Depresión en adultos mayores, características que la destacan

Hoy en día la expectativa de vida es mucho mayor que hace unas décadas; por lo tanto las enfermedades tienen un impacto especial en edades avanzadas, como los padecimientos crónicos y degenerativos. Los adultos mayores estarán en la base de la pirámide poblacional en unos años, lo que hace que la atención médica se centre más en ellos.

Dr. Mario Alberto Olivares Herver, Coordinador del Capítulo Distrito Federal de la Asociación Psiquiátrica Mexicana
Dr. Mario Alberto Olivares Herver, Coordinador del Capítulo Distrito Federal de la Asociación Psiquiátrica Mexicana Plenilunia | Elisa Guzmán
Así lo expuso el Dr. Mario Alberto Olivares Herver, Coordinador del Capítulo Distrito Federal de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, quien mencionó que en el año 2050 se triplicará la cantidad de adultos mayores en nuestro país.

“En términos de discapacidad en este grupo de edad, las principales causas tienen que ver con demencias como enfermedades degenerativas de las funciones cerebrales, que causan impacto tanto de dependencia como en incapacidad”, analizó el médico.

Incluyó que también se incrementarán los padecimientos que tienen que ver con una disminución en la motricidad o parálisis, eventos vasculares cerebrales y los trastornos afectivos, principalmente la depresión.

Aclaró que aunque la depresión en el anciano tiene la misma sintomatología que en cualquier otro grupo de edad, el hecho del envejecimiento y la coexistencia de otras enfermedades crónicas hace difícil el diagnóstico, porque cuando hay una disminución en la capacidad física o en la capacidad cognitiva (memoria, atención, alerta) no se habla de algo ajeno a la vejez, pero tampoco al cuadro clínico de la depresión; de tal manera que es difícil que el paciente o un familiar detecte la enfermedad.

Explicó que en esta etapa hay una disminución en las actividades físicas, una baja de vitalidad y energía y enfermedades crónicas, artrosis, dolor crónico y decaimiento.

“La cuestión es que hay un fenómeno individual, familiar y social que afectan a la persona; ya que se quiere seguir viendo al paciente con las mismas características que tenía cuando era adulto joven”, reflexionó.

Señaló que no necesariamente los adultos mayores fallan en sus criterios, pero que si la persona tiene una enfermedad como la diabetes, hipertensión y secuelas de enfermedad cardiovascular, pondremos atención en esas enfermedades en lugar de sospechar sobre depresión.

El especialista destacó que un factor clave es que el paciente se desenvolverá con tristeza en sus actividades, esto podría ayudar a sospechar sobre depresión; además existen cuadros clínicos propios del envejecimiento asociados, como depresión vascular, por déficit ejecutivo y pseudodemencias depresivas.

“La depresión vascular o los cambios vasculares que empieza a tener el cerebro en este grupo de edad, generalmente son secundarios al padecimiento crónico de otras enfermedades, las que se adquieren a los 40 o 50 años, y que si no se tiene un adecuado control y la enfermedad es muy agresiva va a tener cambios en la vasculatura, además de provocar una serie de lesiones”, explicó.

Anunció que es importante que los pacientes sean valorados por un médico que tenga la capacidad de hacer esta diferenciación clínica entre depresión y enfermedad vascular, puede ser un médico general, psiquiatra o un neurólogo.

La depresión dentro de otro grupo de enfermedades médicas:

El Dr. Mario Alberto Olivares Herver comentó que se piensa que la depresión solamente se puede explicar por circunstancias que se viven a lo largo de la vida y que finalmente esas experiencias ocasionan la enfermedad; sin embargo en muchos casos no es así. Hay diferentes causas de depresión, tanto desde el punto de vista experimental como genético y también por cambios metabólicos.

“Es así como la depresión puede ser parte del cuadro clínico de otras enfermedades, como la enfermedad de Parkinson. Esta enfermedad, dentro de sus historia clínica, debuta años antes con cuadros depresivos, de hecho 10 años antes de que se manifiesten los cuadros motores son cuadros con depresión, indicó.

Mencionó que lo mismo pasa con algunos pacientes que sufren epilepsia; ya que dependiendo de la zona donde está el foco epiléptico, la persona desarrollará depresión como parte del cuadro clínico de la enfermedad. Otra de las enfermedades en las que la depresión es un síntoma es el hipotiroidismo; en el cual el 30% de los pacientes la desarrollan.

Estar deprimido, expuso el especialista, incrementa la percepción de las demás enfermedades; ya que puede ser peor para los pacientes que sufren un infarto al corazón o cualquier padecimiento crónico. Además se incrementan las consecuencias, como la discapacidad y la mala calidad de vida.

El Dr. Mario Alberto Olivares Herver concluyó que ante cualquier síntoma de depresión, como tristeza prolongada, fatiga, falta de interés, problemas del sueño, ánimo bajo o apatía, debe acudirse con un especialista que descarte o diagnostique la depresión; ya que si se recibe tratamiento y psicoterapia, el paciente gozará de una mejor calidad de vida.

Sitios de interés

Publicaciones relacionadas