Senado de la República solicitó a Profeco poner en marcha acciones que promuevan y protejan abusos contra “impuesto rosa”

El denominado “impuesto rosa” o “pink tax” no es una práctica generalizada, pero se puede encontrar en algunos productos y servicios. Se trata de un sobreprecio final para las consumidoras y no un impuesto como tal, lo cual causa desventaja frente a los hombres.

Concepto de salarios desiguales y brecha de género entre hombre mujer
En México, las mujeres y niñas pagan hasta un 17% más por los mismos productos que los de niños y hombres, tal es el caso de: ropa; servicios y productos financieros; artículos de higiene personal en donde solo cambia el color de la etiqueta o el personaje de la marca.

De acuerdo con el estudio “Impuesto rosa: la utilidad no tiene color, elaborado por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) los productos dirigidos a mujeres son hasta 17% más caros en comparación con los de los hombres, en artículos de igual función. “A pesar de que dicha práctica no se encuentra extendida, no quiere decir que no exista”.

Por su parte, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros, (CONDUSEF) dio a conocer que también existe un sobre precio, en el ámbito de los servicios y productos financieros, específicamente en los seguros.

Por ello, el Senado de la República solicitó a la Profeco poner en marcha acciones que promuevan y protejan los derechos de las consumidoras ante las variaciones de los precios de productos dirigidos a mujeres y niñas.

Se trata de propiciar la equidad y seguridad jurídica en las relaciones entre proveedores y consumidores. Esto a través del fortalecimiento del consumo inteligente. Pues el margen de acción de la Procuradora aun es limitado, refiere el dictamen.

La Profeco no tiene facultades para sancionar el aumento de precios o el sobreprecio de productos y servicios por razón de género.

En el acuerdo, se señala que esta práctica no existe solamente en México, pues en países como Canadá, Estados Unidos y Colombia la diferencia puede llegar a ser hasta de un 43%.

En Canadá, la CBC News refirió que en 2016 y de acuerdo con un informe de la empresa Parse Hub las mujeres pagaron 43% más que los hombres por productos de cuidado personal.

Para las consumidoras de Colombia, se señala que en los productos para hombres y mujeres se tiene un sobreprecio en contra de ellas de entre 5 y 20% en comparación a los precios de productos para caballeros.

En 2015, el Departamento de Asuntos del Consumidor de Nueva York, Estados Unidos, estudió los precios de los productos vendidos a consumidores femeninos y masculinos. Encontró una diferencia de 13% más para productos de cuidado personal; y 8% más para ropa para adultos.

En tanto, se detectó:

  • 8% más para productos para el cuidado de la salud en el hogar adultos mayores
  • 7% más para juguetes y accesorios
  • 4% más para ropa de niños
Imagen cortesía de Elnur_


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste