Aceite de soya

aceite de soya, alimentación saludable, consumo de grasas, población, sufre obesidad, enfermedades concomitantes, hipertensión, grasas saturadas.
Consumo de grasas

Cuando la ciencia participa en el desarrollo de fórmulas que benefician no sólo a un producto en específico, sino que participa de beneficios al público consumidor, suceden cosas muy importantes a nivel social pero más cuando tienen que ver con la nutrición.

Esto en México es muy importante en el ámbito del consumo de grasas, debido a que gran parte la población sufre de obesidad y las enfermedades concomitantes asociadas a ella, como la diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial o dislipidemias, todas ellas desencadenantes de enfermedades coronarias, que es la principal causa de muertes en México.

Martek Biosciences Corporation, es una empresa que participa con Ragasa, la cual desde hace algunos años trajo a México su aceite comestible hecho a base de soya, a fin de competir en mejores condiciones en un mercado con muchas variantes, indujo una fórmula de omega-3 (DHA) en el aceite.

El aceite de soya es de los más seguros para freír o cocinar a altas temperaturas, debido a que la cadena molecular de éste no se rompe cuando se incrementa la fuerza calórica en su composición, lo que hace que su participación en la cocción no interactúe proporcionando más grasas saturadas en los alimentos.

El DHA es una fórmula creada por los científicos que dieron lugar a esta firma hace más de dos décadas, la cual aseguran que en la naturaleza del desarrollo humano, funciona para la conectividad de las neuronas en el cerebro durante la primera infancia y para el resto de la vida.

“Cuando encontramos el DHA de Martek como fuente confiable, entendíamos que debíamos trabajar con ellos en el desarrollo de nuestro aceite”, declaró Alejandro García, director comercial de Ragasa, que se ha dado a la tarea de introducir su producto bajo el lema de que ayuda al desarrollo del cerebro.

El DHA forma parte de los aceites grasos omega-3 conocidos entre las fuentes que proporcionan colesterol bueno (HDL), el cual beneficia en la prevención de enfermedades cardiacas, pero que al cuerpo se le dificulta producirlo a partir de los 40 años de edad, además de que no es suficiente en el tipo de dieta que comemos los mexicanos.

No es que en las cantidades de DHA que se utilicen con este aceite vaya a resultar suficiente para la dieta de los mexicanos, sin embargo, resulta muy importante que al momento de freír o de cocinar alimentos que requieren de largos periodos de cocción, se utilice aceite de soya, el cual al igual que los aceites de maíz y girasol son los más saludables cuando se trata de cocinar a altas temperaturas.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

, , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste