El caldo de cultivo de todas las violencias

Por Mtra. Sandra Daniela Herrera Domínguez.  Lic. en psicología. Vínculo Colectivo.

Suele pasar, que tenemos 12 años o un poquito más y las visitas a los familiares se convierten en una especie de interrogatorios sobre nuestra vida sentimental.

Joven descalza mujer levitando por encima del sofá
Se nos va situando en una condición de vulnerabilidad y desigualdad, caldo de cultivo de todas violencias que se ejercen sobre nosotras.

Sin embargo, asumen que no tenemos aspiraciones profesionales y académicas por ser mujeres y, entonces te preguntan las tías, los tíos, los primos y los abuelos, ¿y ya tienes novio?

Por inocente que parezca la pregunta, no es más que el inicio de nuestra cosificación y perpetuación como objetos de deseo para los hombres.

Dimensionar las aristas de dicha pregunta nos permite vislumbrar que es en la casa con nuestras propias familias en donde se empieza a construir la idea del amor romántico occidental y desigual entre hombres y mujeres.

Imaginemos ahora las preguntas que esa misma familia hace o hará a nuestro primo hombre con la misma edad 12 años, ¿ya pensaste que vas a estudiar?, es ahí donde se originan las diferencias.

A las mujeres nos asumen como personas para amar y desbordarse por otro y, a los hombres, a construirse desde la individualidad y la satisfacción de sus intereses personales, las mujeres hemos sido entendidas como seres para otros.

Desde estos contextos originados por un par de preguntas “inocentes” se nos va situando en una condición de vulnerabilidad y desigualdad, caldo de cultivo de todas violencias que se ejercen sobre nosotras.

Primero, tenemos que ser personas para otros no para nosotras mismas, tenemos que ser para que otro nos ame, tenemos que vivir desbordadas en el afecto sobre otro, porque, intentar ser o reinventar nuestra condición de género también nos posiciona en una condición de vulnerabilidad social, por el rechazo y estigma que trae consigo la desobediencia de los cánones patriarcales.

Salimos del núcleo familiar y de manera simbólica se nos va reafirmando la idea de que ¿estudiar? para que si te van a mantener, para que si a la mitad de la carrera te vas a embarazar, o bien, que se acude a la universidad a buscar marido.

 En cambio para los varones, es fundamental el estudio y el trabajo, ya que se piensa que ellos deben tener una mejor posición económica por encima de nosotras, luego entonces, nos asumen amorosas sin límites y sobreprotección a otros por encima de nuestras propias necesidades, sin formación profesional y laboral porque, nos van a mantener, calladas y obedientes porque esa es la única manera de encontrar a alguien que nos ame.

En ese escenario, no es de sorprender que una gran cantidad de mujeres que cohabitan con sus violentadores, permanezcan ancladas a una dinámica de violencias sistemáticas.

Por otro lado, cuando salimos del espacio doméstico a buscar trabajo en una empresa, se nos contrata a través de outsourcing, figura empresarial que borra toda posibilidad de adquirir derechos laborales fundamentales.

Surgen entonces un par de interrogantes, ¿en dónde radica el origen de las violencias contra las mujeres?, ¿qué tenemos que hacer las mujeres para comenzar a prevenir las violencias? ¿Las violencias son problema de las personas o de las estructuras políticas y sociales?

*Mtra. Sandra Daniela Herrera Domínguez. Lic. En Psicología por la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, UNAM, diplomado en Derechos Humanos y estudios de género. Coordinó y elaboró la campaña “Tolerancia cero contra la violencia de género” en la Universidad tecnológica de México.  Coordinó y elaboró la capacitación en “Equidad de género” para la certificación de bachilleratos tecnológicos ante la Secretaria de Educación pública. Imparte talleres para la prevención del bullying a profesores, padres de familia y alumnos en escuelas públicas y privadas de la Ciudad de México.

Imagen cortesía de IgorVetushko


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste