Plan de 6 años para terminar con grasas trans en alimentos procesados y anualmente salvar 160 mil vidas en las Américas

En el marco de las actividades del 57.o Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) los países de las Américas acuerdan eliminar los ácidos grasos trans de la producción industrial de alimentos para prevenir enfermedades cardiovasculares. Con el apoyo de la OPS países de las Américas implementarán un plan de 6 años para terminar con las grasas trans en los alimentos procesados, que actualmente contribuyen a 160 mil muertes cada año.

Las grasas trans son sustancias nocivas que causan daños a la salud de las personas.
Las grasas trans son sustancias nocivas que causan daños a la salud de las personas.
Los países de las Américas acordaron el pasado 3 de octubre de 2019 un nuevo plan para reducir las enfermedades cardiovasculares mediante la eliminación de los ácidos grasos trans de la producción industrial de alimentos para el año 2025. Las enfermedades cardiovasculares son actualmente la principal causa de muerte en el hemisferio.

El Plan de acción para eliminar los ácidos grasos trans de producción industrial 2020-2025, aprobado por el 57º Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), promueve acciones regulatorias para eliminar un contribuyente clave a unas 160 mil muertes en las Américas cada año. La evidencia muestra que las dietas ricas en grasas trans aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca en un 21% y el riesgo de muerte en un 28%.

Las grasas trans son sustancias nocivas que causan daños a la salud de las personas“, afirmó la directora de la OPS, Carissa F. Etienne. Para eliminarlas, “las medidas voluntarias no son suficientes. Deben aplicarse medidas regulatorias para proteger a todas las poblaciones“.

En 2008, las autoridades de salud pública y los representantes de las industrias de alimentos y aceite para cocinar firmaron la Declaración de Río de Janeiro Las Américas libres de grasas trans, promovida por la OPS, en la que expresaron su compromiso de eliminar los ácidos grasos trans de origen industrial. Sin embargo, a pesar del acuerdo, las grasas trans todavía se usan en al menos 27 de los 35 Estados Miembros de la OPS.

Los países que han restringido o eliminado las grasas trans desde este acuerdo son:

  • Argentina (2010)
  • Canadá (2017)
  • Chile (2009)
  • Colombia (2012)
  • Ecuador (2013)
  • Estados Unidos (2015)
  • Perú (2016)
  • Uruguay (2017)

Actualmente, Bolivia está desarrollando regulaciones sobre grasas trans, y Brasil y Paraguay están en una etapa avanzada de un proceso similar.

3 opciones de regulación

El plan regional de la OPS propone 3 opciones para eliminar los ácidos grasos trans de producción industrial de alimentos:

  1. Una prohibición del uso de aceites parcialmente hidrogenados
  2. Un límite obligatorio del 2% (o no más de 2 gramos por 100 gramos de grasa total) en ácidos grasos trans producidos industrialmente como proporción del contenido de grasa total en todos los productos alimenticios.
  3. La combinación de las dos medidas anteriores.

En un contexto en el que las ventas de productos procesados y ultraprocesados, que son las principales fuentes de grasas trans, aumentan un 3,1% cada año en las Américas, este plan de acción es oportuno y urgente“, dijo el Director de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental en la OPS, Anselm Hennis.

El plan también destaca la necesidad de adoptar políticas sobre etiquetado de alimentos, así como estrategias para crear conciencia sobre los efectos nocivos de los ácidos grasos trans de producción industrial y los beneficios para la salud de eliminarlos[.]

[recuadro]

¿Qué son las grasas trans?

Las grasas trans producidas industrialmente están contenidas en grasas vegetales endurecidas, como la margarina y la manteca vegetal, y generalmente están presentes en los bocadillos y en los alimentos horneados o fritos. Fueron introducidas por los fabricantes debido a su mayor tiempo de conservación que otras grasas. Sin embargo, existen alternativas menos dañinas que no afectan el sabor ni el costo de los productos alimenticios.

Las grasas trans aumentan los niveles de colesterol LDL, un biomarcador que se relaciona positivamente con la enfermedad cardiovascular, y reducen el colesterol HDL, conocido como “colesterol bueno“, porque ayudan a eliminar el colesterol “malo” del cuerpo.

La OMS recomienda que la ingesta total de grasas trans se limite a menos del 1% de la ingesta energética total, lo que se traduce en menos de 2.2 gramos por día como parte de una dieta de 2 mil calorías.[/recuadro]

Image courtesy of Syda_Productions

Related posts