Lo que debes conocer de las principales causa de envejecimiento en la piel

Dada su exposición y tamaño, la piel es el órgano en que más visibles se vuelven los signos del envejecimiento, principalmente en el área del rostro. Aun cuando el paso del tiempo es uno de los factores que desencadenan este proceso, no es el principal. “El 60% del envejecimiento en la piel es producido por el daño solar, mientras que el porcentaje restante se debe al transcurso de los años”, asegura Jatziri Chávez, directora del Centro Dermatológico de Alta Especialidad (CEDAE).

Con el paso del tiempo, la piel se vuelve más seca, sensible y pierde vigor
Con el paso del tiempo, la piel se vuelve más seca, sensible y pierde vigor
En este proceso interfieren también condiciones internas como un suministro sanguíneo deficiente y el tono y tipo de piel, además de causas externas como la presencia de radicales libres, la contaminación, el tabaquismo, la dieta y una inadecuada rutina de belleza. “Con la edad, la capa más superficial, llamada epidermis, presenta una renovación celular más lenta y una disminución en la producción de lípidos, por lo que la piel se vuelve más seca y sensible. Los rayos ultravioletas, asimismo, producen un adelgazamiento generalizado de la epidermis que va del 10 al 50% y ocurre entre los 30 y 80 años. En el nivel medio de la piel, por otro lado, se degrada el colágeno y la elastina, mientras que en las capas más profundas se presenta un cambio en el número y tamaño del tejido adiposo, lo cual provoca una pérdida de volumen y que la piel se perciba ‘colgada’”, explica la especialista, miembro de la Sociedad Mexicana de Dermatología.

Los signos más comunes del envejecimiento prematuro –de los 20 a los 30 años– son los cambios pigmentarios leves. En una segunda etapa, de los 30 a los 50, aparecen arrugas con el movimiento, sobre todo alrededor de los ojos –las llamadas patas de gallo– o en las mejillas, manchas cafés claras de tamaños variables e inicia la flacidez en la piel. En la fase más tardía aparecen las arrugas en reposo; manchas cafés y blancas en cara, manos y escote; cambios en el tono de piel y la aparición de venitas en la cara.

Aunada a la exposición solar sin protección y el paso del tiempo, los hábitos diarios de mujeres y hombres influyen en la aceleración del proceso de envejecimiento, tales como el uso de camas de bronceado, desvelarse, dormir con el rostro sucio –en el caso de las mujeres sin desmaquillarse, lo que evita que la piel respire y se regenere–, fumar, comer alimentos altos en azúcar –ésta desencadena inflamación en la piel–, entre otros.

Para retrasar el envejecimiento se debe tener una rutina de cuidado que comprenda limpiadores, cremas hidratantes con protección solar e ingredientes como ácido hialurónico, té verde o vitamina C, productos para el contorno de ojos y un tratamiento nocturno a base de retinol o alfa hidroxiácidos.

En el consultorio existen varios procedimientos para minimizar los estragos del tiempo, como peelings químicos para restaurar el aspecto de la piel, uso de láser para incrementar la producción de colágeno, la aplicación de tóxina botulínica y rellenos dérmicos”, recomienda Jatziri Chávez, dermatóloga con amplia experiencia en el tratamiento del envejecimiento.

Sitios de interés

Imagen cortesía de michaeljung


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste