El embarazo en adolescentes crece en México

prevención del embarazo, jóvenes, problema de salud, educación para la salud, educación sexual, vida sexual.
Educación para la salud

A los 16 años de edad Solgange quedó embarazada, Daniel, de 17, era su primer novio; los dos estudiaban y tenían el mundo a sus pies, acabarían una carrera universitaria cuando fueran más grandes y muchos proyectos a futuro.

Ella decía que lo amaba y que con él perdería su virginidad pues siempre soñó tener suprimera relación sexual con alguien de quien estuviera verdaderamente enamorada.

Era su primera vez, y aunque sentía un poco de miedo, estaba segura de que el momento sería inolvidable pues lo amaba y se sentía amada por él. Ella le daría su mejor prueba de amor.

Con lo que no contaba Solange, lo que no estaba entre sus planes, lo que nunca imagino era quedar embarazada. Así fue, y a pesar de haber usado condón, algo salió mal.

Ella abandonó sus estudios y ahora se dedica a cuidar de su hija. Daniel, trabaja tiempo completo en el negocio de su papá.

Historias como ésta las hay por miles, no son exclusivas de unos cuantos, es un problema social que se agudiza en los años recientes y que confirma un grave rezago en materia de salud sexual y reproductiva en los y las jóvenes.

En el marco del Año Internacional de la Juventud, este 26 de septiembre se conmemoró en México por quinto año consecutivo el Día Nacional para la Prevención del Embarazo No Planificado en Adolescentes, iniciativa impulsada por más de 15 organizaciones gubernamentales, de la sociedad civil , asociaciones médicas e iniciativa privada.

En conferencia de prensa, especialistas señalaron que el embarazo no planificado en adolescentes es un fenómeno que constituye un problema de salud pública en nuestro país, en razón de las implicaciones que esto conlleva en la población joven, sobre todo por el aumento en el número de madres adolescentes y los riesgos para su salud.

En este contexto se expusieron datos que muestran la magnitud de este fenómeno en nuestro país como los del Instituto Nacional de Geografía e Informática (INEGI), que revelan que el 17.4% de los nacimientos totales en México corresponden a mujeres menores de 20 años de edad, lo que representa aproximadamente 340 mil nacimientos en madres adolescentes y de estos embarazos, entre el 60 y 80%, no son planeados.

Y no obstante de que los y las jóvenes tienen información sobre métodos anticonceptivos, muchos de éstos no los utilizan en sus relaciones sexuales, a pesar del riesgo de un embarazo no deseado o enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el VIH/sida.

Datos de la Encuesta Nacional de Juventud más reciente (ENJ, 2005), establecen que el 97% de esta población conoce al menos un método anticonceptivo, sin embargo, en la primera relación sexual, 6 de cada 10 adolescentes, no utilizan ninguno, según lo reporta la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica, ENADID 2009.

Diego Palacios Jaramillo, representante en México del Fondo de Población de las Naciones Unidas señaló que el embarazo en adolescentes perpetúa el círculo vicioso de la pobreza, la inequidad y la desigualdad de oportunidades.

Comentó que los y las adolescentes se enfrentan a múltiples situaciones como la de entender su vida sexual, por lo que hay que brindarles las herramientas que les permitan tomar las mejores decisiones que definirán su vida.

El Día de la Prevención del Embarazo Adolescente fue instaurado por primera vez en Uruguay, en el año 2003, y en Ecuador en el 2005. En ambos países, gracias a la iniciativa del Centro Latinoamericano Salud y Mujer (CELSAM) y el auspicio de las autoridades de salud correspondientes, se declaró como fecha para esta conmemoración, el día 26 de septiembre.

Desde entonces, se realizan esfuerzos para que esta conmemoración se adopte en todos los países de Latinoamérica.

Imagen cortesía de Depositphotos.com | Plenilunia


Gabriela Xochiteotzin Peña

Escrito por

Editora y periodista especializada en salud. @GabXochiteotzin

, , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste