos hacer es no sólo reconocer ese derecho, sino que se aplique en los hechos”.

El objetivo es que un hombre que hace un trabajo y una mujer que realiza esa misma labor reciba el mismo pago por su esfuerzo, que no haya diferencia entre el género. “Si el esfuerzo y el trabajo son iguales, el sueldo debe ser igual”, enfatizó Cortés Mendoza.

La sociedad debe reconocer que no sólo en el Poder Legislativo debe haber equidad, sino también en los gobiernos estatales y municipales, el gabinete federal, la Suprema Corte de Justicia y tribunales, a fin de alcanzar el empoderamiento integral con acciones concretas; sólo así se puede ser congruentes, sostuvo.

La diputada Genoveva Huerta Villegas, secretaria de la Comisión de Cultura y Cinematografía, consideró que falta muchísimo por hacer en materia de igualdad; invitó a todas las féminas a seguir trabajando por “esa sociedad que hoy tanto necesita México y que requiere de todas y cada una de ustedes”.

Informó que en el caso de la cultura, la comisión trabaja actualmente en una ley general que sea incluyente y contemple “la visión de hombres y mujeres”.

Son muchas las mujeres que han soñado con este equilibrio en la sociedad, las cuales otorgaron no sólo su tiempo, sino en algunos casos su vida, para lograr la tan anhelada igualdad”, expresó.

La directora general del CEAMEG, Adriana Gabriela Ceballos Hernández, indicó que, según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en todos los países existen prácticas discriminatorias contra la mujer, lo cual, subrayó, habla de la urgencia de reconocer que, aunque se ha trabajado a favor de la igualdad, “algo hacemos mal”.

Sí en nuestro país somos principalmente las mujeres quienes hemos estado por generaciones a cargo de la educación de nuestras hijas e hijos, entonces debemos asumir que hemos sido nosotras quienes hemos inculcado desde el seno de la familia la diferencia de trato y oportunidades entre hombres y mujeres”, aseguró.

Sostuvo que el primer paso debe ser reconocer el sesgo que existe en la cultura y la educación, porque “sólo rompiendo estereotipos y paradigmas” se lograrán cambios que resulten en una reestructuración del pensamiento y comportamiento social.

Se trabaja por la inclusión de las mujeres en un mundo que aún tiene puertas cerradas para el desarrollo de las mujeres”, afirmó.

Durante la conferencia “Alcanzando la Cima, la alpinista Karla Wheelock Aguayo, primera mexicana y latina en alcanzar la cumbre del Everest, explicó que debe ser la actitud y no la altitud, lo que ayude a que cada persona defina “lo alto de las montañas” (proyectos), que quieran alcanzar.

La montañista pidió a las asistentes luchar por sus sueños, ya que, recalcó, en la medida en que una persona busca su propia meta, puede descubrir aptitudes y habilidades que desconocía.

Relató sus principios en el deporte del alpinismo y cómo fue su primer intento por escalar la montaña más alta de la cordillera de los Himalaya y del mundo, que le dejó como lección que es necesario luchar, trabajar y, en caso de caer, levantarse de nuevo y no culpar a otros por las responsabilidades de uno, en el camino por alcanzar la cima.

Crédito de la imagen © Depositphotos.com/Sindler1 | Attila Sindler


Publicidad

Recomiendanos en




Traductor

    Translate to:

Consulta por fecha

noviembre 2019
L M X J V S D
« Oct    
  1 2 3
 4 5 6 7 8 910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Publicidad

¡ Bienvenida(o) !