En el embarazo sólo come lo necesario

mujer embarazada con vegetales y frutas

Estar embarazada no debe ser visto como sinónimo de gordura. La futura mamá no tiene por qué comer el doble de lo que comía antes de gestar, sino privilegiar la calidad de los alimentos y adecuar las porciones según los requerimientos de cada etapa.

Lo que sí, una embarazada debe tener presente que un peso bajo puede causar daños o carencias al bebé. El Dr. Vázquez, médico cirujano especialista en Medicina y Cirugía Cosmética, Nutrición y Actividad Física, menciona que un peso elevado es también contraproducente durante el embarazo, ya que no permite la medición del feto dentro del útero. También puede causar dolores musculares, várices, retención de líquidos y puede desencadenar un cuadro de diabetes gestacional.

En el equilibrio está la clave de la salud, tanto de la futura mamá como del bebé.

El especialista indica que a nivel nutricional se recomienda que el aumento de peso de la madre no sobrepase entre los 9.5 a 11.5 kilos al llegar a los nueve meses. “Mantenerse en este margen de peso nos estaría diciendo que la mamá no abusó de su condición de dos y se alimentó de forma moderada, aunque no siempre quiere decir equilibrada”.

Además de la suplementación que el médico recete como hierro y ácido fólico, el Dr. Vázquez recomienda que la futura madre aumente de peso luego del tercer mes, a una ración de 400 gramos por semana, con un gradual incremento como se muestra a continuación:

  • 1o. a 3er. mes de embarazo: nada de kilos.
  • 4o. mes de embarazo: 1 kilo.
  • 5o. mes de embarazo: 1.5 kilos.
  • 6o. mes de embarazo: 1.5 kilos.
  • 7o. mes de embarazo: 2 kilos.
  • 8o. mes de embarazo: 2 kilos.
  • 9o. mes de embarazo: 2 kilos.

Da un total de 10 kilos en 9 meses.

Cambios en la piel

Durante el embarazo el cuerpo experimenta múltiples cambios a nivel inmunológico, vascular y metabólico; la piel es particularmente susceptible a estas alteraciones. Por esta razón es normal que se experimenten cambios y trastornos en la piel durante todo el período de la gestación.

Tener una mala alimentación y que se ingiera una mayor cantidad de calorías de las que el cuerpo y el bebé necesiten puede ocasionar que se produzca adiposidad localizada en abdomen, espalda, piernas, etcétera.

El especialista explica que el aumento de volumen en el útero provoca que la piel se estire y produzca flacidez, que en la mayoría de las ocasiones es permanente y no desaparece al terminar el embarazo.

La Sección de Nutrición, Medicina y Cirugía Cosmética (MedySpa) del Centro Médico Interlomas, dirigida por el Dr. Vázquez, ayuda a eliminar el volumen y trata la flacidez que deja el post-parto. Asegura el especialista que a través de las más avanzadas tecnologías y la combinación de los tratamientos, se conseguirá una acción reductora y tonificante para recuperar la silueta.

Mujer joven embarazada con ensalada en fondo blanco

Imágenes cortesía de martinan y Deklofenak


Avatar

Escrito por

Este es un artículo pagado de carácter informativo que promueve el mensaje de un especialista, organización, productos y/o servicios. Las declaraciones, afirmaciones y/o recomendaciones hechas en este artículo son responsabilidad del anunciante, por lo que no necesariamente reflejan la opinión de Plenilunia Sociedad Civil.

, , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste