Datos que debes conocer del cerebro y el deseo

 

Los instintos sexuales, el placer, las emociones afectivas, la personalidad y la conducta, tienen su origen en la parte más primitiva en términos de evolución del cerebro humano, denominado Sistema Límbico, afirmó el doctor Luis Delgado Reyes, durante la Sesión General del Hospital Juárez de México.

Enfermera sosteniendo letrero con ilustración de un cerebro
El sistema nervioso central tiene 15 mil neuronas
Dicho Sistema Límbico tiene que ver con la memoria, atención, instintos sexuales, emociones, personalidad y la conducta, dijo en el Auditorio “Doctor Manuel Velasco Suárez, en donde presentó la conferencia “El Cerebro y el Deseo.

Expuso que las 15 mil neuronas de nuestro sistema nervioso central, son el patrimonio intelectual del ser humano y representan el principal mecanismo de información en el cuerpo, para satisfacer las necesidades más elementales del organismo. Por ello, debe decirse que el ser humano es dueño y responsable de su estado emocional, dijo.

Ante la comunidad médica del hospital, Jefes de División, de Servicio y residentes, señaló que en el sistema límbico se encuentran las reacciones a los instintos para la preservación de la especie, alimenticios y defensivos, que son actos innatos e intencionales, recalcó.

Habló también de los sistemas de recompensa del cerebro, que permiten al individuo desarrollar conductas aprendidas, que responden a hechos placenteros o de desagrado.

De esta manera, explicó que el placer no es felicidad, sino garantía de supervivencia como especie. Por ello somos capaces de repetir situaciones que asociamos con un intenso placer. “Si nuestro cerebro las codificó como garantía de supervivencia, las seguiremos repitiendo. Asimismo, se irán formando una suerte de bancos de memoria de placer que se relacionarán con conductas de acercamiento a aquello que favorece nuestra supervivencia y placer”, dijo.

Al abundar sobre dicho sistema de recompensa, advirtió también sobre los riesgos de caer en problemas de adicción al alcohol, drogas o tabaquismo, que como en el caso de la mariguana, provocan deterioro de la memoria a corto plazo, por lo que es difícil de aprender y retener información, afectan la coordinación motora, lo que interfiere con las habilidades de conducción y aumenta el riesgo de lesiones.

Señaló que el consumo de estas sustancias provocan el juicio alterado, aumentando el riesgo de comportamientos que facilitan el contagio de enfermedades de transmisión sexual, así como paranoia y psicosis.

De esta manera, concluyó, puede verse cómo los comportamientos para la existencia del hombre están controlados por el circuito de Deseo – acción – satisfacción.

Imagen cortesía de monkeybusiness


Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

Etiquetas , , , , , , , , , ,

Temas relacionados