Acoso sexual y asalto se reportan como comunes en investigaciones cientificas realizadas en campo

Los resultados de un estudio publicado en PLOS ONE de una encuesta en Internet entre 142 hombres y 516 mujeres con experiencia en estudios de campo de la antropología, la arqueología, la geología y otras disciplinas científicas revelan que muchos de ellos – sobre todo los más jóvenes – han sido víctimas o testigos de acoso sexual o asalto sexual en el trabajo en campo.

Mujer encuestando a un hombre
andresr

La mayoría de los encuestados (64%) dijeron que habían sufrido acoso sexual (comentarios sexuales inapropiados, comentarios sobre la belleza física o bromas sobre las diferencias sexuales cognitivas, por ejemplo). Y más del 20% informó de que habían sido víctimas de un asalto sexual (contacto físico no deseado de índole sexual, incluyendo ser tocada, amenazas físicas o violación).

La encuesta y el análisis, publicado el 16 de julio del 2014 en la revista PLoS ONE, se produce después de un estudio preliminar ofreció evidencia de que muchos de los que participan en la investigación de campo antropología biológica – en su mayoría mujeres jóvenes, pero también a los hombres – fueron hostigados y/o agredidos sexualmente mientras realizaban la investigación de campo lejos de casa.

Nuestros principales hallazgos – es que las mujeres participantes fueron afectadas de forma desproporcionada por el abuso y sentían que tenían pocas vías para informar o resolver estos problemas – sugieren que al menos algunos sitios en el campo no son seguros, ni inclusivo“, dijo la profesora de antropología de la Universidad de Illinois Kate Clancy, quien dirigió el nuevo análisis. “Nos preocupa que esta sea un mecanismo de que aleja a las mujeres de la ciencia“.

Los co-autores son Robin Nelson de Skidmore College; Julienne Rutherford, de la Universidad de Illinois en Chicago; y Katie Hinde de la Universidad de Harvard.

Los investigadores reclutaron a los encuestados a través de los medios de comunicación social y en los sitios web que sirven las disciplinas científicas que implican la investigación de campo. Los encuestados completaron una encuesta en linea preguntando acerca de su situación educativa y profesional, el género, la edad y experiencias durante los estudios de campo.

Los estudiantes universitarios, estudiantes de postgrado e investigadores postdoctorales (todos descritos como “aprendices“) eran más propensos que los miembros de la facultad para informar de que habían sufrido una atención sexual no deseada.

Más del 90% de las mujeres y el 70% de los hombres eran aprendices o empleados en el momento en que fueron atacados“, escribieron los investigadores acerca de la nueva investigación. “Cinco de los participantes que reportaron acoso estaban en la escuela secundaria en el momento del incidente“.

Las investigadoras informaron con más frecuencia que eran sujetas de los investigadores que eran superiores a ellas en rango – o bien de los científicos más establecidas-que trabajan en los mismos sitios, o líderes de la investigación. Los varones fueron más a menudo acosados o abusados por sus pares.

En trabajo anteriores de otros investigadores han demostrado que estar en la mira de un superior en el lugar de trabajo tiene un impacto más grave en el desempeño de bienestar y trabajo psicológico que cuando el agresor es un compañero“, dijo Rutherford. “Esto sugiere que las mujeres pueden sentirse aún más agobiados por el fenómeno de la agresión sexual en el trabajo“.

La investigación en campo es un componente necesario de un grado en muchas disciplinas científicas, explcó Clancy.

El trabajo en campo es a menudo lo que estumula el primer interés por la ciencia en una persona joven, y la investigación ha demostrado que los científicos que hacen más trabajo de campo escriben más articulos y obtienen más becas. Tenemos que prestar más atención a cómo las personas son tratadas allí“.

Los que dirigen los estudios de campo están capacitados para recaudar y administrar fondos, siguen los protocolos de investigación y proporcionan apoyo logístico a sus equipos, pero rara vez están capacitados para manejar los conflictos interpersonales que puedan surgir en lugares remotos, dijo Hinde y agrego “La discusión que se surge con estos resultados ofrece una oportunidad para que nuestras comunidades profesionales se reúnan y ofrecer soluciones para mejorar las experiencias de nuestros alumnos y colegas“.

Nelson dijo: “En muchos casos, los participantes informaron de una falta de conocimiento sobre las políticas institucionales o canales adecuados de información cuando se produce una mala conducta. Estos hallazgos sugieren que, en efecto, muchos investigadores estaban mal preparados para defenderse por sí mismos o a otros en casos de un acoso o asalto“.

Somos los primeros investigadores para caracterizar las experiencias de los científicos en los sitios de campo, y nuestros hallazgos son preocupantes“, finalmente Clancy declaró “Si usted está en alerta constante, porque ha sido acosado o sabe que se encuentra en un sitio donde se sabe que sucede con regularidad, drena las reservas cognitivas y te hace menos eficaz en su trabajo. Nadie puede trabajar bien en esas condiciones, y no podemos pedir los alumnos a seguir haciéndolo“.

Referencias

Publicaciones relacionadas