OMS públicó primera guía sobre intervenciones de salud digital

La OMS presentó el pasado 17 de abril de 2019 su primera guía sobre intervenciones de salud digital con recomendaciones sobre 10 formas en que los países pueden utilizar la tecnología de salud digital, accesible a través de teléfonos móviles, tabletas y computadoras, para mejorar la salud de las personas y los servicios esenciales.

Aprovechar el poder de las tecnologías digitales es esencial para lograr la cobertura universal de salud”, dice el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. “En última instancia, las tecnologías digitales no son fines en sí mismas; son herramientas vitales para promover la salud, mantener el mundo seguro y atender a los vulnerables“.

Durante los últimos 2 años, la OMS revisó sistemáticamente la evidencia sobre tecnologías digitales y consultó con expertos de todo el mundo para producir recomendaciones sobre algunas formas clave en que estas herramientas pueden utilizarse para lograr el máximo impacto en los sistemas de salud y la salud de las personas.

Una intervención digital que ya tiene efectos positivos en algunas áreas es enviar recordatorios a las mujeres embarazadas para que asistan a las citas de atención prenatal y hacer que niñas y niños regresen para vacunarse. Otros enfoques digitales revisados ​​incluyen herramientas de apoyo a la toma de decisiones para guiar a los trabajadores de la salud mientras brindan atención; y permitir que las personas y los trabajadores de la salud se comuniquen y consulten sobre temas de salud en diferentes lugares.

El uso de las tecnologías digitales ofrece nuevas oportunidades para mejorar la salud de las personas“, dice la Dra. Soumya Swaminathan, Científica en Jefe de la OMS. “Pero la evidencia también destaca los desafíos en el impacto de algunas intervenciones“.

Ella agrega: “Para que las tecnologías digitales sean sostenibles e integradas en los sistemas de salud, deben poder demostrar mejoras a largo plazo sobre las formas tradicionales de brindar servicios de salud“.

Por ejemplo, la guía señala el potencial para mejorar la administración de inventario. Las tecnologías digitales permiten a los trabajadores de la salud comunicarse de manera más eficiente sobre el estado de las existencias y brechas de productos básicos. Sin embargo, la notificación por si misma no es suficiente para mejorar la administración de los productos básicos; los sistemas de salud también deben responder y actuar de manera oportuna para reponer los productos básicos necesarios.

Las intervenciones digitales dependen en gran medida del contexto y garantizan un diseño adecuado“, advierte el Dr. Garrett Mehl, científico de la OMS en investigación e innovaciones digitales. “Esto incluye problemas estructurales en los entornos donde se utilizan, la infraestructura disponible, las necesidades de salud que intentan abordar y la facilidad de uso de la tecnología en sí“.

Las intervenciones de salud digital no son suficientes por sí mismas

La guía demuestra que los sistemas de salud deben responder a una mayor visibilidad y disponibilidad de la información. Las personas también deben tener la seguridad de que sus propios datos se encuentran seguros y que no se están poniendo en riesgo porque han accedido a información sobre temas de salud delicados, como temas de salud sexual y reproductiva.

Los trabajadores de salud necesitan una capacitación adecuada para aumentar su motivación para la transición a esta nueva forma de trabajar y necesitan usar la tecnología fácilmente. La guía destaca la importancia de proporcionar entornos de apoyo para la capacitación, tratar con infraestructura inestable, así como políticas para proteger la privacidad de las personas, y la gobernanza y la coordinación para garantizar que estas herramientas no estén fragmentadas en todo el sistema de salud.

La guía alienta a los responsables de la formulación de políticas e implementadores a revisar y adaptarse a estas condiciones si desean que las herramientas digitales impulsen cambios tangibles y proporciona orientación para tomar consideraciones de privacidad en el acceso a los datos del paciente.

La salud digital no es una bala de plata“, dice Bernardo Mariano, Director de Información de la OMS. “La OMS está trabajando para asegurarse de que se utiliza de la manera más eficaz posible. Esto significa asegurarse de que agregue valor a los trabajadores de salud e individuos que usan estas tecnologías, tenga en cuenta las limitaciones de infraestructura y que exista una coordinación adecuada“.

La guía también hace recomendaciones sobre la telemedicina, que permite a las personas que viven en lugares remotos obtener servicios de salud mediante el uso de teléfonos móviles, portales web u otras herramientas digitales. La OMS señala que este es un complemento valioso para las interacciones cara a cara, pero no puede reemplazarlo por completo. También es importante que las consultas sean realizadas por personal de salud calificado y que se mantenga la privacidad de la información de salud de los individuos.

La guía destaca la importancia de llegar a las poblaciones vulnerables y garantizar que la salud digital no los ponga en peligro de ninguna manera.

El trabajo de la OMS en salud digital

Esta guía representa la primera de muchas exploraciones en el uso de tecnologías digitales y solo ha cubierto una fracción de los muchos aspectos de la salud digital.

En 2018, los gobiernos adoptaron por unanimidad una resolución de la Asamblea Mundial de la Salud en la que se pedía a la OMS que desarrollara una estrategia global sobre salud digital para apoyar los esfuerzos nacionales para lograr la cobertura universal de salud. Esa estrategia está programada para ser considerada en la Asamblea Mundial de la Salud en 2020.

Aunque la OMS está expandiendo su enfoque en salud digital, la Organización ha estado trabajando en esta área durante años, por ejemplo, a través del desarrollo del Conjunto de herramientas de estrategia de eSalud en 2012, publicado en colaboración con la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT, International Telecommunications Union).

Para ayudar a los gobiernos a monitorear y coordinar las inversiones digitales en su país, la OMS ha desarrollado el Atlas de la Salud Digital, un repositorio global en línea donde los implementadores pueden registrar sus actividades de salud digital. La OMS también ha establecido asociaciones innovadoras con la UIT, como la iniciativa BeHe@lthy, BeMobile para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles, así como los esfuerzos para desarrollar la capacidad de salud digital a través de la Oficina Regional de la OMS para África.

A lo largo de los años, la OMS ha publicado una serie de recursos para fortalecer la investigación y la implementación de la salud digital, incluida el documento “mHealth Assessment and Planning for Scale (MAPS) toolkit, a handbook for Monitoring and Evaluation of Digital Health” [1] (Caja de herramientas de Evaluación y planificación de la salud para la mHealth), un manual de monitoreo y evaluación de la salud digital y mecanismos para aprovechar la salud digital para poner fin a la tuberculosis.

El 6 de marzo de 2019, el Dr. Tedros anunció la creación del Departamento de Salud Digital para mejorar el papel de la OMS en la evaluación de las tecnologías digitales y ayudar a los Estados miembros a establecer prioridades, integrarlas y regularlas[.]

[referencias]

Publicaciones relacionadas