Día Mundial de la Justicia Social, 20 de febrero 2014. Nos enfrentamos a una crisis social, una crisis de justicia social

En este día que conmemoramos los principios de equidad y justicia social, es el momento adecuado para reflexión sobre la situación mundial, ya que como lo expone Guy RyderDirector General de la OIT enfrentamos una crisis social y una crisis de justicia. Por lo que es necesario, trabajar juntos en una recuperación socio económica mundial en beneficio de todos.

Dos manos saludandose pintadas con la tierra con un cielo azul en el fondo
Lograr una recuperación socioeconómica mundial real que beneficie a todos, y dotarse de una agenda de las Naciones Unidas para el desarrollo después de 2015 que contribuya a erradicar definitivamente la pobreza
El mensaje para este año del Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon es que “la diferencia entre los pobres y los más ricos alrededor del mundo es amplia y está creciendo… debemos hacer más para empoderar a los individuos con trabajos decentes, soportar a las personas con protecciones sociales y asegurarnos que las voces de los pobres y marginados sean escuchadas“.

De acuerdo a cifras de Naciones Unidas, se ha reducido al mitad el número de personas que viven en pobreza extrema, más de 2.1 mil millones de personas tienen acceso a mejores recurso de agua potable. Pero para alcanzar las metas 2015 propuestas de la declaración del milenio en septiembre del 2000, es necesario redoblar esfuerzos.

El Presidente de la Asamblea General del 68º período de sesiones de Naciones Unidas, John W. Ashe, declara que “nuestra visión no debe detenerse aqui. Debemos ver hacia adelante en moldear una agenda de desarrollo global sustentable que nos lleve más alla del 2015. Esa agenda debe tener como tema central la erradicación de la pobreza extrema y debe ser inclusiva de todos los actores, gobiernos y no gubernamentales, con las contribuciones del sector privado, así como de las comunidades académicas y científicas“.

Te recomendamos:  #QuédateEnCasa Ideas para acondicionar tu hogar para trabajar y cuidar a tu familia durante la contingencia de coronavirus Covid-19

Posteriormente agrega “tengo confianza que trabajando juntos, podemos crear una nueva agenda global centrándose en la justicia social y la erradicación de la pobreza. En los próximos años yo creo que podremos eliminar las disparidades que hasta ahora nos an prevenido de alcanzar nuestras aspiraciones comunes“.

Crisis social, una crisis de justicia social

El Director General de la Organización Internacional del Trabajo, Guy Ryder en su discurso para este día cuyo texto se encuentra a continuación en español y el vídeo en inglés al final de la nota, expone que “una generación de jóvenes se enfrenta a la perspectiva de un futuro más incierto y menos próspero que el que tuvo la generación anterior. La situación de muchos es tan desesperada que parece difícil que pueda empeorar.

Los responsables políticos difícilmente pueden pasar por alto esta realidad.

Incluso antes del estallido de la crisis financiera mundial en 2008, la mitad de la población mundial vivía con menos de 2 dólares al día, millones de personas eran víctimas de la hambruna y demasiadas personas no tenían ninguna expectativa de encontrar un trabajo decente.

Después de seis años de un crecimiento económico insuficiente y ante la falta de respuestas políticas, muchos millones de personas más se han quedado a la zaga, sin trabajo y desamparados ante el aumento de los precios de los alimentos y los servicios.

A consecuencia de ello, nos enfrentamos a una profunda crisis social, que también es una crisis de justicia social.

Preocupan profundamente las alarmantes – y crecientes – desigualdades en las economías avanzadas y en desarrollo. Actualmente, el uno por ciento de la población mundial acumula tanta riqueza como los 3 500 millones de personas más pobres del planeta.

¿Están los responsables políticos dispuestos a actuar?

Las medidas de protección social son elementos esenciales de la respuesta política. No en vano, los países con sistemas de seguridad social adecuados han logrado reducir el índice de pobreza en más de la mitad a través de las transferencias sociales y han registrado una disminución significativa de las desigualdades.

La protección social no es sólo un derecho humano, también es una apuesta por una política económica eficaz. La seguridad social da acceso a la atención médica, la educación y la alimentación.

Los sistemas de protección social bien diseñados son un apoyo para los ingresos y el consumo interno, forjan el capital humano e incrementan la productividad.

Desde 2008 también ha quedado patente que los países que cuentan con ese tipo de sistemas son capaces de responder con mayor rapidez y eficacia a la crisis.

Sin embargo, más del 76 por ciento de la población mundial sigue sin tener una cobertura adecuada de salud y protección social.

En la coyuntura actual, puede ocurrir que la ampliación o el mantenimiento de la protección social se reciban con escepticismo o se dejen en suspenso para tiempos futuros.

Ha llegado el momento de recordar a aquellos países que, históricamente, han sabido fraguar economías robustas y sociedades decentes, amparadas por un sistema de protección social. Más recientemente, países tan diversos como Brasil, Tailandia, China o Mozambique han desplegado considerables esfuerzos para que la protección social se integre en sus estrategias de desarrollo, demostrando que la viabilidad financiera no puede ser un pretexto para no actuar.

En 2009, la OIT y las Naciones Unidas pusieron en marcha la Iniciativa del Piso de Protección Social, por la que se defendía el establecimiento de niveles mínimos de protección social para todos. Posteriormente, en junio de 2012, la Conferencia Internacional del Trabajo adoptó la innovadora Recomendación sobre los pisos de protección social, 2012 (núm. 202), cuyas orientaciones son sumamente oportunas.

Frente a la crisis social – y de justicia social- instamos a los responsables de la elaboración de políticas a que persigan un mismo y ambicioso objetivo: lograr una recuperación socioeconómica mundial real, esto es, una recuperación que beneficie a todos, y dotarse de una agenda de las Naciones Unidas para el desarrollo después de 2015 que contribuya a erradicar definitivamente la pobreza”.

Finalmente concluye en su discurso que “en nuestras manos está la decisión de adoptar políticas fiscales y macroeconómicas que promuevan un crecimiento incluyente, que conlleve empleo decente y protección social, como condición indispensable para erigir los cimientos de la justicia social“.



Te recomendamos:  3,700 médicos especialistas se graduaron e ingresaron más de 5,500 nuevos residentes al IMSS


El Día Mundial de la Justicia Social fue proclamado en el año 2007 por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Sitios de interés




Lecturas recomendadas

Imagen cortesía de Minervastock | Luca Bertolli



Escrito por

Ser humano, desarrollador de software, escritor de temas de Ciencia y Tecnología ha sido columnista y colaborador en revistas nacionales de tecnología de información, en el periodico Excelsior asi como editor de software en esmas.com

Etiquetas , , , ,

Temas relacionados