Infarto cerebral: vital la atención en los primeros 30 minutos

Signos de alarma: pérdida súbita de la movilidad, ya sea de medio cuerpo o generalizada, alteraciones de la conciencia,  pérdida de la sensibilidad, dolor intenso de cabeza y alteraciones del habla. Es necesario acudir de inmediato al hospital.
Signos de alarma: pérdida súbita de la movilidad, ya sea de medio cuerpo o generalizada, alteraciones de la conciencia, pérdida de la sensibilidad, dolor intenso de cabeza y alteraciones del habla. Es necesario acudir de inmediato al hospital.

Además de ser una de las principales causas de mortalidad en México, la Enfermedad Vascular Cerebral  destaca por ser la causa más común de incapacidad en adultos en el país, según el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez de la Secretaría de Salud.

El Doctor Pavel Loeza, jefe del área de Neuro-rehabilitación del Centro de Evaluación y Rehabilitación Biónica y Robótica (CEREBRO), explica que la Enfermedad Vascular Cerebral (EVC) es un trastorno neurológico que se caracteriza por el rápido desarrollo de alteraciones motoras, cognitivas y de lenguaje como consecuencia de un infarto cerebral, provocado por la interrupción o pérdida del flujo sanguíneo de una arteria del sistema nervioso central, o por una hemorragia en dicha zona.

Cerca de un tercio de las personas que sufren EVC quedarán con alguna discapacidad, que puede ser desde alteraciones menores hasta incapacidad total que los convertirán en dependientes de un familiar o un cuidador, por lo que su calidad de vida se ve afectada seriamente,  indica el especialista en Medicina de Rehabilitación.

La discapacidad más común es la parálisis parcial o total de la mitad del cuerpo, contraria al lado que sufrió la EVC; ésta puede ser espástica si los músculos están duros, o flácida si están muy flojos. Además de que puede sufrir alteraciones de la memoria, del habla y de la sensibilidad”, añade el doctor Pavel Loeza.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el año de 2010 fallecieron 32 mil 306 personas por este padecimiento, lo que la ubica como la sexta causa de muerte a nivel nacional.

Asimismo, se estima que cada cinco segundos ocurre un evento vascular cerebral en el mundo, indica la Secretaría de Salud  1.

Señales de alerta

Entre los signos de alarma más característicos de la enfermedad se encuentran la  pérdida súbita de la movilidad, ya sea de medio cuerpo o generalizada, alteraciones de la conciencia, problema agudo de la vista, pérdida de la sensibilidad, dolor intenso de cabeza y alteraciones del habla, de tal suerte que al aparecer es necesario acudir de inmediato al hospital.

La atención dentro de la primera media hora puede ser vital, ya que si se trata de una oclusión arterial se puede ofrecer un tratamiento para liberarlo, o si se trata de hemorragia se puede actuar de inmediato para limitar el sangrado, el cual puede ser mortal”, advierte el experto.

Tras la aparición de la Enfermedad Vascular Cerebral, el paciente debe recibir primero un tratamiento médico para lograr el control de los síntomas y la estabilización de los signos vitales, y posteriormente deberá someterse a una terapia de rehabilitación para recuperar la movilidad, sensibilidad, fortalecimiento y propiciar la reeducación de la marcha y el equilibrio.

El Doctor Pavel Loeza, comenta que se cuenta con tecnología robótica  de primer nivel para ayudar al paciente con EVC a recuperar con mayor rapidez su funcionalidad y la libertad de movimiento, y con ello, mejorar su calidad de vida.

En el Centro de Evaluación y Rehabilitación Biónica y Robótica (CEREBRO), realizamos una valoración integral del paciente con EVC, desde el aspecto motor y, con la ayuda de los equipos robóticos, ofrecemos una terapia avanzada, con resultados y beneficios a corto y mediano plazo”, asevera el especialista.

Mediante equipo de punta, como el robot para mano y brazo y la pierna biónica el paciente trabaja el movimiento coordinado, fino y de fortalecimiento, y con las plataformas de equilibrio y de vibración recupera la sensibilidad profunda.

Además, en el Laboratorio de Análisis de Movimiento podemos detectar de manera cuantitativa los cambios generados por el tratamiento, al igual que un adecuado control nutricional para la prevención de los factores de riesgo que pudieran promover la aparición de un segundo evento vascular cerebral en el paciente”, agrega.

Finalmente, el especialista en rehabilitación destaca que la enfermedad vascular cerebral es más frecuente en hombres y mujeres mayores de 40 años, y la mejor forma de prevenirla es a través del control de factores de riesgo como hipertensión, diabetes, obesidad y colesterol elevado.

 1 Secretaría de Salud, Programa de Acción Específico 2007-2012. Riesgo Cardiovascular.

Imagen cortesía de Depositphotos.com | Plenilunia


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste