¿Cómo serán nuestras ciudades después de COVID-19?, estudio analiza impacto de pandemia en el espacio público

Los últimos meses han sido una época inusual, con el mensaje público “Quédate en casa“, las personas adoptaron un aislamiento social para evitar la propagación del COVID-19. Las escuelas, calles y estadios detuvieron sus actividades; puntos turísticos se convirtieron en pueblos fantasmas y el tráfico en las aceras su usaron en gran medida para la entrega de comestibles y alimentos.

Mujer observando ilustración de un holograma de un mundo mejor
Los grandes espacios públicos como el Zócalo en la Ciudad de México, Tiananmen en Beijing, han brindado a los ciudadanos un espacio para organizarse, formar grupos, reunirse y expresar disidencia política a lo largo de la historia humana. ¿Deberán redescubrirse y revitalizarse los usos sociales, cívicos y recreativos del ámbito público?

En el artículo “The impact of COVID-19 on public space: an early review of the emerging questions – design, perceptions and inequities 1 (El impacto de COVID-19 en el espacio público: una revisión temprana de las preguntas emergentes: diseño, percepciones e inequidades) publicado esta semana en Cities & Health, los expertos en planificación de UBC: Jordi Honey-Rosés y Erick Villagomez; analizaron las implicaciones de estos cambios en la planificación de la ciudad y el diseño de espacios. Junto con otros académicos de Chile, China, México, India y España, analizaron las medidas tomadas por las principales ciudades para hacer frente a la pandemia y cómo esos esfuerzos transformaron y continúan transformando la vida urbana.

Los investigadores dicen que la pandemia está transformando la construcción, el diseño, los flujos de energía, los patrones de movilidad, las preferencias de vivienda, los espacios verdes y los sistemas de transporte de la ciudad. Muchos de estos cambios pueden ser temporales, mientras que otros pueden ser permanentes.

En algunos casos, las ciudades están acelerando la implementación de los cambios que ya tenían en las obras, como el despliegue de la infraestructura planificada para bicicletas, los proyectos en las calles o el rediseño de las aceras. En otros casos, los planificadores y los vecinos están inventando cosas sobre la marcha, experimentando, probando y confiando en intervenciones de bajo costo“, dijo Honey-Rosés, profesor asociado de la Escuela de Planificación Comunitaria y Regional de la UBC.

Erick Villagomez, un profesor a tiempo parcial en la escuela de la UBC, notó la caída en el tráfico de peatones asociado con la actividad comercial durante COVID-19. Según el Informe de movilidad de Google más reciente, la movilidad asociada con el comercio minorista y la recreación en Canadá todavía se ubica en aproximadamente un 17% por debajo de los niveles medios de enero a febrero.

Aunque esta tasa continúa aumentando lentamente, la reducción del tráfico peatonal hasta la fecha ya ha tenido fuertes efectos en las empresas locales, muchas de las cuales han tenido que cerrar sus puertas indefinidamente. Esta tendencia probablemente continuará hasta que se encuentre una solución viable a la pandemia“, dijo Villagomez.

A largo plazo, los investigadores estiman que se están produciendo más cambios, y es probable que las ciudades busquen implementar proyectos peatonales con calles temporales y de bajo costo. “Es posible que sea necesario rediseñar las calles. Con el despegue de las compras en línea y la entrega de alimentos a domicilio, existe una gran demanda de estacionamiento en la acera, no solo para satisfacer las nuevas necesidades de entrega, sino también para liberar espacio para los peatones“, dijo Honey-Rosados.

En el estudio se expone que en México, 31.3 millones de personas trabajan en el sector informal, lo que representa más de la mitad de su población activa  2. A corto plazo, muchos vendedores ambulantes ya están viéndose obligados a decidir entre el riesgo de padecer enfermedad o el riesgo de no poder mantener a sus familias. Las exigencias políticas de distanciamiento social y quedarse en casa no solo son difíciles, sino que a menudo son imposibles. ¿Qué respuesta, resistencia o reorganización podríamos ver en las comunidades de vendedores ambulantes en el Sur Global?.

Añaden que la apariencia de las ciudades que dependen del turismo cambiará, tanto de manera negativa como positiva. Es posible que las empresas sigan teniendo dificultades, pero existe un mayor interés en construir un entorno más favorable para los peatones. En Toronto, por ejemplo, la Ciudad aceleró los planes para instalar infraestructura ciclista a lo largo de la popular Avenida Danforth como parte de los planes de ayuda de COVID-19.

Además, ahora hay una mayor apreciación de la importancia de proporcionar oportunidades fácilmente accesibles para el disfrute de la naturaleza y una diversidad de actividades recreativas. Las ciudades pueden volver a visitar el potencial de los espacios no utilizados, como los terrenos abandonados y los tejados de los edificios, citando la asombrosa cantidad de tejados que están infrautilizados en muchas ciudades y que podrían convertirse en jardines en los tejados.

Con el tiempo, los investigadores dicen que nuestro sentido de lugar y espacio puede transformarse permanentemente. “El espacio público aún puede ser un lugar para la interacción social, pero puede ser más difícil para los espontáneos e informales. La pandemia puede limitar nuestra capacidad para desarrollar nuevas relaciones, especialmente entre extraños“, dijo Honey-Rosés.

En el lado positivo, es que la pandemia nos ha brindado una oportunidad sin precedentes para estudiar los vínculos entre la planificación urbana, el espacio público y el bienestar, agregó. “Nuestra ciudad futura no está predestinada, sino que será el resultado de decisiones específicas sobre el espacio público. Esperamos que los ciudadanos hablen con sus líderes y se unan a los profesionales de la planificación y las políticas para construir ciudades más saludables durante esta crisis y más allá“.

Villagomez, quien ha escrito extensamente sobre las implicaciones de transformar las ciudades para cumplir con los protocolos estándar de distancia social de metro y medio -seis pies-, señala que los espacios cotidianos que habitamos han sido moldeados por milenios en función de dimensiones mucho más pequeñas, de menos de un metro -tres a cuatro pies- siendo el más común.

En este momento, la gente está intentando adaptar sistemas, comportamientos y espacios construidos basados ​​en distancias de 3 a 4 pies -menos de un metro aproximadamente- a las dimensiones de distanciamiento social más grandes. Los resultados han sido muy interesantes, mostrando mucha creatividad e innovación. Pero también ya es evidente que las ciudades no pueden y no cambiarán completamente en todos los aspectos para permitir un distanciamiento de 6 pies -metro y medio aproximadamente-. Esto seguirá evolucionando a medida que cambien las restricciones“, agregó Villagómez.

Imagen cortesía de KIRILL KEDRINSKI


Referencias

  1. ,,,,,,,,,,,,,,; The impact of COVID-19 on public space: an early review of the emerging questions – design, perceptions and inequities; Cities & Health; Fecha de publicación 31/07/2020; DOI: 10.1080/23748834.2020.1780074; Consultado el 06/08/2020
  2. ; Resultados de la encuesta nacional de ocupación y empleo. Cifras durante el cuarto trimestre de 2019; INEGI ; Fecha de publicación 13/02/2020; Disponible en el URL : ; Consultado el 06/08/2020
Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste