El estrés crónico: El nuevo y peligroso estilo de vida

El estrés es un fenómeno que cada día toma más relevancia en el ámbito de la salud pública y privada. Al igual que el cáncer, el estrés es considerado un padecimiento particular del estilo de vida moderno o “civilizado”. La vida moderna provee una cantidad abundante y constante de estrés que perjudica profundamente la salud de las personas.

EstrésÚltimamente el estrés se ha convertido en un foco de atención como factor interno causante de una gran variedad de enfermedades graves, entre ellas el cáncer, incluido el de mama.

Básicamente existen dos tipos de estrés:

  1. Estrés. Este tipo es benéfico y necesario para la evolución y progreso del ser humano. El eutrés es el impulso que se necesita para emprender y terminar una tarea o proyecto como estudiar, trabajar, formar una familia o hacer ejercicio.
  2. Distrés. Este tipo es dañino para la salud y se presenta cuando la capacidad de adaptación es rebasada por los eventos y las condiciones que enfrenta una persona día a día. El distrés crónico es entre todos los tipos de estrés, el más nocivo para la salud porque constantemente le roba a la persona la capacidad de recobrar su equilibrio emocional.

¿Cómo puedo saber si estoy bajo estrés crónico?

Existen muchas señales de estrés que dependen de la intensidad del mismo y su duración. A grandes rasgos podemos dividir esas señales en dos tipos…

  1. Señales tempranas de un estado de estrés crónico:
    • Trastornos profesionales: Insatisfacción en el trabajo, sentimiento de encarcelamiento, dificultad para concentrarse, incumplimiento de metas.
    • Trastornos emocionales y de relaciones personales: irritabilidad, poca tolerancia, bajo estado de ánimo, impaciencia, indiferencia con seres queridos y hacia actividades de estrés.
    • Trastornos de salud: Problemas para dormir, dolor de cabeza, problemas digestivos, contracturas musculares, dolor en articulaciones.
  2. Señales de daño profundo por estrés crónico. El estrés crónico tiene efectos en gran variedad de lugares y funciones corporales. Los signos de daño crónico más comunes son:
    • Sistema digestivo: Acidez, reflujo, colitis, gastritis, piedras en la vesícula, obesidad, comer compulsivamente, anorexia, bulimia.
    • Sistema cardiovascular: Hipertensión, infarto, arteroesclerosis, isquemia cardíaca.
    • Sistema nervioso: Depresión, trastorno de ansiedad, paranoia, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, enfermedad de Parkinson.
    • Piel: Manchas, comezón, alergias, pruritos, uñas mordidas, acné, caída de cabello, tricomanía.
    • Sistema inmune: Inflamación, enfermedades auto-inmunes, alergias, depresión del sistema inmune, choque anafiláctico.

Así que ya sabes, el estrés es la enfermedad del siglo XX, también causa de muchos padecimientos. Ante cualquier duda, acudir con un especialista es la mejor opción para indicarte el mejor tratamiento adecuado a tus necesidades.

Referencias

  • Articulo del Dr. Héctor Gallardo Rincón, Master en Ciencias de la Salud; especialista en medicina interna y salud pública, Profesor adjunto de la Universidad de Guadalajara.
  • Manual de Salvati: Disminución de riesgos de cáncer de mama. Asociación Civil.
Imagen cortesía de Porechenskaya


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste