La sequedad vaginal no es normal, ¿sabías que puedes prevenirla?

El 8 de agosto se conmemora el Día Internacional del Orgasmo Femenino y, como parte de la conmemoración, especialistas participaron en el seminario Hidratación vaginal, elemento clave para el placer sexual.

Mujer acostada en la cama
La sequedad vaginal no es normal, ¿sabías que puedes prevenirla?

Durante el encuentro, expertos destacaron la importancia del placer sexual como parte fundamental de una vida plena y pieza clave para el pleno desarrollo físico y emocional de las personas.

Sin embargo, comentaron que hay factores como la sequedad o atrofia vaginal, que puede interferir en el placer sexual de las mujeres, de los que deben estar informadas para que los identifiquen pero, sobre todo, los traten de forma adecuada.

La Dra. Eréndira Kunhardt Urquiza, Gineco – obstetra, con subespecialidad en urología ginecológica, explica que la sequedad y/o atrofia vaginal se presenta principalmente con la disminución de estrógenos y con ello la baja en la humedad vaginal, en la producción de colágeno y fibroblastos que proporcionan la tensión que la vagina necesita.

Los síntomas

Los síntomas más comunes que llegan a presentar son sensación de sequedad, ardor y comezón en el área vulvar y la vagina; aumento de la frecuencia urinaria, en ocasiones con ardor al orinar y sensación de que la vejiga no se vacía completamente; molestia en las relaciones sexuales que puede ser dolor en la penetración o dolor profundo durante el coito.

Asegura que el 65% de mujeres que manifiesta los síntomas no acuden con el especialista porque tienden a aguantarse y creer que es normal y aunque toda mujer en alguna etapa de la vida va a presentar sequedad y/o atrofia vaginal, sobre todo al llegar a la menopausia, deben atenderse porque este problema es evolutivo y progresivo, pero tratable.

Pero la sequedad o atrofia vaginal no solo se puede presentar en la etapa de la menopausia. Así lo refiere el Dr. Julio Morfin Martín, Gineco – obstetra, con subespecialidad en urología ginecológica, quien aclara que es una afección que también puede presentarse después del parto, durante la lactancia, por el uso de algunos métodos anticonceptivos hormonales, así como en mujeres que han recibido tratamiento para cáncer, sobre todo, para cáncer de mama o genital.

Añade que las molestias se van a incrementar en el área vulvar y vaginal con sequedad, la vagina perderá elasticidad y humedad haciéndose cada vez más corta y estrecha, generando molestias en las relaciones sexuales, pudiendo llegar a presentarse sangrado.

Es importante señalar que estás molestias se presentan en mujeres con y sin relaciones sexuales e interfieren en varias situaciones de su vida cotidiana, como al estar sentadas mucho tiempo, hacer ejercicio, etcétera, o por aumento de la frecuencia urinaria, incluso en las noches”, apunta el experto.

Por su parte la Dra. Kunhardt asegura que las mujeres, “así como se hidratan la piel de forma regular, deben hidratar la vagina, con lo que se pueden evitar los cambios y molestias por sequedad y/o atrofia.

Desde qué edad debemos hidratar la vagina

A partir de los 40 años es aconsejable hidratarnos la vagina para que haya humedad constante, al menos dos veces a la semana en días salteados, como parte de la prevención. Lo ideal es que sea con un hidratante”, afirma la especialista.

En cuanto a tratamiento, el Dr. Morfin Martín explica: “si la atrofia vaginal es principalmente por falta de hormonas, se debe atender el problema con sustitución hormonal. Sin embargo, hay algunas mujeres que no pueden usar hormonas, otras, muchas, que no las quieren usar e incluso médicos a quienes no les agrada prescribirlas”.

“En estos casos, contamos con la opción de usar hidratantes vaginales que alivian la mayoría de los síntomas y contribuyen a revertir los cambios provocados por la falta de hormonas y a regenerar la vagina afectada”.

Sexualidad a plenitud

El Día Internacional del Orgasmo Femenino es una oportunidad para visibilizar y hacer énfasis en la importancia del placer en las mujeres y los derechos sexuales de todas las personas, pero sobre todo de sentirlo y disfrutar de una buena vida sexual.

La Dra. Claudia Rampazzo, Médico, terapeuta familiar y de pareja, terapeuta sexual, describe el orgasmo como un reflejo placentero que forma parte de la respuesta sexual, con contracciones rítmicas e involuntarias que suelen durar de 0.8 a 15 segundos y que en el caso de la mujer está absolutamente desligado de la función reproductiva.

Estimulación del clítoris

Resalta que la estimulación del clítoris es probablemente la forma más fácil para que la mayoría de las mujeres experimenten un orgasmo.

Estudios indican que el 80% de las mujeres alcanzan el orgasmo por estimulación en el clítoris y el 20% restante por fricción intravaginal. Pero muchas de ellas experimentan anorgasmia, es decir, incapacidad para alcanzar un orgasmo, que puede ser causada por diversos factores físicos, psicológicos y de interacción de pareja, o bien estar asociada a otras disfunciones sexuales propias de la mujer o de su pareja.

La especialista considera que ciertas enfermedades crónicas como diabetes mellitus, neuropatías, vasculopatías, entre otras, además de condiciones fisiológicas como la lactancia y la menopausia, pueden entorpecer o inhibir la respuesta orgásmica.

El desconocimiento del propio cuerpo, la vergüenza por el placer, los prejuicios y los estímulos inadecuados también pueden causar ausencia de orgasmos.

Toda sensación genital desagradable o cruenta interfiere negativamente en el reflejo orgásmico, así como la atrofia vaginal que puede llegar a producir dolor y sangrado en la relación sexual, por lo que es necesaria la hidratación regular que mantenga la humedad y regenere la pared vaginal, evitando fricción y molestia durante el coito, así como la necesidad de utilizar lubricantes que por su composición pueden causar aún más molestias”, subrayó.

Señala que frecuentemente las mujeres tienen dificultades para obtener un orgasmo, porque les avergüenza buscarlo por su cuenta, con su pareja o platicarlo con el médico.

“El orgasmo femenino es un premio que nada tiene que ver con la reproductividad, podemos tener un orgasmo en la menopausia o, aunque se tenga 80 años”.

No permitas que el orgasmo sea un premio para el hombre, el orgasmo es de quien lo trabaja, no se debe responsabilizar al hombre o la mujer por obtenerlo”, menciona la Dra. Rampazzo. 

Finalmente, los especialistas están de acuerdo que las mujeres no deben ocultar los síntomas de sequedad y/o atrofia vaginal por pena o vergüenza. Recomiendan platicarlo con el médico para que se diagnostique y se trate de forma adecuada y sientan el placer de ser libre y disfrutar la relación sexual.

Imagen cortesía de londondeposit


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste