Avance en la identificación en sangre para ayudar a diagnosticar tempranamente la enfermedad de Parkinson

Una investigación se puso como objetivo el mejorar la detección temprana, particularmente en las personas que tienen una predisponían genética a la enfermedad de Parkinson (EP). La nueva prueba de sangre puede identificar con mayor precisión los identificadores en la sangre, o biomarcadores, para la EP, según el estudio “Low-Variance RNAs Identify Parkinson’s Disease Molecular Signature in Blood” publicado en la revista Movement Disorders.

tubo de ensayo con modelo de cadena de ADN
Mientras que los biomarcadores apresuran los diagnósticos ofreciendo medidas precisas de progresión de la enfermedad, actualmente no hay biomarcadores completamente validados para la Enfermedad de Parkinson
El estudio, realizado por investigadores en el Monte Sinaí y financiado por la Fundación Michael J. Fox para la Investigación del Parkinson, en donde se aplica un nuevo enfoque a la búsqueda de biomarcadores sanguíneos para los pacientes con y sin un factor de riesgo genético conocidos para la enfermedad de Parkinson. Este documento es el cuarto de una serie que reportan nuevas técnicas computacionales para mejorar la identificación de biomarcadores sanguíneos fiables.

Mientras que los biomarcadores apresuran los diagnósticos ofreciendo medidas precisas de progresión de la enfermedad, actualmente no hay biomarcadores completamente validados para la EP. Como podría ser el nivel de colesterol malo en el caso de las enfermedades del corazón.

El estudio de Mount Sinai analizó la sangre de los cuatro grupos de ratones con material genético (por ejemplo, ácidos ribonucleicos o ARN) predichos por los investigadores para formar parte de una firma EP. Los investigadores también examinaron la sangre de un grupo de pacientes judíos Ashkenazi que viven con el EP, así como un grupo separado de control de personas sanas. Aproximadamente la mitad de los sujetos humanos – tanto de los pacientes con EP sintomáticos y controles sanos – tiene pequeños cambios en sus llamados mutaciones del código del ADN, en un gen conocido para aumentar la probabilidad de desarrollar la enfermedad de Parkinson: quinasa 2 de repetición rica en leucina, o LRRK2 (Leucine-rich repeat kinase 2). Sólo un 2% de los pacientes de Parkinson tienen esta mutación genética, y muchos portadores de la mutación LRRK2 son de la población judía Asquenazí. Las otras muestras estudiadas procedían de personas sin la mutación, la mitad de los cuales tenían EP clínica.

Después de comparar el ratón y muestras de sangre humana, los investigadores identificaron las “firmas” de ARN que se pueden medir en muestras de sangre que se correlacionan con las mutaciones que causan enfermedades en el gen LRRK2 en pacientes con EP.

Aunque las mutaciones LRRK2 contribuyen en un pequeño porcentaje al riesgo de EP de los pacientes, los investigadores creen que las vías relacionadas también juegan un papel en los casos más comunes, no heredados de la EP. Estudiarlas puede acelerar el progreso hacia los tratamientos que beneficiarían a todas las personas con la enfermedad, no sólo aquellos con mutaciones genéticas.

Esta es la primera vez que hemos estudiado en modelos animales y muestras clínicas, y se utilizarón para observar los patrones de expresión de ARN de biomarcadores en la EP,” dijo Stuart Sealfon, MD, Presidente y Profesor Glickenhaus del Departamento de Neurología, Mount Sinai Health System y autor principal del estudio. “Nuestro otro objetivo es utilizar este enfoque para identificar los subtipos de la enfermedad por lo que el tratamiento se puede apuntar con mayor precisión y, además, incorpora con los ensayos clínicos que faciliten la capacidad de identificar nuevos agentes modificadores terapéuticos y enfermedades“.

La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno del movimiento crónica y progresiva que afecta a casi un millón de personas en los Estados Unidos. EP implica el mal funcionamiento y la muerte de las células nerviosas vitales en el cerebro, llamadas neuronas. Algunas de estas neuronas moribundas producen dopamina, una sustancia química que envía mensajes a la parte del cerebro que controla el movimiento y la coordinación. A medida que progresa EP, disminuye la cantidad de dopamina producida en el cerebro, dejando una persona incapaz de controlar sus movimientos normalmente. La causa de la enfermedad de Parkinson es desconocida y no existe actualmente ninguna cura.

El objetivo de esta investigación es mejorar la detección temprana de la enfermedad, especialmente en las personas que están llevando a una mutación genética que predispone,” dijo el Dr. Sealfon. “Si usted puede mejorar su capacidad de diagnosticar la enfermedad más específicamente e identificar nuevos subtipos, esto puede ayudar a superar el obstáculo en el desarrollo de nuevos tratamientos para la enfermedad de Parkinson y otras enfermedades del cerebro. El siguiente paso es replicar este enfoque en una muestra más amplia, en la que realizar un seguimiento de los pacientes longitudinalmente y ver cómo los perfiles están cambiando con el tiempo“.

Referencias

  1. Chikina, M. D., Gerald, C. P., Li, X., Ge, Y., Pincas, H., Nair, V. D., Wong, A. K., Krishnan, A., Troyanskaya, O. G., Raymond, D., Saunders-Pullman, R., Bressman, S. B., Yue, Z. and Sealfon, S. C. (2015), Low-Variance RNAs Identify Parkinson’s Disease Molecular Signature in Blood. Mov. Disord.. doi: 10.1002/mds.26205 http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/mds.26205/
Imagen cortesía de JohanSwanepoel


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste