Cuentos de Claudia Cruz “La Mujer Que Escribe Desde El Corazón“

Por ser una ocasión tan especial porque se concluye un año más de compartir con ustedes reflexiones, frases y ensayos, voy a compartirles algunos de mis cuentos escritos en una más de mis facetas como escritora, espero los reciban con tanto amor como el que sentí al escribirlos.

Para desearte que este 2020 sea un año maravilloso en todos los sentidos y logres todos tus sueños y proyectos.

No es lo mismo decir, que hacer

Había una vez un empresario que escribió un manual completo acerca de las actividades de todos los empleados de su empresa. Tenía un carácter muy autoritario, siempre consideraba que sus empleados no entendían indicaciones y eran poco eficientes, constantemente se expresaba menospreciando a todos y decía: “Cómo es posible que sean tan tontos yo diseñe las actividades de cada uno y es de lo más sencillo, por supuesto que yo haría el trabajo más insignificante
y el más complicado fácil y mejor.

Un empleado de confianza que escuchaba sus quejas todos los días le propuso que fuera a cada una de las áreas de su empresa a dar el ejemplo a sus empleados haciéndolo las cosas él, por lo que inmediatamente contesto:

¡Por supuesto que lo voy a hacer, para demostrarles cómo se deben hacen las cosas!.

Primero fue al área de las maquinas, por obvias razones no permitió que nadie opinara, en el momento de encender una maquina esta no funciono, se enojó muchísimo y empezó a gritar pensó que alguien la había estropeado, un empleado que se atrevió a levantar la voz le dijo: Señor con todo respeto hay un botón detrás de la máquina que usted no presiono.

El dueño salió furioso, por supuesto no reconociendo su error.

Después fue al área donde se recibían quejas de clientes que exigían una solución inmediata, él hizo a un lado a la encargada y le dijo: ¡Ahora va a ver como se le contesta a un cliente es usted una inepta! entonces cuando recibió la llamada del otro lado del teléfono había un cliente histérico, que ni siquiera lo dejo hablar y nuevamente, no colgó, le colgaron, por lo que salió del lugar muy enojado.

Y bueno… así siguió recorriendo su empresa, la realidad es que su perfecto manual ni siquiera pudo aplicarlo.

Su empleado de confianza solo le dijo estas palabras: ¿Verdad que no es lo mismo decir, que hacer?

Claudia Cruz.

Cuando escribí este cuento mi mayor motivación fue hacer una reflexión acerca de los comentarios que hacemos cuando herimos y demeritamos a los demás, y hacer notar que tan importante es ponernos en sus zapatos, para dejar de juzgar de la manera en que lo hacemos y ser más flexibles y mejores seres humanos.

Una princesa en busca de enamorarse

Había una vez una princesa que un día simplemente amaneció con la firme decisión de enamorase, pensó que ya tenía edad suficiente, había conocido el mundo y a muchas personas, veía todos los días a través de la ventana de sus aposentos a las parejas que iban y venían enamoradas, así que ¿Porque no enamorarse ella?

Pensó que si había requisitos que cumplir “ella los cubría”, no solo porque era hermosa, sino porque irradiaba alegría, despertaba todas las mañanas pensando que después de todo en su vida había muchas razones para ser feliz, entonces ¿Por qué no enamorarse?

El día que tomo esa decisión algo paso, tal vez el invierno y el frio que a pesar de su abrigo le calaba hasta los huesos, tal vez esas parejas a lo lejos o darse cuenta que algo le faltaba y quizá por eso ya no sentía la alegría de antes, no supo exactamente porque, solo tuvo el impulso de ir a ver a su padre y hablar con él.

Cuando la princesa le dijo al rey su decisión este inmediatamente mando buscar a los príncipes mejores mozos y acaudalados de los castillos de los alrededores.

¡Sí que tuvo citas!, cada príncipe le ofrecía riquezas, viajes… en fin lo mejor, en las pláticas todos le hacían reverencias, cada uno le preguntaba como estaba, ella automáticamente decía que muy bien, al cabo de varias citas su padre le pregunto por quien se había decidido y ella le contesto:

-Aun no lo sé.

Su padre le dijo: ¿Realmente quieres enamorarte? Ella le contesto que sí, la verdad es que en el fondo tenía que reconocer que en su búsqueda sin éxito se había entristecido.

Su padre le aconsejo que fuera a ver a un viejo brujo muy sabio, que quizá él tuviera la respuesta, ella acepto, el brujo cuando termino la princesa de relatar su historia saco una bola mágica y le dijo: Esta bola mágica te va a mostrar nuevamente los momentos que viviste con cada uno de los príncipes, solo tienes que observar dos cosas: Primero quién te miro a los ojos y a pesar de tu sonrisa noto la tristeza en tu mirada y dos todos seguramente te ofrecieron riquezas y todo lo que tu quisieras obtener “recuerda” con el corazón quien no te ofreció todo, pero te hizo sentir que tú lo eras todo, te aseguro que se trata del mismo príncipe.

Sin duda después de ver la bola mágica, la princesa ya había elegido.

Nunca podemos saber con certeza si vamos a ser amados como esperamos, pero algo es probable, vamos a estar más cerca de nuestro verdadero príncipe o princesa, si lo que nos ofrece aun sin decirlo no lo podemos encontrar en nadie más, el tener acceso a nuestro corazón no significa que lo han conquistado, pero el abrirnos a la posibilidad amar es un buen principio, lo que hace especial a alguien en nuestra vida es que lo que nos dé o nos haga sentir que nadie lo pueda suplir.

Claudia Cruz.

Un cuento corto de una historia común

Ella se entregó en cuerpo y alma lo cubrió en sus brazos y lo amo como nunca lo habían amado, él solo aceptaba lo que ella le daba a manos llenas , ella después de tanto esperar sentir su amor y ser correspondida se cansó de recibir migajas y un día con el corazón roto se fue, pasaron muchos días sus lágrimas invadían su rostro y se consolaba pensando que él la iba a ir a buscar, mientras tanto él se sintió liberado, reía a carcajadas, paso de unos brazos a otros, pero al paso del tiempo se sintió ausente , no podía engañarse más sintió su corazón vacío recordaba los momentos en los que se veía reflejado en esos ojos que lo miraban llenos de ilusión y de amor, fue hasta ese momento que se dio cuenta de quién era ella en realidad dentro de su corazón, paso muchas noches añorando que estuviera a su lado y un día por fin se decidió y fue a buscarla.

Cuando la tuvo frente a él la mirada de ella no era la misma, es curioso cuando él se dio cuenta del verdadero significado de ella en su vida y que en verdad la amaba, ella había sanado sus heridas y ya no podía mirarlo, había pasado ya suficiente tiempo para dejar de ver el mar y mirar el océano.

Él es muy probable que no volviera a ser amado por alguien como ella lo amo y ella ahora sabía que a pesar del desamor que recibió de él podía amar con la intensidad que lo amo, porque estaba llena de un amor inagotable, esa era su esencia.

Claudia Cruz.

Un abrazo, bendiciones.

Imagen cortesía de belchonock


Claudia Cruz

Escrito por

La mujer que escribe desde el corazòn

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste