Estudio informa de ventajas a largo plazo del trasplante simultáneo de hígado y riñón

Un estudio de los médicos de Mayo Clinic descubrió que el trasplante simultáneo de hígado y riñón pudieran ofrecer ventajas a largo plazo, comparado frente al trasplante de riñón solamente. El estudio titulado “Decreased Chronic Cellular and Antibody-Mediated Injury in the Kidney Following Simultaneous Liver-Kidney Transplantation 1 (“Menos lesión celular crónica mediada por anticuerpos en el riñón después del trasplante simultáneo de hígado y riñón”) se publicó en la revista Kidney International.

Investigadora observa una pantalla 3D
Si bien en investigaciones anteriores se demostró que es posible proteger contra el rechazo hiperagudo y agudo a los pacientes sometidos al trasplante combinado o simultáneo de hígado y riñón, el reciente estudio de Mayo Clinic es el primero en examinar los posibles efectos a largo plazo del trasplante simultáneo de hígado y riñón y del daño renal crónico.
Entre los pacientes con niveles altos y bajos de aloanticuerpos específicos contra el donante, el estudio demostró que quienes se sometieron a un trasplante simultáneo de hígado y riñón mostraron una incidencia menor de rechazo celular mediado por anticuerpos y de lesión crónica del riñón, además de mejor función general del riñón 5 años después del procedimiento.

El rechazo de un órgano trasplantado puede ocurrir luego de transcurridos unos minutos (rechazo hiperagudo), o también días o meses (agudo) después del trasplante. En otros casos, el riñón va sufriendo daños durante el transcurso de varios años, lo que puede conducir a una reducción de la función renal y potencialmente al rechazo del órgano trasplantado. Eso se conoce como lesión crónica del riñón. Si bien en investigaciones anteriores se demostró que es posible proteger contra el rechazo hiperagudo y agudo a los pacientes sometidos al trasplante combinado o simultáneo de hígado y riñón, el reciente estudio de Mayo Clinic es el primero en examinar los posibles efectos a largo plazo del trasplante simultáneo de hígado y riñón y del daño renal crónico.

Se sabe que un hígado sano puede reducir los niveles circulantes de aloanticuerpos específicos contra el donante capaces de conducir al rechazo del órgano trasplantado en los receptores de un trasplante de riñón. Los resultados del estudio indican que estas ventajas del hígado sano en el trasplante simultáneo de hígado y riñón pueden ser duraderas y que el hígado también es capaz de desempeñar una función protectora contra el rechazo”, explica el Dr. Timucin Taner, cirujano de trasplantes en Mayo Clinic.

Los médicos de Mayo Clinic estudiaron las biopsias renales de 68 receptores consecutivos de trasplantes de hígado y riñón, 14 de ellos con aloanticuerpos específicos contra el donante y 54 con nivel bajo o ninguno de aloanticuerpos específicos contra el donante. Esos resultados se compararon frente a las biopsias de pacientes sometidos a trasplante renal solamente, con una distribución comparable de niveles altos y bajos de aloanticuerpos específicos contra el donante.

Los factores estudiados incluyeron la supervivencia general y la del injerto o trasplante a los 5 años, la incidencia de rechazo agudo y de daño renal crónico, así como las medidas generales de la función renal. Los resultados indican que, entre los pacientes con aloanticuerpos específicos contra el donante, los que recibieron un trasplante simultáneo de hígado y riñón mostraban lo siguiente después de 5 años:

  • Tasa de rechazo agudo de 7,1%, comprado frente a 46.6% en pacientes similares sometidos a un trasplante de riñón solamente.
  • Ninguna lesión crónica del riñón relacionada con el trasplante, comparado frente a una incidencia de 53.6% de lesión crónica en los pacientes con trasplante de riñón solamente.
  • Estabilidad en el índice de filtrado gromerular (medida conocida por las siglas IFG que indica cuán bien funcionan los riñones), comparado frente a un descenso en el índice de filtrado glomerular de 44% en los pacientes con trasplante de riñón solamente.

El estudio es prometedor porque demuestra el poder de un aloinjerto hepático en buen funcionamiento para modular las respuestas inmunitarias del receptor e influir positivamente sobre los resultados a largo plazo del trasplante renal en los pacientes sometidos a trasplante simultáneo de hígado y riñón. Es necesario estudiar más para entender mejor hasta dónde llegan las ventajas más allá del trasplante y cómo repercuten las terapias de inmunosupresión sobre estos resultados”, explica el Dr. Taner.

Referencias

  1. Decreased chronic cellular and antibody-mediated injury in the kidney following simultaneous liver-kidney transplantation; Taner, Timucin et al. Kidney International , Volume 89 , Issue 4 , 909 – 917; DOI : http://dx.doi.org/10.1016/j.kint.2015.10.016 ; Disponible en el URL http://www.kidney-international.org/article/S0085-2538(15)00174-X/abstract
Imagen cortesía de realinemedia


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste