Un buen protector solar puede ser la clave para prevenir el cáncer de piel

Está comprobado que la exposición a los rayos del sol por periodos de corta duración (15 minutos al día), tiene beneficios en el estado de ánimo y, en algunos casos, puede fungir como un remedio natural para la depresión estacional.

El sol también es esencial para la síntesis de la vitamina D, que es indispensable para fijar el calcio en nuestros huesos. No obstante de estos beneficios, es muy importante el uso diario de protector solar con un índice de protección mínimo del 50 para prevenir el cáncer de piel.

No importa si el día está nublado, el uso diario de bloqueador solar es un factor determinante para prevenir el cáncer de piel.

De acuerdo con expertos en dermatología de La Roche-Posay, el 90% de los casos de cáncer de piel son curables si se detectan a tiempo. Existen formas muy características mediante las cuales se presenta esta enfermedad como son: manchas oscuras que van desde algunos milímetros hasta varios centímetros, pequeñas úlceras similares a un “granito” que no sanan en algunas semanas.

Está demostrado, dicen los especialistas, que la mayoría de los casos de cáncer en la piel se deben a la exposición prolongada a los rayos solares, aunados a factores de riesgo como genética, edad y color de piel.

Es así que debemos tomar en cuenta las medidas para prevenirlo:

  1. Utilizar bloqueador solar diario con un FPS mínimo de 50, aplicándolo cada 4 horas y para aquellas personas que habitan lugares con muchas horas críticas de luz solar o humedad se recomienda re aplicarlo cada 2 horas. Esta es sin duda, la mejor manera de cuidar tu piel ante la exposición a los rayos UV.
  1. Acudir al dermatólogo periódicamente.
  1. Realizar autoexploraciones para detectar manchas y lunares que se estén desarrollando de forma acelerada. Si se presentan se debe acudir de inmediato al dermatólogo.
  2. Recuerda visitar a tu dermatólogo pues algunos lunares pueden considerarse sospechosos si cumplen con uno o más de los siguientes criterios del método ABCDE:
  1. Asimetría: un lunar normal debe ser redondo y simétrico
  2. Bordes: estos deben ser regulares y geométricos
  3. Color: desigual de café claro a negro
  4. Diámetro: más pequeño que la goma de un lápiz
  5. Evolución: revisa los cambios en su tamaño, color y grosor.

Existen dos tipos de radiación ultravioleta (UV): los rayos UVA y los rayos UVB. Estos últimos causan daños a la piel y aumentan el riesgo de cáncer. La luz UVB es la principal causa de quemaduras por el sol, mientras que los rayos UVA penetran en la piel profundamente y son los causantes de arrugas, pérdida de la elasticidad y otros efectos del fotoenvejecimiento.

No importa si el día está nublado, el uso diario de bloqueador solar es un factor determinante para prevenir el cáncer de piel.

 

Publicaciones relacionadas