Alternativas terapéuticas para los pacientes con cáncer colorrectal

Hasta hace poco, las alternativas terapéuticas –y con ello, las expectativas de vida– para quienes presentaban metástasis eran limitadas.

Entre 50 y 60% de los pacientes que enfrentan cáncer colorrectal (CCR) desarrollarán metástasis, es decir, las células malignas también invadirán otros órganos y tejidos, lo cual reduce considerablemente sus expectativas y calidad de vida, así como sus opciones de tratamiento 1.

Más de la mitad de quienes enfrentan cáncer colorrectal desarrollarán metástasis.
Más de la mitad de quienes enfrentan cáncer colorrectal desarrollarán metástasis.
BAYER

Un estudio publicado por la Asociación Mexicana de Gastroenterología reveló que 90% de los pacientes con cáncer colorrectal siguen con vida después de cinco años del diagnóstico si éste se hizo cuando el tumor estaba en etapas tempranas, es decir, cuando el cáncer está en las capas internas del colon (Estadio I) o cuando se ha diseminado en la pared muscular del colon (Estadio II)².

Las probabilidades de supervivencia se reducen durante el Estadio III, cuando el cáncer ha invadido los ganglios linfáticos y caen radicalmente si el cáncer se detecta en etapa avanzada, también llamado Estadio IV, que es cuando el cáncer se ha esparcido a otros órganos además del colon, principalmente al hígado, estómago y pulmones”, apuntó la Dra. Erika Ruiz García, Oncóloga y Directora del Centro de Infusión de Quimioterapia Superare. Durante el Estadio IV se calcula que menos de 5% de las personas diagnosticadas tardíamente estarán vivas a cinco años a partir de la detección 2.

Esto es muy preocupante considerando que el cáncer colorrectal ocupa el 4to. lugar de incidencia entre los padecimientos oncológicos en México (8 mil 651 casos cada año) y anualmente fallecen 4 mil 694 personas por este motivo 3”, refirió la Dra. Ruiz García.

BAYER-20140923-INFOGRAFIAPor ello, la experta destacó que las personas deben estar alerta y acudir al médico ante síntomas como cambios en los hábitos intestinales (evacuaciones muy delgadas, estreñimiento con períodos de diarrea), dolor abdominal continuo, sangre fresca en las heces, evacuaciones con materia fecal negra, anemia, cansancio excesivo, náuseas y/o vómito frecuente, así como pérdida de peso importante y sin razón aparente.

Habitualmente, en etapas muy avanzadas pueden presentarse otros trastornos, como ictericia (coloración amarillenta de la piel), ascitis (líquido libre en el abdomen) y disnea (dificultad para respirar), por lo que es fundamental no esperar a tener estos síntomas para acudir al médico, dado que usualmente tales pacientes sólo son candidatos a cuidados paliativos, advirtió el especialista.

Ante este panorama, es mejor consultar a un médico antes los primeros síntomas, a fin de que el especialista indique los estudios convenientes para saber si la persona ha desarrollado cáncer colorrectal y la etapa en que éste se encuentra. El examen más común se conoce como colonoscopia y consiste en introducir al colon y recto un aparato llamado endoscopio, el cual permite visualizar su interior a través de una cámara. Otros estudios para el diagnóstico de CCR incluyen una prueba de búsqueda de sangre oculta en heces, radiografías, ecografía abdominal, tomografía axial computarizada (TAC) y resonancia magnética.

Con estos análisis, el médico determinará el o los tratamientos más convenientes para el paciente, de acuerdo al sitio donde se generó el cáncer (colon o recto) y a la etapa clínica del cáncer, tales como cirugía, radioterapia y quimioterapia. En este sentido, la Dra. Ruiz García advirtió que cuando el padecimiento oncológico se encuentra en Etapa IV o metastásica, habitualmente el tratamiento inicial es quimioterapia como una primera y segunda línea.

El problema de esta etapa es que con el paso del tiempo se va generando resistencia a los fármacos, por lo cual es conveniente ofrecer al paciente una terapia innovadora (en una tercera línea) que no ha tenido contacto previamente con el tumor, y por ende, es sensible al fármaco; ello con la finalidad de buscar mejorar la expectativa y calidad de vida del paciente”, advirtió.

En este sentido, la Dra. Ruiz indicó que recientemente la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) aprobó un tratamiento de tercera línea llamado Regorafenib, el cual está indicado para adultos con cáncer colorrectal metastásico quienes han sido previamente tratados con las terapias llamadas estandar o que no se consideran candidatos adecuados a dichas terapias. La oncóloga destacó que Regorafenib es la única terapia de tercera línea que reduce el riesgo de mortalidad en 23%, así como de progresión del cáncer en 51% 4.

Esta nueva alternativa terapéutica nos permitirá dar esperanzas a aquellos pacientes a quienes ya no teníamos nada que ofrecerles; y si bien este fármaco está indicado hoy para quienes enfrentan cáncer colorrectal metastásico cuando otros medicamentos no han funcionado, esperamos que conforme se corrobore que Regorafenib beneficia a pacientes en etapas más tempranas, este innovador fármaco reciba la aprobación para administrarse como terapia de segunda línea”, concluyó la especialista.

Imágenes cortesía de rbhavana y BAYER


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste