Tomar un café o té en los descansos de la vida cotidiana ¿sirve para proteger tu hígado?

Las enfermedades crónicas del hígado son consideradas la doceava causa la muerte en todo el mundo y muchos de estos trastornos están asociados con estilos de vida poco saludables. Por el contrario, un estilo de vida saludable puede ayudar a prevenir o revertir la enfermedad hepática. La mortalidad relacionada con el hígado está estrechamente relacionada con el desarrollo de la cirrosis, una consecuencia final de la fibrosis progresiva, es decir, la cicatrización del hígado como resultado de la inflamación crónica. Según un nuevo estudio publicado en el Journal of Hepatology, los investigadores encontraron que el consumo de café y té de hierbas puede proteger contra la fibrosis hepática, estimada como el grado de rigidez del hígado, que es alta en la cicatrización extensa del hígado. Debido a que estas bebidas son populares, ampliamente disponibles y de bajo costo, podrían tener el potencial de ser importantes en la prevención de la enfermedad hepática avanzada.

 En las últimas décadas, gradualmente nos desviamos hacia hábitos menos saludables, incluyendo un estilo de vida sedentario, disminución de la actividad física y el consumo de una dieta feliz“, explica el autor principal Louise JM Alferink, MD, del Departamento de Gastroenterología y Hepatología, Erasmus MC University Medical Center, Rotterdam, de los Países Bajos -Holanda-, “Esta dieta feliz, también conocida como la dieta occidental, es típicamente rica en alimentos no saludables, incluidos los alimentos procesados que carecen de nutrientes y azúcares artificiales. Esto ha llevado a una epidemia de obesidad y a un rápido aumento de la prevalencia de la enfermedad hepática grasa no alcohólica (NAFLD, Non-Alcoholic Fatty Liver Disease), que se debe a la acumulación extensa de grasa en el hígado y se asemeja a la enfermedad hepática alcohólica en personas que no exceden 2 bebidas al día de alcohol. El examen de estrategias de estilo de vida accesibles y económicas que tienen beneficios potenciales para la salud, como el consumo de café y té, es un enfoque viable para encontrar formas de detener el rápido aumento de la enfermedad hepática en los países desarrollados“.

Sarwa Darwish Murad, MD, PhD, investigador principal del estudio y hepatólogo en el Erasmus MC University Medical Centre (Centro Médico Erasmus MC), explica: “Hay algunos datos epidemiológicos, pero también experimentales que sugieren que el café tiene beneficios para la salud en las elevaciones de enzimas hepáticas, hepatitis viral, NAFLD , la cirrosis y el cáncer de hígado. Además del hígado, se ha demostrado que el café está inversamente asociado con la mortalidad general en la población general. El mecanismo exacto es desconocido, pero se piensa que el café ejerce efectos antioxidantes. Si el consumo de café tendría un efecto similar en las mediciones de rigidez hepática en individuos sin enfermedad hepática crónica“.

Se recolectaron datos de 2,424 participantes del estudio de Rotterdam, un estudio de cohortes basado en la población que incluía participantes de 45 años o más que vivían en un suburbio de Rotterdam, Holanda. Todos los participantes se sometieron a un extenso trabajo físico, incluyendo la recolección de datos para la antropometría, el muestreo de sangre, la imagen hepatológica mediante ecografía abdominal y Fibroscan, que mide cuantitativamente la rigidez hepática. Además, completaron un cuestionario de frecuencia de alimentos de 389 puntos, validado externamente, que incluía información detallada sobre el consumo de café y té.

El consumo total de café y té se dividió en 3 categorías:

  1. ninguna,
  2. moderada (> 0-3 tazas por día)
  3. y frecuente (? 3)

El consumo de té fue clasificado en té herbolario, verde, o negro y en ningún (0) o cualquier consumo (> 0).

Los investigadores encontraron que el consumo frecuente de café se asoció significativamente con menores probabilidades de encontrar valores altos de rigidez hepática (? 8 kPa como proxy para la fibrosis hepática), es decir, menos cicatrización del hígado, independientemente del estilo de vida, metabólicas y características ambientales. Cuando observaron el rango completo de valores de rigidez hepática, encontraron que tanto el consumo frecuente de café como cualquier consumo de té de hierbas, incluso en pequeñas cantidades, se asociaron significativamente con menores valores de rigidez hepática. Por último, si bien no se encontró asociación directa entre el café o el té y la presencia de acumulación de grasa en el hígado (NAFLD) en sí, el efecto del café sobre la reducción de la rigidez hepática fue significativa tanto en el grupo con y sin grasa hepática. Por lo tanto, los autores concluyeron que el consumo frecuente de café y té de hierbas parecen tener efectos beneficiosos en la prevención de la cicatrización del hígado incluso antes de que se haya desarrollado una enfermedad hepática manifiesta.

Sin embargo, es necesario tener cautela en la interpretación de los resultados, como se subraya en un editorial acompañante de Salvatore Petta, MD, PhD, de la Sección de Gastroenterología y Hepatología, Di.Bi.MIS, Universidad de Palermo, Italia, y Giulio Marchesini , MD, del Departamento de Ciencias Médicas y Quirúrgicas (DIMEC), Universidad de Alma Mater, Bolonia, Italia. De hecho, el estudio incluyó sólo una población de raza blanca caucásica y hubo pocos participantes en la categoría que no consumía café, Lo que limita una conclusión directa sobre el efecto del café y el té en el hígado. La cantidad de té consumido fue generalmente baja, lo que hace que la estimación de cualquier efecto protector sea difícil. Además, observan que más de 100 componentes están presentes en el café y el té, incluyendo los polifenoles y la cafeína, que están contenidos en ambas bebidas en cantidades muy diferentes y variables.

Por lo tanto, cuando se le preguntó: “¿Deberíamos añadir periódicamente el café y el té en los descansos de nuestra vida cotidiana?“, el Dr. Petta y Dr. Marchesini concluyen que, “antes de recomendar esta política, son necesarios estudios prospectivos para identificar las cantidades óptimas y el tipo(s) del café y del té que conducen a resultados más favorables del hígado“.

Referencias

  1. Louise J.M. Alferink, Juliana Fittipaldi, Jessica C. Kiefte-de Jong, Pavel Taimr, Bettina E. Hansen, Herold J. Metselaar, Josje D. Schoufour, M. Arfan Ikram, Harry L.A. Janssen, Oscar H. Franco, Sarwa Darwish Murad; Coffee and herbal tea consumption is associated with lower liver stiffness in the general population: The Rotterdam study; Journal of Heptology; DOI: 10.1016/j.jhep.2017.03.013; Disponible en el URL http://www.journal-of-hepatology.eu/article/S0168-8278(17)30147-2/fulltext
Imagen cortesía de ittleevilyorky


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste