Necesario impulsar entornos alimentarios saludables con legislación alimentaria por el derecho al bienestar

Contar con política públicas que defiendan el derecho a una alimentación sana –en donde se incluya el tema de salud, alimentación, infancia, cultura y un medio ambiente sano- contribuirá de manera positiva a impactar a las futuras generaciones para reducir el incremento de la obesidad, así lo comentó el Dr. Boyd Swinburn, Co-Presidente de la Comisión Lancet, en la ponencia “La Sindemia Global de Obesidad, Desnutrición y Cambio Climático:Reporte de la Comisión Lancet” en la Academia Nacional de Medicina, bajo la coordinación del Centro de Investigación enNutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública.

Conferencia magistral ¿Cómo crear entornos alimentarios saludables?Impartida por el Dr. Boyd Swinburn#EntornosAlimentarios #EntornosSaludables

Posted by Centro de Investigación en Nutrición y Salud – CINyS, INSP. on Thursday, July 25, 2019

La obesidad es una pandemia que cada año aumenta en el país y en donde se han implementado diversas estrategias para su atención, por ello la insistencia de autoridades para hacer frente a este grave problema de salud pública.

El Dr. Boyd Swinburn explicó que muchos países han trabajado por combatir la desnutrición en todas sus formas, y ha ido en un lento descenso. Mientras que la obesidad va ascendiendo. Comentó que “cuando combinamos los problemas de nutrición, es notable que representan un 20% de las enfermedades y muertes prevenibles en el mundo. Es decir 1 de cada 5 muertes son provocadas por una mala dieta“. Los siguientes factores de riesgo son: presión arterial alta, tabaco, niveles altos de glucosa.

Al referirse a los medios obesogénicos explicó que son causados por los entornos alimentarios y estos son creados por el sistema alimentario qué promueven obesidad y malnutrición. Definió 4 entornos alimentarios:

  1. Físico, refiriéndose a lo que está disponible para comprar
  2. Económico, el costo de comprarlo
  3. Política, las reglas para comprarlo
  4. Ambiente sociocultural, es decir las actitudes y creencias acerca de la alimentación

Todos tenemos nuestras preferencias, gustos y genética que al combinarse con el entorno alimentario que conforman nuestra dieta. Pero quién controla el entorno alimentario, es la industria alimentaria.

Uno de los grandes problemas es que la industria tiene un gran impacto en lo que el gobierno hace, es una batalla. La implementación es “parchada” constantemente para implementar estas políticas correctamente teniendo 3 elementos que lo obstaculizan para lograr una solución:

  1. La industria alimentaria en ocasiones se opone.
  2. Los gobiernos no quieren regular puede ser por: debilidad; corrupción; conflictos de interés.
  3. Falta de una demanda pública por políticas. Este consideró es el gigante dormido, y es el que necesitamos despertar para demandar políticas.

Expuso cuando se trata de combatir regulaciones las tácticas que utiliza la industria alimentaria para evitar la regulación son las mismas o semejantes a lo que hace la industria del tabaco, el alcohol e incluso algunas de la industria petrolera.

Al referirse de la responsabilidad y monitoreo quién va a ser responsable para los cambios de estos entornos alimentarios y convertirlos en saludables.

Subrayó que existe una importante diferencia entre responsabilidad y rendición de cuentas. Por ejemplo cuando una empresa de alimentos dice que va a cambiar su formulación y no lo hace. No existe una consecuencia no existe un precio por no hacerlo. La responsabilidad es decir lo que vas a hacer.

Mientras que rendir cuentas es tener un compromiso, si no se realiza tendrá una consecuencia y alguien se asegurará de que esto se cumpla o de que sea recompensado por cumplirlo.

Para lograr un adecuado cumplimiento presentó un marco de trabajo para la rendición de cuentas para un sistema alimentario saludable. En donde en el centro se encuentra el compromiso de lo que se va hacer con 4 acciones:

  1. Tomar la rendición de cuentas, monitoreo
  2. Compartir la rendición de cuenta, con una divulgación del monitoreo
  3. Hacerse responsable y quizás sea lo más difícil hacer efectiva la consecuencia de no hacerlo.
  4. Responder a la rendición de cuentas.

Terminó su presentación convocando a unirse a en la “batalla” por la demanda pública de políticas alimentarias y el cumplimiento de los compromisos.

Las conclusiones a las que llega el estudio de la Comisión Lancet de Obesidad es que para hacer frente a la obesidad, se debe poner especial atención en los sistemas comunes que impulsan la obesidad, la desnutrición y el cambio climático, 3 factores que se conocen como la “Sindemia Global” por la estrecha relación que mantienen uno con otro.

La Comisión Lancet propone contar con políticas públicas que verdaderamente defiendan los derechos de la población hacia una vida saludablederecho a la salud, derecho a la alimentación, derechos de los niños, derechos culturales, y derecho a un ambiente saludable-, haciendo especial énfasis en las futuras generaciones.

Así también, instó a los gobiernos a tomar acción a nivel internacional, nacional y local sobre el sistema alimentario, donde se incluye analizar el uso de la tierra, ya que por ejemplo se sabe que la agricultura y el aumento en el consumo de carne, ha impacto en la emisión de gases de efecto invernadero, así como el sistema de transporte para reducir el sedentarismo. Al intervenir en estos problemas, se puede reducir la contaminación y mejorar la calidad de aire, aumentar el transporte activo así como caminar y usar bicicleta, contribuyen a reducir las tasas de obesidad.

Al terminar su presentación explico que sabemos que hacer, pero el problema en la implementación se encuentra en el fortalecimiento de un sistema de rendición de cuentas que permita lograr mayores acciones. Con un fortalecimiento de sistemas de monitoreo endémica global se ofrece una nueva forma de pensar acerca de obesidad, la malnutrición combinados con el cambio climático.

Por su parte Alejandro Calvillo, representante de la Sociedad Civil comentó que una las acciones que han sido efectivas en algunos países de Latinoamérica es el etiquetado frontal donde se indique qué cantidad de grasas y azúcares contienen los alimentos.

Concluyó en la necesidad del trabajo conjunto entre autoridades y sociedad civil para contar con medidas eficientes a favor de la salud de la población.

El evento contó con la presencia del Dr. Simón Barquera, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y contará con la participación del Dr. Juan Rivera Dommarco, Director General del INSP y del Maestro Alejandro Calvillo, Director del Poder del Consumidor A.C.

El evento fue apoyado por la División de Salud Metabólica de Ifa Celtics; empresa mexicana, que ha contribuido con la comunidad médica en el manejo serio de la obesidad a través de sus productos líderes y la educación médica continua. Siendo la empresa farmacéutica mexicana con mayor trayectoria en el tratamiento ético de la obesidad, enfermedad que requiere una respuesta integral y colaborativa.

Boyd Swinburn
El Dr. Boyd Swinburn, Co-Presidente de la Comisión Lancet, Co-Presidente de Política y Prevención de la Federación Mundial de Obesidad y profesor de Nutrición de la Población y Salud Global en la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, impartió el simposio académico “La Sindemia Global de Obesidad, Desnutrición y Cambio Climático: Reporte de la Comisión Lancet” el 23 de julio del 2019 en la Academia Nacional de Medicina, bajo la coordinación del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública.
Imagen cortesía de Academia Nacional de Medicina | México


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados