Una mutación genética hace más propensa a la mujer latina a cáncer de mama y ovario

Así lo develó la Dra. Marcela del Carmen, ginecóloga-oncóloga en el Massachusetts General Hospital, quien se encuentra en México para dar a conocer nuevos hallazgos en investigación sobre cáncer en la mujer.

Hallazgos sobre cáncer de mama y ovario abren camino hacia la prevención.

La también profesora de la Escuela de Salud Pública de Harvard se refirió a un estudio cuyos hallazgos encontraron que la mujer latina tiene 25% más riesgo de sufrir una mutación que incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de mama y de ovario, a diferencia de otros grupos poblacionales.

Esto obedece, explicó la investigadora, “a variaciones genéticas a causa de una mutación fundadora de herencia maya y española, que incrementa el riesgo al doble”.

“Se hizo un estudio retrospectivo de mujeres con cáncer de ovario y todas fueron sometidas a una prueba de mutaciones genéticas. Nos sorprendió que la tasa era mucho más alta de lo que nos habíamos imaginado”, comentó.

Y es que en cáncer de mama, detalló, si una mujer presenta la mutación BCRA entonces su riesgo de desarrollar esta neoplasia es del 80 por ciento. Sin embargo, si se detecta a tiempo dicho riesgo, tiene diversas medidas de prevención.

Entre ellas se encuentran la mastectomía profiláctica (extirpación de mama), reconstrucción mamaria, algunos medicamentos, así como pruebas de tamizaje como la mastografía y resonancia magnética.

En relación con el cáncer de ovario, para el cual no se cuenta con pruebas de tamizaje que permitan la detección temprana, la doctora Del Carmen precisó que el riesgo de la mutación es del 48%. “En la población americana blanca, el índice de cáncer de ovario es de uno en 65, aproximadamente 1.5%, y si se tiene la mutación es del 47 por ciento”, asentó.

En entrevista para Plenilunia, la especialista destacó que estos hallazgos marcan la pauta de cómo debemos abordar tanto el cáncer de mama como el de ovario y nos abren el camino para la prevención y reducción de riesgos.

En este sentido, la especialista resaltó que ya existen terapias mucho más personalizadas, entre ellas, tres medicamentos que pertenecen a la familia de los inhibidores de PARP: olaparib, rucaparib y niraparib que se especializan en tratar a mujeres con cáncer de ovario, los cuales, dijo, tienen una taza de eficacia mucho más alta que otros medicamentos.

En cuanto al cáncer cervicouterino, a diferencia del cáncer de ovario, sí existen herramientas para la prevención como son la prueba del VPH, la vacuna contra el VPH y el Papanicolau; de hecho, destacó, gracias a la vacunación adecuada, el 90 % del cáncer cervicouterino es prevenible.

Más aún, “también existe una gran innovación en el tratamiento de cáncer cervicouterino, ya que se puede hacer un estudio genético del tumor de la paciente y dependiendo de la mutación se pueden usar diferentes fármacos incluyendo la terapia inmuno-oncológica que, en vez de tratar a la célula maligna, lo que se hace es alterar la reacción del sistema inmunológico, de tal manera que la paciente esté mucho más preparada para batallar en contra del cáncer”.

“Hoy tenemos toda una apertura en cuanto al campo de la investigación que nos está ayudando a tratar específicamente a diversas poblaciones de acuerdo con su perfil genético”, concluyó la experta .

Imagen cortesía de SimpleFoto


Gabriela Xochiteotzin Peña

Escrito por

Editora y periodista especializada en salud. @GabXochiteotzin

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste