Inmujeres, todos los días deben ser de lucha contra el cáncer de mama

Adoptando la cultura de la autoexploración y revisión médica oportuna, las cuales son necesarias para prevenir la enfermedad, el riesgo de desarrollar cáncer de mama aumenta con la edad de las mujeres, pero también se relaciona con factores genéticos, hereditarios y con ciertos estilos de vida como el sobrepeso y el sedentarismo.

Mujeres alrededor de una malla de seguirdad circular con una ilustración del listón de cáncer de mama
El Inmujeres considera que todos los días deben ser de lucha contra el cáncer de mama, por lo que se pronuncia por fomentar la autoexploración para que las mujeres se responsabilicen así de su propia salud y tanto ellas como la sociedad en general tomen conciencia en torno a esta problemática, que afecta a personas de todas las edades y de todos los ámbitos.
El Instituto Nacional de las Mujeres reitera el llamado a continuar la lucha contra el cáncer de mama hasta lograr un mayor alcance en materia de prevención de dicha enfermedad, adoptando la cultura de la autoexploración, todos los días del año.

Lorena Cruz Sánchez, Presidenta del Inmujeres recordó que el Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y no Discriminación contra las Mujeres 2013-2018, que es de observancia general para toda la Administración Pública Federal, establece como una de sus estrategias impulsar el acceso de las mujeres a los servicios de cuidado a la salud en todo el ciclo de vida y con base en ello el Gobierno de la República lleva a cabo programas de detección oportuna de cáncer de mama y cérvico-uterino, así como de otras enfermedades como diabetes, hipertensión y obesidad.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de mama es el cáncer más frecuente en las mujeres tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Las estrategias de detección precoz recomendadas son el conocimiento de los primeros signos y síntomas. El control integral del cáncer abarca la prevención, la detección precoz, el diagnóstico y tratamiento, la rehabilitación y los cuidados paliativos. Algunos factores de protección para reducir el riesgo de esta enfermedad son una alimentación saludable, hacer ejercicio, mantener el peso ideal y la lactancia.

El cáncer de mama es una enfermedad en la que células proliferan de manera anormal e incontrolada en el tejido mamario, se puede presentar tanto en hombres como en mujeres, aunque el cáncer de mama masculino se presenta en el menor de los casos.

Mapa de la República Mexicana con datos de la incidencia de tumor maligno de mama en mujeres de 20 años y más, por entidad federativa 2013
Incidencia de tumor maligno de mama en mujeres de 20 años y más, por entidad federativa 2013
El Inmujeres considera que todos los días deben ser de lucha contra el cáncer de mama, por lo que se pronuncia por fomentar la autoexploración para que las mujeres se responsabilicen así de su propia salud y tanto ellas como la sociedad en general tomen conciencia en torno a esta problemática, que afecta a personas de todas las edades y de todos los ámbitos.

El número de casos de cáncer de mama en México se estimó en 20 mil 444 en 2012, de acuerdo con datos de GLOBOCAN 2012: Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer. Asimismo, la Dirección General de Información en Salud del Sistema Nacional de Información en Salud, señala que el número de defunciones por cáncer de mama en México en 2012 fue de 5 mil 595, representando una tasa de 9.9 por 100 mil mujeres.

Datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 señalan que 15% de las mujeres de 40 a 49 años y 26 por ciento de las de 50 a 69 años acudió a realizarse una mastografía en los 12 meses previos al levantamiento de la encuesta.

De la población adulta que en 2010 fue hospitalizada por algún tipo de tumor maligno, 24.3% de las afecciones en mujeres de 20 años y más fueron ocasionadas por el cáncer de mama, mientras que en los hombres del mismo grupo de edad sólo representó el 0.5%.

En 2010 señalan que la tasa de morbilidad hospitalaria en las mujeres de 30 a 39 años de edad es de 35 y llega a un máximo de 158 entre las mujeres de 60 a 64 años. En el caso de los hombres con esta afección, la tasa de morbilidad más alta es para los que se encuentran entre 60 y 64 años de edad con el 2.64%.

También en 2010, refieren que la tasa de mortalidad del cáncer de mama es de 16.79 en mujeres de 25 años y más; en 2002, este indicador se ubicó en 14.9.

Para la detección oportuna, la principal estrategia es la autoexploración, la cual deben practicar las mujeres desde los 20 años, para identificar cualquier cambio en sus mamas. A partir de los 25 años, es indispensable acudir cada año a revisión para que el personal de salud realice una exploración clínica. Para mujeres de 40 años o más, es necesario hacerse una mastografía cada uno o dos años. En todos los casos, es vital acudir de inmediato a consulta médica en caso de detectar alguna alteración.

Images courtesy of Rawpixel and INEGI | México

Related posts