Nuevo tratamiento para enfermos de Parkinson

enfermedad de Parkinson, cerebro, dopamina,  tono muscular, postura, lentitud, ausencia de movimiento, inexpresión facial, tareas cotidianas, calidad de vida del paciente, estilo de vida, paciente con Parkinson, pérdida de productividad, terapia a las necesidades de su estilo de vida,
Afecta la calidad de vida de las personas

Se estima que en México hay una población de más de medio millón de personas que padece la enfermedad de Parkinson. Aunque es más común que se presente después de los 65 años, también puede manifestarse de manera temprana entre los 40 y 50 años. La padecen por igual mujeres y hombres.

Afecta ciertas partes del cerebro conocidas como sustancia negra, en donde se produce la dopamina. Esta sustancia está a cargo del control y coordinación del movimiento del tono muscular y la postura.

Se caracteriza por tres síntomas que empeoran con el tiempo: Marcha inestable provocada por la lentitud o ausencia de movimiento (Bradicinesia/ Acinesia), rigidez que lleva a la inexpresividad facial, temblor en los brazos, piernas o cabeza; este síntoma es especialmente desgastante en la calidad de vida el paciente.

Afecta significativamente la calidad de vida de quien la padece y de sus familiares; con el tiempo las tareas cotidianas como escribir o vestirse se vuelven muy complicadas. El habla puede verse afectada por la rigidez de la cara y en otros casos iniciar una actividad puede ser difícil, pero una vez que se inicia los pacientes se pueden mover demasiado rápido al grado de terminar casi corriendo.

José Luis Rodríguez Pastrana, gerente para el área de Neuromodulación y Navegación de la tecnología Medtronic en México y Centroamérica, dijo que la empresa cuenta con una terapia para el control de esta enfermedad, a través de estimulación cerebral profunda. Esta tecnología también se conoce como el “marcapaso del cerebro”. A través de bajo voltaje estimula al cerebro y bloquea las señales que son responsables de los síntomas motores como la rigidez, lentitud del movimiento y los temblores. Estos impulsos eléctricos se dan a áreas específicas del cerebro, sin que el paciente sienta más que un leve cosquilleo.

Adicionalmente, los beneficios que los pacientes reciben de esta tecnología han generado ahorros considerables a los diferentes sistemas de salud; un paciente con Parkinson tiene que tomar hasta 20 pastillas diarias para controlar los síntomas, después del ímplate del estimulador cerebral se reduce la medicación, además los gastos de hospitalización y algunos otros costos indirectos como los de cuidado y la pérdida de productividad.

El implante se coloca debajo de la clavícula y es un procedimiento poco invasivo, es el dispositivo más pequeño del mercado, que permite a los pacientes la posibilidad de ajustar su terapia a las necesidades de su estilo de vida. La batería tiene una vida de 9 años y cuando el tiempo está por cumplirse avisa al médico encargado del tratamiento para que se recargue, sin la necesidad de hacer otra cirugía. Esta tecnología se encuentra disponible en el cuadro básico de las Instituciones de Salud, tras el diagnóstico y estudios hechos por el cirujano pues no todos los pacientes son candidatos a recibir el dispositivo.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

, , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste