Prevención como mejor estrategia para una mejor salud

Al igual que con la innovación, los pacientes tienden a ver a la prevención como un costo adicional relacionado con los gimnasios o los diferentes hábitos alimenticios. En realidad, la prevención es mucho más que eso, coincidieron los participantes del panel “Prevención y Educación para Mejorar la Salud”, como parte del Mexico Health Summit 2019.

Las empresas están abriendo paulatinamente sus negocios para democratizar el acceso a los esquemas de prevención.
Las empresas están abriendo paulatinamente sus negocios para democratizar el acceso a los esquemas de prevención.
Durante su participación, Miguel Salazar, miembro de la Mesa Directiva de AMIIF, y presidente y director general de México, América Central y el Caribe de Boehringer Ingelheim, destacó que a pesar de que la prevención puede salvar vidas, por lo general se ve como una carga adicional.

“Al igual que con la innovación, los pacientes tienden a ver a la prevención como un costo adicional relacionado con los gimnasios o los diferentes hábitos alimenticios. En realidad, la prevención es mucho más que eso. Una prueba clínica puede mejorar la calidad de vida de un paciente si se usa en una etapa temprana”, destacó.

Otro recurso que se puede utilizar y que además debe aprovecharse para la prevención de enfermedades, es la tecnología.

Indicó que los miembros del sector público como privado, coinciden en que “todos queremos estar saludables. Necesitamos ver el mundo desde los ojos del paciente y también asumirnos como tales”.

Por ello es que ya existen canales de comunicación para fomentar la colaboración entre el gobierno y el sector privado de la salud. Lo que le falta a la industria es claridad sobre cómo implementar las mejores estrategias para mejorar el sector.

Por último, hizo mención de la estrategia de prevención la “Cumbia Camaleón” que ayuda a reconocer un infarto cerebral para actuar a tiempo, y destacó que esta información puede salvarte la vida o la de alguien cercano a ti, y finalizó diciendo que “las campañas de prevención pueden ser otro tipo de vacuna”.

Por su parte, Rodrigo Puga, presidente y director nacional de Pfizer, dijo que para maximizar el uso de recursos e infraestructura se requiere de nuevos modelos de negocio, “en términos de recursos, debemos de reconocer que México no invierte lo suficiente en atención médica. Sin embargo, “invertir en salud es una de las acciones más inteligentes que puede hacer cualquier país y esto nos puede ayudar a avanzar en la prevención de enfermedades”.

Añadió que la industria farmacéutica a través de la investigación e innovación, suma al tema de prevención de enfermedades. “Con cada terapia buscamos ofrecer acompañamiento al paciente”, puntualizó.
Reconoció que como industria, necesitan encontrar formas de colaborar en este objetivo, porque las empresas farmacéuticas tienen un mandato hacia la prevención.

De igual manera, se hizo mención de los programas de vacunación y el trabajo que las organizaciones públicas y privadas están haciendo para prevenir el embarazo adolescente como elementos clave donde la industria y el gobierno pueden colaborar para la prevención. “Las vacunas son la intervención preventiva más importante”, dijo.

Cabe destacar que el desarrollo de las vacunas es de los mejores ejemplos que se han impulsado desde la industria farmacéutica para prevenir enfermedades. Las vacunas representan una de las estrategias más costo-efectividad para la prevención y el cuidado de la salud.

En este mismo foro, se enfatizó que el impacto de la asistencia sanitaria en el desarrollo económico de un país es innegable, no obstante, el modelo de salud de México aún está más enfocado en lo correctivo que en lo preventivo.

“México invierte el 5.8% de su PIB en salud cuando el promedio de la OCDE es del 9 por ciento. Mientras tanto, el abandono relacionado con problemas de salud tiene un impacto significativo en las actividades de fabricación y la generación de ingresos. Solo en la industria automotriz, la productividad y los resultados se ven afectados por una reducción del 7.3 por ciento”, señaló Sandra Sánchez-Oldenhage, Directora General de PharmAdvice.

La información es importante para lograr pasar de un modelo enfocado a curar a los enfermos a uno dirigido a la prevención. “Los datos clínicos se generan constantemente y no se usan. Sabemos que las personas contraerán diabetes, y sin embargo, nadie está haciendo nada al respecto”, mencionó Mario Sicilia, director general del Laboratorio Médico Polanco.

Se reconoció que el cambio no será posible solo desde el sector público o privado, se necesita la colaboración de ambas partes para garantizar el acceso a la atención médica y para impulsar estrategias preventivas. Sin embargo, para impulsar la penetración de los esquemas de prevención, los diferentes actores del sector deben justificar los beneficios económicos de la detección temprana de enfermedades.

Las empresas están abriendo paulatinamente sus negocios para democratizar el acceso a los esquemas de prevención, y algunos de ellos destinan su infraestructura y equipo a pruebas nocturnas para ofrecer costos competitivos sin comprometer las actividades normales. “Las empresas también están desarrollando sistemas remotos para aprovechar la infraestructura infrautilizada durante los tiempos de inactividad”, señaló César Carrasco, gerente general de país de Philips México.

 

 

Image courtesy of Cortesía AMIIF

Related posts