Estudio informa efectos de la pandemia en la salud sexual y el bienestar

Según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Indiana, 1 de cada 5 adultos en los Estados Unidos informa que han experimentado cambios, principalmente una disminución, en su comportamiento sexual durante los primeros meses de la pandemia de COVID-19.

Debby Herbenick y Devon Hense
El estudio de la Universidad de Indiana encuentra que la mayoría de las personas vieron una disminución en su comportamiento sexual al comienzo de la pandemia.

El estudio, en coautoría con Devon Hensel, profesor asociado de investigación de pediatría en la Facultad de Medicina de IU, y Debby Herbenick, profesora de salud sexual y reproductiva en la Escuela de Salud Pública de IU-Bloomington, examinaron los cambios en los comportamientos sexuales solos y en pareja. Desde mediados de marzo hasta mediados de abril, cuando la mayor parte de los Estados Unidos estaba sujeto a recomendaciones para quedarse en casa, en un esfuerzo por aprender más sobre las vidas y relaciones sexuales de los estadounidenses durante el primer mes de distanciamiento social. El estudio ha sido publicado mediante una impresión antes de ser publicado en medRxiv.

Herbenick y Hensel presentarán sus hallazgos preliminares del estudio en una conferencia virtual de la American Association of Sexuality Educators, Counselors and Therapists (Asociación Americana de Educadores, Consejeros y Terapeutas de la Sexualidad) el 4 de junio de 2020.

Es necesario comprender cómo cambia el comportamiento sexual durante una pandemia, específicamente COVID-19, para continuar adaptando el manejo de COVID-19 de salud pública de manera que sea consistente con la salud y el bienestar sexual de las personas“, explicó Hensel. “Nuestros datos ilustran las formas muy personales en que diferentes factores asociados con la pandemia pueden crear o inhibir oportunidades para el sexo en solitario y en pareja“.

El estudio utilizó una encuesta de probabilidad de adultos representativa a nivel nacional de los Estados Unidos. Para observar los cambios en 10 categorías de comportamiento sexual en solitario y en pareja. Los investigadores analizaron factores tales como:

  • El conocimiento de las personas sobre el virus
  • Medidas de mitigación como el distanciamiento social y la higiene recomendada
  • Si los participantes tenían hijos en el hogar y sus edades
  • Variables de salud mental, incluidos síntomas depresivos y soledad

En los 10 comportamientos estudiados, el 50% de los participantes no informó cambios ni estabilidad en sus comportamientos sexuales durante el último mes. Otro tercio de los participantes informó que habían aumentado o disminuido en algunos comportamientos.

Los comportamientos más comunes para aumentar y disminuir fueron los mismos. Entre los participantes que informaron un aumento en el comportamiento sexual, los aumentos más comunes fueron abrazos, besos, acurrucase o tomarse de la mano con una pareja. Del mismo modo, los que informaron disminuciones dijeron que los mismos comportamientos sexuales (abrazar, besar, acurrucarse o tomarse de las manos) eran los más comunes para declinar.

En el primer mes de distanciamiento social y orientación en el hogar, muchas personas experimentaron cambios sustanciales en sus relaciones“, dijo Herbenick. “Mientras que algunas personas se encontraban pasando tiempo constantemente con sus parejas románticas o sexuales, otras se encontraban separadas de sus parejas o no podían salir o encontrarse con parejas potenciales“.

El estudio encontró que los participantes con cualquier menor de 5 años en el hogar tenían 3 veces más probabilidades de reportar un aumento en los abrazos, besos, acurrucarse o ser tomados de la mano con una pareja en el último mes, mientras que tener niñas o niños en edad de escuela primaria a menudo se relacionó con una disminución informes de estos comportamientos.

Esos hallazgos podrían atribuirse, dijo Herbenick, a las madres y padres de niños más pequeños que pueden mantener mejor los horarios y las rutinas previas a la pandemia. Del mismo modo, madres y padres de niñas y niños pequeños podrían haber informado un aumento en abrazos, besos, acurrucarse o tomados de la mano porque es parte de las interacciones grupales/familiares, como los abrazos familiares.

En términos de factores de salud mental, el estudio encontró que los síntomas depresivos y la soledad se asociaron con comportamientos reducidos de vinculación en pareja, como:

  • abrazarse
  • acurrucarse
  • tomarse de las manos
  • besarse
  • así como comportamientos sexuales en pareja

Estos factores de salud mental podrían atribuirse a las medidas de distanciamiento social, dijeron los investigadores, que si bien es necesario, pueden exacerbar los sentimientos de depresión y soledad para algunas personas.

En forma consistente con la investigación actual, el estudio también encontró que las personas que percibían que tenían mayores probabilidades de sufrir consecuencias médicas de COVID-19 (ellos o un ser querido se enfermaban) o de consecuencias sociales de COVID-19 (pérdida del trabajo o citas médicas perdidas), es probable que se informe una disminución de los comportamientos sexuales asociados.

Aquellos con mayor conocimiento de COVID-19 tenían más probabilidades de informar estabilidad en los comportamientos sexuales asociados. Sin embargo, el estudio no pudo evaluar si un mayor conocimiento aumentaba la comodidad de las personas para mantener los hábitos existentes, o cómo un mayor conocimiento podría llevar a algunas personas (especialmente adultos solteros) a comportamientos de reducción de riesgos que también afectaron su comportamiento sexual, por ejemplo, abstenerse de reunirse con nuevas personas.

Las circunstancias individuales y el acceso a recursos como la atención médica y los servicios influyen en las decisiones sobre cómo y cuándo tener relaciones sexuales, dijo Hensel. Las pandemias causan interrupciones en los recursos que pueden conducir a resultados adversos como embarazos no deseados. La abstinencia no deseada, dijo Hensel, también podría tener consecuencias para la salud mental y sexual.

Este estudio es un recordatorio de que las pandemias afectan todos los aspectos de la experiencia humana, incluida la sexualidad“, comenta Hensel. “Una mejor comprensión de cómo el manejo de la pandemia en la vida real, como el cuidado de niños, los desafíos de salud mental y las preocupaciones por enfermarse, impacta a los profesionales de ayuda sexual solos y en pareja para ayudar a las personas a adaptar las soluciones a los desafíos sexuales que puedan tener“.

Imágenes cortesía de Photographer: Andrey Popov y Indiana University


Sitios de interés


Referencias

  1. ,,,,,; Changes in Solo and Partnered Sexual Behaviors during the COVID-19 Pandemic: Findings from a U.S. Probability Survey; medRxiv; DOI: 10.1101/2020.06.09.20125609; Disponible en el URL : ; Consultado el 16/06/2020
Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste