Microcirugía reconstructiva, opción para mujeres que han vencido al cáncer de mama

La microcirugía reconstructiva es una esperanza más para mejorar la calidad de vida de las pacientes con cáncer quienes han pasado por una mastectomía. Imagen: Depositphotos.

La microcirugía reconstructiva es una esperanza más para mejorar la calidad de vida de las pacientes con cáncer quienes han pasado por una mastectomía.

Este procedimiento que en México, es realizado por un grupo limitado de cirujanos plásticos, logra devolver la apariencia, textura y volumen del seno mediante el implante de grasa y tejido del propio cuerpo, lo que evita complicaciones posteriores a la cirugía y, en muchos casos, permite que la huella del cáncer, sea casi imperceptible.

La microcirugía reconstructiva busca proporcionar una cobertura de piel adecuada para algún defecto corporal y al mismo tiempo, reestablecer la función, la forma y la armonía estética del cuerpo sin causar un daño funcional o de apariencia a la parte del cuerpo donadora.

Según datos de la Secretaría de Salud, la reconstrucción mamaria en México está por debajo de los estándares mundiales pues sólo dos de cada 10 pacientes con cáncer de mama son operadas para reconstruir la mama perdida. Imagen: Depositphotos_.

Según datos de la Secretaría de Salud, la reconstrucción mamaria en México está por debajo de los estándares mundiales pues sólo dos de cada 10 pacientes con cáncer de mama son operadas para reconstruir la mama perdida.

“La reconstrucción de la mama es posible a través de procedimientos quirúrgicos, que dependen de diversos factores como el tipo de tumor, el tratamiento para eliminar el cáncer, el tipo de mastectomía, y la edad de la paciente, entre otros”, señala el Doctor Mauro Armenta, cirujano plástico, especialista en microcirugía reconstructiva.

La reconstrucción mamaria se divide en dos grandes ramas: la reconstrucción con tejidos autólogos, es decir, del propio cuerpo mediante microcirugía y la reconstrucción mediante expansores de piel e implantes mamarios internos.

La microcirugía reconstructiva aplicada a las glándulas mamarias, conlleva diversos beneficios para las pacientes, entre las que se encuentran:

  • El uso de piel y grasa propias de la paciente, permite mimetizar de mejor manera la

forma y la textura del tejido mamario para formar una nueva mama.

  • Favorece la aceptación de los tejidos ya que al ser propios se elimina la posibilidad del rechazo a un cuerpo ajeno.
  • Los resultados son permanentes.
  • Evita cirugías posteriores para sustituir los implantes mamarios.

“Se trata de un procedimiento quirúrgico de cierta complejidad, que generalmente resulta en la satisfacción de las pacientes en cuanto a su apariencia y sensibilidad, lo que cobra mayor relevancia en su calidad de vida, pues contribuye a mejorar su autoestima y la interacción con la pareja”, apunta el especialista.

Por su parte, los beneficios de la reconstrucción mamaria mediante expansores e implantes mamarios son:

  • Reducción del tiempo de cirugía.
  • Se utiliza un expansor de tejidos que es una bolsa de silicón de grado médico que gradualmente se va llenando con solución fisiológica, para aumentar el espacio entre as costillas y el músculo pectoral, dentro del cual, cuando se obtiene el espacio deseado se coloca el implante que es el que brinda la forma a la mama reconstruida.
  • No se requieren cirugías adicionales para obtener el tejido de otra parte del cuerpo.

Finalmente el Doctor Armenta recomienda que las pacientes que serán o hayan sido sometidas a una mastectomía, consulten, además de su médico oncólogo, a un cirujano plástico especialista certificaco quien realice una valoración completa de su caso y señale la mejor alternativa para la reconstrucción del seno.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste