Convocan a aumentar 30% financiamiento a primer nivel de atención y reducir 30% barreras que dificultan acceso a la salud en las Américas

En su visita a México, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, propuso a las Ministras y Ministros sanitarios de la Región de las Américas, un nuevo pacto regional denominado APS 30-30-30 por la Salud Universal.

“Sin los recursos, nunca podremos responder a las diversas necesidades de salud de las personas y comunidades. Sin un primer nivel de atención integral y la participación comunitaria en su gobernanza, nunca podremos cumplir la promesa de la atención primaria de salud. Y sin un fuerte primer nivel de atención, nunca podremos alcanzar la salud universal”, afirmó la Directora de la OPS, Carissa F. Etienne.
Sin los recursos, nunca podremos responder a las diversas necesidades de salud de las personas y comunidades. Sin un primer nivel de atención integral y la participación comunitaria en su gobernanza, nunca podremos cumplir la promesa de la atención primaria de salud. Y sin un fuerte primer nivel de atención, nunca podremos alcanzar la salud universal”, afirmó la Directora de la OPS, Carissa F. Etienne.
Las metas que la OPS propone a los países para que se comprometan a alcanzar son:

  • Reducir al menos 30% las barreras que dificultan el acceso a la salud para 2030.
  • Destinar 30% al menos de todo el presupuesto público en salud al primer nivel de atención para 2030.

Al participar en la clausura de las mesas de discusión, realizadas en el marco del Informe de la Comisión de Alto Nivel “Salud Universal en el Siglo XXI: 40 años de Alma-Ata”, que encabezó el Secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, Carissa F. Etienne explicó que este pacto es la respuesta inmediata de la OPS a las diez recomendaciones de la Comisión Salud Universal en el Siglo XXI. Es también, dijo, un llamado a sus Estados Miembros a acelerar la respuesta regional para lograr la salud para todas las personas en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
Al participar en la clausura de las mesas de discusión, realizadas en el marco del Informe de la Comisión de Alto Nivel “Salud Universal en el Siglo XXI: 40 años de Alma-Ata”, que encabezó el Secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, Carissa F. Etienne explicó que este pacto es la respuesta inmediata de la OPS a las diez recomendaciones de la Comisión Salud Universal en el Siglo XXI. Es también, dijo, un llamado a sus Estados Miembros a acelerar la respuesta regional para lograr la salud para todas las personas en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
Asimismo, el Pacto convoca a transformar los sistemas de salud hacia modelos de atención equitativos, integrales e inclusivos basados en la atención primaria.

Carissa F. Etienne consideró inaceptable que, en el siglo XXI, no esté garantizado el derecho a la salud de todos los pueblos; se estima que 30% de la población de las Américas no tiene acceso a la atención que necesita.

Llamó a los estados miembros de la OPS/OMS, a los académicos y a la sociedad civil, para desarrollar políticas públicas de salud que incluyan su participación y ayuden a alcanzar la salud universal para el año 2030.

Los convocó a dedicar los recursos necesarios a la salud y destinar un mínimo del 30% de su gasto público en salud para el primer nivel de atención.

Dejó en claro que, sin recursos, “nunca podremos responder a las diversas necesidades de salud de las personas y comunidades. Sin un primer nivel de atención integral y la participación comunitaria en su gobernanza, nunca podremos cumplir la promesa de la atención primaria de salud. Y sin un fuerte primer nivel de atención, nunca podremos alcanzar la salud universal”.

En promedio, señaló, los países de la región invierten el 4.2% de su Producto Interno Bruto (PIB) en salud, que es menos del mínimo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De ese porcentaje, destinan en promedio el 26% del presupuesto de salud al primer nivel de atención.

La Directora de la OPS se pronunció por romper las barreras que impiden ese acceso, entre las que figuran las financieras, geográficas, institucionales, sociales y culturales, que constituyen los principales impedimentos para la equidad, la salud y el desarrollo en el siglo XXI.

Es un llamado, insistió, a transformar la forma en la que visualizamos los cuidados y la atención a la salud. “Hemos fallado en el pasado. Debemos tener éxito en el futuro. Pero esto va a necesitar un esfuerzo colectivo”.

La representante del organismo internacional, se congratuló de que las recomendaciones emitidas en el informe de la Comisión, se estén acoplando dentro de la realidad de cada uno de sus países.

Antes de concluir este encuentro les pidió movilizar la Región de las Américas para asegurar que los compromisos que se han hecho en México, se traduzcan en garantías explícitas dentro de la declaración política para ser adoptada para la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, en septiembre de 2019[.]

Image courtesy of Secretaría de Salud | México

Related posts