Para adolescentes disciplinados promover, ¿deportes extracurriculares en preescolar deben tener?

Un estudio se dio a la tarea de responder dos preguntas: primero si al participar en actividades extracurriculares en el jardín de niños predicen el grado de auto-disciplina al llegar al cuarto grado, y segundo si las características de auto disciplina en el jardín de niños predicen la participación en el deporte en el cuarto grado.

Niñas conversando con su entrenadora
Los investigadores creen que las actividades deportivas y las habilidades de atención van de la mano y se pueden abordar de forma simultánea en la planificación escolar.
La práctica regular de deportes extraescolares estructuradas parecen ayudar a los niños a desarrollar la disciplina que necesitan con el fin de participar de manera efectiva en el aula, según un nuevo estudio dirigido por Linda Pagani de la University of Montreal (Universidad de Montreal) y CHU Sainte-Justine children’s hospital, (hospital afiliados infantil CHU Sainte-Justine). “Hemos trabajado con la información proporcionada por los padres y maestros para comparar las actividades de niños en preescolar con su compromiso del aula a medida que crecían“, dijo Pagani. “Al momento en que alcanzaron el cuarto grado, los niños que jugaban deportes estructurados se identificaban mejor en seguir las instrucciones y mantenerse concentrado en el aula. Existe algo específico en el entorno deportivo – Tal vez el sentido de pertenencia a un equipo y a un grupo especial con un objetivo común – que aparece para ayudar a los niños a entender la importancia de respetar las normas y honrar las responsabilidades“.

El Profesor Pagani y sus colegas Geneviève Piche y Caroline Fitzpatrick llegaron a sus conclusiones tras revisar los datos de 2,694 niños que nacieron en Quebec entre 1997 y 1998. La información se recopila del Quebec Longitudinal Study on Child Development (Estudio Longitudinal de Quebec sobre Desarrollo Infantil), un conjunto de datos pública coordinada por Instituto de Estadística de la provincia de Quebec. “Nuestro objetivo era responder a dos preguntas: en primer lugar, no participar en actividades extracurriculares en el jardín de niños predicen el grado de auto-disciplina en el cuarto grado, y en segundo lugar, las características de auto disciplina en el jardín de niños predicen la participación en el deporte en el cuarto grado“, explicó Pagani. Estas características abarcan cosas tales como el compromiso del aula, la agresión física, la impulsividad y la angustia emocional.

En el jardín de niños, cuando la mayoría de los niños en el estudio tenían seis años de edad, los profesores llenaron los cuestionarios sobre el comportamiento de los estudiantes y los padres fueron entrevistados por teléfono o en persona respecto a su vida en el hogar. El mismo cuestionario se repitió cuatro años más tarde. Posteriormente, los investigadores analizaron los datos mediante la eliminación de las influencias pre-existentes, tales como la aptitud física del niño y las habilidades cognitivas, la educación de la madre, y lo bien que funcionaba la unidad familiar (pidiendo a las familias a evaluar, por ejemplo, qué tan bien se comunican), que podría haber influido en la resultados. “Los niños que participaron en deportes en el jardín de niños, o de hecho que estuvieron involucrados en cualquier tipo de actividad estructurada, eran más propensos a estar involucrados en los equipos de deportes a la edad de diez años. Sin embargo, la participación en actividades no estructuradas en el jardín de niños no tenía nada que ver con el futuro del niño . En general, se encontró que los niños que tenían un mejor comportamiento en la clase de jardín de niños eran más propensos a estar involucrados en el deporte a los diez años“, dijo Pagani. “Sin embargo, se encontró que los niños que han participado específicamente en deportes de equipo en el jardín de niños puntuaron más alto en su autorregulación para cuando alcanzaron el cuarto grado“.

Los investigadores creen que las actividades deportivas y las habilidades de atención van de la mano y se pueden abordar de forma simultánea en la planificación escolar. Sus hallazgos podrían ayudar a las escuelas y las autoridades de salud pública a ayudar a los niños en riesgo por la falta de ejercicio como una forma de hacer frente tanto a la obesidad y la crisis de deserción escolar, al mismo tiempo. “Programas para ayudar a los padres a desarrollar habilidades de autorregulación de sus hijos y la disponibilidad de programas deportivos extracurriculares desde la edad preescolar podrían ayudar a disminuir el riesgo de los niños están quedando atrás“, dijo Pagani. “También esperamos que los responsables políticos consideran nuestros resultados con el fin de mejorar el acceso a los parques y zonas de juegos, donde los niños y sus familias pueden participar en actividades deportivas, para mejorar el acceso a programas de enriquecimiento K12 que se dirigen a las habilidades de auto-regulación, y para mejorar la promoción de la escuelas y comunidades activas en general“.

Referencias

  1. Geneviève Piché, Caroline Fitzpatrick, and Linda S. Pagani (2014) Associations Between Extracurricular Activity and Self-Regulation: A Longitudinal Study From 5 to 10 Years of Age. American Journal of Health Promotion In-Press. doi: 10.4278/ajhp.131021-QUAN-537 http://dx.doi.org/10.4278/ajhp.131021-QUAN-537
Imagen cortesía de monkeybusiness


Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

Etiquetas , , ,

Temas relacionados