Para diarrea, primero el probiótico antes que el antibiótico

Los médicos deben probar con probióticos para tratar una diarrea por infección estomacal
Hay evidencias científicas sobre los beneficios de probióticos para tratar diarrea infecciosa.
CANCÚN, Quintana Roo.- Especialistas médicos destacaron el benéfico uso de probióticos como coadyuvante en el tratamiento de diarrea aguda, principalmente aquella que se ha provocado por el uso de antibióticos.

Precisaron que la administración de probióticos, como el llamado bacillus clausii, ayuda a acelerar la restauración de la flora intestinal bacteriana, disminuyendo el desequilibrio que ocurre durante una diarrea o en el curso de una terapia con antibióticos, contribuyendo al rápido restablecimiento y mejoramiento del paciente afectado.

En el marco de la Cumbre Sanofi 2014, el Dr. Francesco Franceschi, de la Catholic University of the Sacred Heart, Gemelli Hospital, con sede en Roma, Italia, mencionó que el médico debe estar actualizado sobre del tratamiento de las infecciones diarreicas porque en el mundo médico ya se sabe que es un error prescribir antibióticos cada vez que se presenta un cuadro infeccioso; incluso ciertas bacterias pueden ser atacadas con efectividad mediante los probióticos o lactobióticos.

El primer abordaje ante la diarrea no debe ser el antibiótico, sino los probióticos, cualquiera que sea la causa”, dijo el experto al señalar que una vez ya empezado el tratamiento con probióticos, entonces se puede ir a verificar mediante cultivos aislando la bacteria para saber de qué tipo de infección se trata. Pero invariablemente la terapia inicial debe ser probióticos porque es muy probable que con ellos el paciente responda bien, y ya no requiera otra cosa.

Sin embargo, hizo énfasis en que el médico debe tener presente el cuadro de cada paciente ya que para cada caso de diarrea puede existir una opción distinta de probióticos que pueden ser benéficos -porque hay varios tipos-, pero también pueden resultar contraproducentes para el paciente si es que no recibe el adecuado para el cuadro que presenta.

El Dr. Franceschi puso el ejemplo del probiótico bacillus clausii que, conforme se ha demostrado en algunos estudios científicos, ayuda a acelerar el mejoramiento de quien padece una enfermedad infecciosa restableciendo la fisiología de la microbiota. Al respecto el médico dijo que él está por publicar un estudio relacionado con el tema.

Dijo que existen diferentes maneras de rehidratar a un paciente con diarrea aguda dependiendo de su estado, entre ellos incluso simplemente la terapia oral de rehidratación para prevenir la deshidratación.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud,  la diarrea se clasifica en tres tipos clínicos:

  • Diarrea acuosa aguda, la cual dura horas o días, e incluye el cólera.
  • Diarrea sangrante aguda, la cual también se conoce como disentería, y se caracterizar por heces sangrantes.
  • Diarrea persistente, la cual llega a durar hasta 14 días o más.

De acuerdo con los estudios médicos, la diarrea es un síntoma común de infecciones generalmente causadas por organismos bacteriales, virales o parasitarios. 

Se caracteriza por el paso de tres o más heces blandas o líquidas por día, y generalmente es un síntoma de una infección en el tracto intestinal.

Conforme la información proporcionada, las  infecciones diarreicas se adquieren por lo general como resultado de una mala higiene o condiciones deficientes de saneamiento, principalmente a través de alimentos o agua contaminada, o a través del contacto directo de persona a persona.

Los reportes de la Organización Mundial de la Salud indican que las enfermedades diarreicas provocan la muerte a 760 mil niños menores de cinco años y se presentan aproximadamente 2,500 millones de casos cada año en este grupo de edad. 

Imágenes cortesía de alexraths y ligthsource


Avatar

Escrito por

Directora General de Plenilunia, autora de la columna Salud y Negocios en el periódico El Economista, colaboradora sobre temas de salud en ADN Opinión en TV Azteca.

, , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste