Retos de un programa integral para el cáncer de pulmón, ¿qué hace falta?

“Una de las mayores dificultades que se tienen en cuando a cáncer de pulmón es el diagnóstico tardío; ya que solamente el 0.6% de los pacientes tienen un estadío temprano y potencialmente curable”, afirmó el Dr. Óscar Arrieta, médico investigador del Instituto Nacional de Cancerología (INCan) en la mesa de análisis del Simposio “A todo pulmón, rompamos estigmas”, quien especificó que es importante identificar cuáles son los factores que hacen que los pacientes lleguen en etapas tan avanzadas y que las tasas de curación sean tan bajas.

De izquierda a derecha Dra. Luz María Reynales, del Instituto Nacional de Salud Pública; Dr. Óscar Arrieta, médico investigador del Instituto Nacional de Cancerología (INCan); Dra. Guadalupe Ponciano, profesora de la Facultad de Medicina (UNAM) y la Lic. Patricia Mondragón, Presidenta de “Respirando con Valor”
De izquierda a derecha Dra. Luz María Reynales, del Instituto Nacional de Salud Pública; Dr. Óscar Arrieta, médico investigador del Instituto Nacional de Cancerología (INCan); Dra. Guadalupe Ponciano, profesora de la Facultad de Medicina (UNAM) y la Lic. Patricia Mondragón, Presidenta de “Respirando con Valor”
“Lo que hemos identificado en el INCan es que los pacientes con cáncer de pulmón llegan a consulta años después de detectar síntomas. En ese tiempo el tumor en etapas tempranas se disemina y da metástasis. Hay también un serio problema de referencia, puesto que cuando un paciente nos muestra sus estudios, estos ya son obsoletos y debe realizarse nuevos”, destacó el especialista.

Subrayó que si se tiene un diagnóstico temprano para esta enfermedad, re reducen los costos de atención a pacientes en etapas tardías además de mejora el índice de costo – beneficio con terapias individuales para el paciente con cáncer de pulmón.

Por su parte, la Dra. Guadalupe Ponciano, profesora de la Facultad de Medicina (UNAM) informó que el diagnóstico temprano es difícil porque no hay sintomatología, de tal manera que es importante concientizar a la población e informar factores de riesgo importantes al público vulnerable.

“La mayoría de las personas asocia el tabaquismo con cáncer de pulmón; sin embargo actualmente hay un incremento en mujeres no fumadoras y pacientes menores de 40 años. La Ley debe favorecer los espacios 100% libres de humo, declaró.

Mencionó también que el tabaco tiene alrededor de 7 mil sustancias químicas, de las cuales 250 se asocian directamente con daños a la salud y 70 son productoras de cáncer.

La especialista enfatizó que muchos de los factores de riesgo se deben a la desigualdad social que se vive en México, ya que la exposición al humo de leña provoca cáncer de pulmón en las zonas rurales; además puntualizó que la falta de acceso a los servicios de salud es un problema de desigualdad y un importante factor de riesgo aparte de los que ya se conocen.

La Dra. Luz María Reynales, del Instituto Nacional de Salud Pública, comentó que para obtener un programa integral de tratamiento al cáncer de pulmón se debe esforzar en la prevención y ésta consiste necesariamente en el control del tabaco y la adicción; “Necesitamos programas eficaces en la Cámara de Diputados para regular el acceso al tabaco y disminuir los riesgos que ya existen en población vulnerable”.

Al finalizar, la Lic. Patricia Mondragón, Presidenta de Respirando con Valor, resaltó que al ser una enfermedad de tan alto impacto se puede sensibilizar a un gran número de personas, no sólo al paciente y familiares, sino también a las autoridades.

“Las enfermedades crónicas no transmisibles juegan un papel muy importante en la actualidad, hay epidemia de diabetes, cáncer y otras más; el cáncer de pulmón está presente en este grupo y formando profesionales y capacitando al personal además de realizar campañas de prevención se puede enfrentar la problemática con mucho más éxito”, concluyó.

Sitios de interés

Image courtesy of Plenilunia | Elisa Guzmán

Related posts