Cómo enseñarles a los niños a tener buenos hábitos alimenticios

Cómo enseñarles a los niños a tener buenos hábitos alimenticios

Enseñar a tus hijos a tener buenos hábitos alimenticios no es difícil, requiere de guía, paciencia, amor y mucha actitud, poco a poco descubrirás que el proceso puede ser muy divertido.

Kiwilimón entiende la importancia de una buena alimentación no sólo en el proceso de crecimiento, sino en todo momento del desarrollo de tus hijos, y te comparte algunos tips para ayudarte a lograr tu meta.

Crea un ambiente agradable

Es probable que el proceso sea un poco complicado al inicio, pero recordemos que los niños relacionan cada cosa con una emoción o sentimiento, por lo que trata de establecer un ambiente tranquilo y agradable para que tus hijos relacionen su alimentación con un momento feliz. Puedes hacer uso de recetas para niños, además de servir su comida de forma divertida para ellos, un ejemplo perfecto es la fruta partida en forma de figuras.

Pon el ejemplo

Los niños son una esponja que absorbe todo lo que ven y oyen. Procura tener buenos hábitos alimenticios y aplícalos diariamente. Es importante que tus hijos vean que también tu disfrutas comer alimentos saludables, además de seguir una rutina de actividad física.

Involucra a tus pequeños en la cocina

Conforme los niños van creciendo pueden ir asumiendo mayores responsabilidades en el hogar. En este caso, puedes pedirle ayuda para la cocina, así permites que tu hijo se familiarice con los alimentos, cocine contigo, aprenda a diferenciar la comida que aporta nutrimientos y conozca distintas formas de preparar un platillo para que además de saludable, sea rico.

Toma en cuenta sus necesidades

Este punto va en función con la cantidad y el tipo de alimentos. Recuerda que los niños comen menos que un adulto, por lo que es recomendable servirles la porción adecuada para que puedan disfrutar su comida además de aprender a quedar satisfechos sin estar lleno. Por otro lado, si bien es importante que lo ayudes a descubrir nuevos sabores, hay alimentos fuertes, pesados o muy condimentados que pueden hacerles daño.

Mantén una relación saludable con los alimentos

Esto incluye tanto tu alimentación como la de ellos. Procura no expresarte de forma negativa de la comida, como quejarte de las calorías que tiene cada cosa o hacer dietas que no te hacen sentir feliz, ya que la forma en cómo te sientes, lo reflejas con tus hijos. Así mismo, tampoco es recomendable usar como castigo ciertos alimentos o platillos ya que los niños pueden desarrollar aversión hacia estos.

Generar consciencia sobre los alimentos

Este punto es un plus, ya que más allá de ver con la cantidad o tipo de alimentos, es sobre generar consciencia en nuestros pequeños sobre lo afortunados que son al poder disfrutar día a día de una comida saludable y nutritiva. Inculcar en ellos valores como la empatía y la gratitud ayudará a que tengan un buen desarrollo nutricional y un sentido humano en la sociedad.

Para esos niños que no tienen acceso a una comida completa y nutritiva, existen fundaciones y asociaciones dedicadas a ayudar a niños de escasos recursos a tener una alimentación balanceada, como Dibujando un mañana https://www.dibujando.org.mx/o Comer y Crecer https://www.comerycrecer.com.mx/, y así contribuir a que se desarrollen sanos y tengan un mejor futuro.

Para contribuir a esta gran causa, puedes unirte a la campaña de Kiwilimón “10 años cocinando contigo”, que tiene como objetivo mejorar la salud de muchos pequeños, a través de apoyo económico para el abastecimiento de insumos alimenticios.

Imagen cortesía de Gabriela Xochiteotzin Peña | Plenilunia


Avatar

Written by 

Periodista especializada en periodismo en salud.

Temas relacionados