El paso del tiempo no es el principal causante de arrugas, manchas o falta de elasticidad en la piel

El envejecimiento de la piel incluye dos fenómenos diferentes: el envejecimiento verdadero o intrínseco, que es el cambio inevitable atribuido al paso del tiempo y el envejecimiento prematuro que es ocasionado por diferentes factores como la exposición solar, el uso prolongado y excesivo de maquillaje, deficiencia de vitaminas como A, C y D, que asociado a otros factores pueden formar parte de la principal causa de envejecer a edades tempranas.

Actualmente se cuenta con un gran número de tratamientos, tanto invasivos y no invasivos, que permiten retrasar los signos del envejecimiento,
Actualmente se cuenta con un gran número de tratamientos, tanto invasivos y no invasivos, que permiten retrasar los signos del envejecimiento, NinaMalyna
La Dra. Ana Caballero, Especialista en Onco-Dermatología comenta que “el paso del tiempo no es el principal causante de arrugas, manchas o falta de elasticidad, sino la exposición a diferentes factores de manera desmedida y sin cuidado alguno”.

La piel, en particular la de la cara, el cuello y las manos están expuestos a múltiples factores que las van deteriorando más que el resto de la piel corporal. Nuestro mayor enemigo y quien más afecta el proceso de envejecimiento acelerándolo en forma muy notoria es la exposición al sol, además de no tener una alimentación balanceada, el no descansar o dormir lo suficiente, la presencia de otros padecimientos, el tabaquismo y las predisposiciones genéticas de cada individuo, hacen que el paso del tiempo se manifieste a un ritmo diferente de una persona a otra” agrega la especialista.

La mayoría de los procesos que ocurren durante el envejecimiento se deben a la oxidación de moléculas importantes como el ADN, los lípidos o las proteínas por la acción de los radicales libres. Buena parte de ellos se producen debido a la actividad metabólica del organismo, es decir, como resultado de la respiración o de la digestión. Pero otra parte procede de factores externos como los ya mencionados.

La exposición continua a los rayos ultravioleta y sus efectos, no son inmediatos y quienes se asolean en la adolescencia y al inicio de la segunda década, tendrán los efectos en la tercera o cuarta década (los 30’s y los 40’s), daños generados en las capas profundas de su piel por la degeneración celular, denominado fotoenvejecimiento. Por lo tanto, este es un proceso que se inicia desde temprana edad, y no es exclusivo de las personas mayores.

Deteniendo el crono y fotoenvejecimiento

La Dra. Caballero asegura que actualmente se cuenta con un gran número de tratamientos, tanto invasivos y no invasivos, que permiten retrasar los signos del envejecimiento, sin embargo, como dermatólogo se tiene el compromiso de brindarle al paciente con signos notables, una opción que frene el ciclo acelerado de maduración de la piel, al tiempo que suavice las marcas notables que pueda tener.

Afirma que uno de los tratamientos más seguros y eficaces que cumplen con la función de estimular, reconstruir y rejuvenecer la piel, es un sistema de combinación de RetileX-AÒ + VercilexÒ (Retinil Palmitato y Proteoglicanos), que se ha demostrado en estudios clínicos, que su uso durante 4 meses mejora el grosor de la piel hasta en un 42% y la elasticidad un 35 por ciento.

Para finalizar, la especialista comenta que estos sistemas, son una combinación que protege de la degradación de colágeno y elastina, así como de los radicales libres y el fotodaño, incrementa la capacidad de retener la humectación cutánea, además de favorecer la capacidad de la piel para regenerarse por sí misma, manteniendo una apariencia juvenil.

 

Publicaciones relacionadas