Afectan cambios del costo de la dieta en su calidad y en concreto en el peso y salud de las personas

Un estudio destaca la importancia de sensibilizar a los responsables de Salud Pública sobre la necesidad de hacer políticas y acciones que promuevan dietas saludables accesibles a todos los niveles de ingresos. Se sugiere que esto debe tener implicaciones en el precio de los alimentos, de la agricultura, en las políticas fiscales y en la puesta en marcha de programas de ayuda al consumidor.

Plato con frutas y cubiertos al lado arriba de una bascula
Una dieta saludable es básica para tener una buena salud física y mental.
Según un estudio epidemiológico realizado por investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), aumentar el gasto en alimentación se asocia a una mejora de la calidad de la dieta, especialmente a un aumento del consumo de fruta y verdura y, por tanto, a una evolución favorable del peso y a una disminución del riesgo de padecer enfermedades cardiometabólicas (obesidad, diabetes, problemas cardiovasculares).

El estudio ha consistido en hacer un seguimiento, a lo largo de 10 años, de un grupo de 2,181 hombres y mujeres españoles de entre 25 y 74 años, pertenecientes al estudio REGICOR (Registro Gerundense del Corazón). Se les midió el peso, la altura y se almacenó los datos dietéticos obtenidos mediante un cuestionario de frecuencia alimentaria validado científicamente. La media de gasto alimentario se calculó con los datos oficiales del gobierno.

Según Helmut Schröder, investigador del grupo de investigación en riesgo cardiovascular y nutrición del IMIMHemos visto que aumentar € 1.4 -unos 28 pesos mexicanos o 1.5 de USD- de media el gasto en la dieta está asociado a un aumento de consumo de verduras de 74 gr y de fruta de 52 gr por persona y día, en una dieta de mil kcal. Por el contrario, una reducción de 0.06 € -poco más de un peso mexicano, o seis centavos de USD – de media en el gasto en alimentación, está asociado a una reducción de consumo de verdura de 121 gr y de fruta de 94 gr, además de a un aumento del consumo de alimentos como fast foodcomida rápida– o bollería -productos de repostería o panadería-“. “Esto implica un aumento de peso que podría estar relacionado con un mayor riesgo de tener complicaciones cardiometabólicas en un futuro” añade el investigador.

Una dieta saludable es básica para tener una buena salud física y mental y su calidad depende de la elección personal de los alimentos que está condicionada, en gran parte, por el precio de los alimentos, la cultura, el gusto y la conveniencia. Entre los años 2000 y 2010 los precios de la comida aumentaron bruscamente en España con respecto a los alimentos saludables en comparación con alimentos menos saludables. El coste de alimentos más saludables, es decir aquellos con bajo contenido energético y ricos en nutrientes, como por ejemplo la fruta, se incrementó en un 50% mientras que las pastas o los productos procesados aumentaron sólo un 10% y un 23.1%, respectivamente.

Referencias

Imagen cortesía de viperagp


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , ,

Temas relacionados

Redimensionar tipografía
Ajustes de contraste