Preeclampsia, el riesgo en el embarazo

Seguramente has escuchado hablar acerca de las complicaciones que suelen presentarse durante los embarazos. Por ello, en esta ocasión hablaremos acerca de la hipertensión gestacional y preeclampsia que afecta a las mujeres embarazadas, y que provoca una cuarta parte de las muertes maternas.

 

Pareja sentada con una doctora
En casos severos, también se presentan dolores estomacales y abdominales punzantes, trastornos neurológicos, retención de orina, alteraciones de la visión acompañadas de fuertes dolores de cabeza, y rápido aumento de peso.

La preeclampsia es una complicación derivada de la hipertensión (presión arterial de 140/90mmHg) y se caracteriza por la presencia de hinchazón por retención de líquidos (edemas), proteínas en la orina, alteraciones de la visión y el funcionamiento anormal del hígado.

En casos severos, también se presentan dolores estomacales y abdominales punzantes, trastornos neurológicos, retención de orina, alteraciones de la visión acompañadas de fuertes dolores de cabeza, y rápido aumento de peso.

Se debe prestar atención a estos síntomas y asistir regularmente con el doctor de preferencia ya que la preeclampsia podría impedir el buen crecimiento del feto en el útero pues existe el riesgo de disminuir el líquido amniótico y generar desprendimientos prematuros de la placenta y en casos severos llegar a interrumpir el embarazo.

La aparición de la preeclampsia suele ocurrir en las últimas semanas de gestación, aunque también puede presentarse en menor proporción a partir del quinto mes. Además, puede observarse hasta las ocho semanas posteriores al parto, por lo que los controles médicos maternos, además de los del recién nacido, se vuelven fundamentales.

Las causas que originan la preeclampsia son desconocidas. Sin embargo, existen grupos de riesgo comunes de este síndrome como son las mujeres con antecedentes familiares de preeclampsia, los embarazos múltiples o primerizas; embarazos en la adolescencia o mujeres con una edad superior a los cuarenta años.

Debido a que las causas de la preeclampsia son desconocidas, aun no existe un tratamiento que la prevenga. Si el bebé no está totalmente desarrollado y se tiene preeclampsia leve, la enfermedad con frecuencia puede manejarse en casa hasta que el bebé tenga una buena probabilidad de sobrevivir después del parto.

El médico puede recomendar cambios en la rutina diaria y medidas higiénicas – dietéticas en la mujer embarazada: reposo, la posición de descanso acostándose sobre el lado izquierdo y sobre todo, mayor ingesta de agua y reducir el consumo de sal.

En algunos casos, el doctor puede recetar el medicamento para bajar la presión arterial. De acuerdo a las Guías Europeas en el manejo de la hipertensión gestacional, la Metildopa (como Aldomet de Aspen Labs) puede ser utilizada por médicos capacitados que indicarán valorando las dosis y vigilancia estrecha de la mujer y el feto.

El cuidado prenatal puede reducir drásticamente las complicaciones y las muertes por preeclampsia, por lo que si estás embarazada te recomendamos acudir regularmente con tu médico para que monitoree tu salud y la de tu bebé. Recuerda que una madre sana es sinónimo de un embarazo sano.

Imagen cortesía de realinemedia


Escrito por

Médico Especialista en Ginecología de la Clínica Vita Médica Tels.: 5564-1009 y 5398-7822

Etiquetas , , , , , ,

Temas relacionados