De la educación mixta a la coeducación

“Una educación centrada en las alumnas y los alumnos, considerando ambos grupos con igualdad de derechos y oportunidades.”
“Una educación centrada en las alumnas y los alumnos, considerando ambos grupos con igualdad de derechos y oportunidades.”
No cabe duda de que la escuela mixta (el que niñas y niños convivan y aprendan juntos en la escuela), ha sido un logro importante al romper con la educación separada por sexos. Sin embargo, este logro ha ocasionado un nuevo reto al evidenciar que el currículum escolar está influenciado por visiones estereotipadas de enseñanza y aprendizaje. Niñas y niños suelen llegar a los centros educativos con actitudes, expectativas y valores diferentes en función de su género.

Esta situación sugiere que la elaboración del currículum escolar debe contemplar este antecedente y partir de que niñas y niños no comparten la misma historia de aprendizaje. Si las niñas están en desventaja en unas áreas y los niños en otras, el reto es crear un aprendizaje que no sea excluyente y que permita reparar estas desventajas sociales que tienen mujeres y hombres.

Así se formarán seres menos estereotipados, más seguros de sí mismos y con mayores posibilidades de desarrollo. La coeducación impulsa lo anterior a través de su principal premisa: “Una educación centrada en las alumnas y los alumnos, considerando ambos grupos con igualdad de derechos y oportunidades”.

Diversas investigaciones han detectado desigualdades en los siguientes aspectos:

  • En el lenguaje El hecho de utilizar la norma genérica masculina para nombrar diversos aspectos: el profesor, los padres, los niños, los hombre, el alumno, etcétera, hace que las mujeres desaparezcan del lenguaje e impide visualizar a la profesora, las madres, las niñas, la mujer, la alumna. Este hecho hace que niñas y adultas estén excluidas de los discursos y pasen a tomar un segundo plano en la esfera de la comunicación.
  • En el acceso a las actividades técnicas y científicas Considerar a las mujeres con menos capacidad para el desarrollo científico determina que las oportunidades de acercamiento y acceso a estas áreas sean menores para las niñas. Se les considera de ante mano más aptas para áreas de corte humanista.
  • En el tiempo de atención dedicado a niñas y a niños Por lo general, maestras y maestros dedican una mayor parte de su tiempo a las demandas de los alumnos. Asimismo, el nivel de interacción verbal puede ser mayor hacia los niños que hacia las niñas.
  • En las expectativas que tiene el profesorado de sus alumnos y alumnas. El profesorado, en muchas ocasiones, tiene mayores expectativas de que los niños tengan un futuro más brillante en el ámbito público y también en el desarrollo intelectual.
  • En los libros de texto El papel de las mujeres en la gran mayoría de los libros escolares no suele ser tan relevante como el de los varones. Es poco frecuente que las mujeres aparezcan como personajes protagonistas o como heroínas. Sin embargo, cada vez es más notorio el reconocimiento que se hace de las mujeres en los sucesos a tratar. En los libros de texto gratuitos de la Secretaría de Educación Pública, podemos observar un esfuerzo importante en este sentido.

En los ejemplos anteriores se ponen en evidencia las desventajas que tienen las niñas frente a los niños. Sin embargo, no es común que se resalten las áreas en las cuales las niñas se desenvuelven mejor que los niños. Esto se debe diversas razones, una de ellas es porque las áreas en las que tradicionalmente han destacado las mujeres, no han sido valoradas.

Referencias

  • Manual para la acción: Prevención de abuso sexual de niñas y niños. Una perspectiva con enfoque de Derechos, patrocinado por Pfizer, México 2007.
Imagen cortesía de tan4ikk


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste