4 consejos para mantener el colesterol controlado

Llevar un adecuado control de colesterol resulta vital para evitar cardiopatías y otras complicaciones derivadas.

Mujer tocando pantalla virtual que despliega una vena con colesterol
Consejos para para mantener el colesterol controlado
El Dr. Óscar Martínez, especialista en enfermedades crónico degenerativas de Grupo SOHIN, nos aclara qué es el colesterol y cómo lo podemos controlar.

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una de las grasas más importantes que produce el hígado y que también se encuentra en algunos alimentos. En una medida correcta, este lípido nos ayuda a que el organismo funcione de manera correcta.

Es importante notar que el colesterol se puede dividir en dos tipos; el asociado a HDL o “colesterol bueno” que es aquella sustancia que nos ayuda a generar algunos tipos de hormonas, vitamina D, ácidos biliares, etc. y el colesterol asociado a LDL o “colesterol malo” el cual provoca obstrucciones en las arterias lo que pueden llegar a inducir un infarto.

4 acciones para mantener a raya el colesterol:

  1. Dieta balanceada. Reduce el consumo de grasas saturadas (carnes rojas, leche, mantequilla, etc.) y opta por una dieta mediterránea que incluya pescados, legumbres, verduras y frutos secos. Estos alimentos te permitirán obtener ácidos grasos monoinsaturados (AGMI), un tipo de grasa saludable asociada al colesterol HDL (colesterol bueno). Recuerda que una alimentación balanceada es la clave para una salud óptima.
  2. Ejercicio. Realizar actividad física de manera regular ayuda a controlar el peso y reducir los niveles de colesterol malo (LDL). Además, aumenta la capacidad pulmonar y mejora la condición física de la persona, lo que la hace menos propensa a sufrir algún tipo de cardiopatía.
  3. Chequeos de manera regular. En ocasiones a pesar de llevar un estilo de vida saludable, el factor genético puede entrar en juego. Por ello y para evitar cualquier tipo de sorpresa es importante realizarse chequeos periódicos que permitan detectar cualquier anomalía, especialmente si en tu familia existe algún precedente de enfermedad cardiaca, ya que podría tratarse de una miocardiopatía hereditaria.
  4. Evita la Sal. Además de optar por una dieta balanceada, es importante reducir al máximo el consumo de sal, ya que la sal favorece la retención de líquidos y aumenta las probabilidades de sufrir una insuficiencia cardiaca. Si estás muy acostumbrado a consumirla, te recomendamos reemplazarla por hierbas, pimienta o ajo, etcétera.

Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en el país. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) cada hora se registran 12 muertes relacionadas a estos padecimientos, y aunque en promedio suelen presentarse a partir de los 50 años, la realidad es que cada vez son más comunes los casos entre jóvenes y niños.

Este cambio en la prevalencia se debe a nuevos estilos de vida, donde predominan el sedentarismo, los excesos y una mala alimentación.

Imagen cortesía de Amaviael

Publicaciones realcionadas