La epilepsia ya es altamente controlable con los nuevos tratamientos, señaló la Dra. Leticia Munive Báez

“La epilepsia es uno de los padecimientos de los que se habla desde hace muchas décadas. Afortunadamente en México tenemos un gran avance, prácticamente podemos considerar que estamos en punta de lanza como en otros países de primer mundo”.

Dra. Leticia Munive Báez, neuróloga pediatra experta en epilepsia.
Dra. Leticia Munive Báez, neuróloga pediatra experta en epilepsia.
Así lo dio a conocer la Neuróloga pediatra Leticia Munive Báez en conferencia por el Día Mundial de la Epilepsia, quien resaltó que esta enfermedad, aunque es cotidiana, sigue siendo un grave problema de salud pública, pero se puede hablar de tratamientos que antes sólo se conocían de manera teórica.

Señaló que cualquier persona podría convulsionar alguna vez en su vida y que los niños menores de cinco años pueden presentar una crisis convulsiva aislada; sin embargo eso no los hace epilépticos.

Para hablar de epilepsia, los eventos tienen que ser en forma repetitiva. El padecimiento hace que se tengan alteraciones crónicas en donde el cerebro produce sustancias (neurotransmisores) que entran y salen de la célula. El que no se tenga una retención adecuada de estas sustancias va a hacer que la actividad cerebral se modifique y se manifieste como descargas eléctricas”, explicó.

Las descargas continuas y crónicas serán las que definan la epilepsia, informó la especialista; además destacó que existen varios tipos, como las convulsiones caracterizadas por movimientos incontrolables, otras en las cuales las personas sufren ausencias (se quedan viendo un punto fijo), hay algunos pacientes que tienen cambios súbitos de conducta y otros que presentan alucinaciones visuales u olfativas.

Mencionó que hablar de epilepsia significa hablar de una enfermedad crónica que necesita tratamiento y especificó que cualquier niño sano antes de los 5 años de edad puede convulsionar hasta en un 5%; el riesgo acumulado hasta los 70 años es de un 10%; además, aproximadamente entre el 0.8% al 1.5% de cada 100 mil habitantes pueden padecer epilepsia; es decir, entre 30 y 50 personas por cada 100 mil habitantes.

La neuróloga, quien también es la Presidenta de la Sociedad Mexicana de Neurología Pediátrica compartió que si no se da un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado el paciente puede perder habilidades motoras, de lenguaje y de aprendizaje; ya que es muy importante, independientemente de la edad de inicio, hacer diagnósticos adecuados para seleccionar el mejor tratamiento.

También subrayó que a lo largo de la historia ha existido una gran variedad de fármacos y todos tienen un alto porcentaje de efectividad. “La mayoría de los pacientes pueden controlarse con un medicamento, pero existen veces en las cuales se necesitan dos o más. Desafortunadamente existen epilepsias fármaco resistentes, son epilepsias de muy difícil control, las cuales tendrán que ser atendidas por tratamientos especiales”.

En esos tratamientos especiales se tienen opciones de tratamiento como:

  • Dieta cetogénica: Es una dieta calculada, especial para cada paciente.
  • Glamaglobulina endovenosa: Para epilepsias de origen neurológico.
  • Tratamiento quirúrgico:
    • Cortisectomía: Resecan una porción mínima de la parte cerebral donde se genera la alteración.
    • Estimulador del nervio vago.

El tratamiento de estimulación del nervio vago tiene un enfoque único, desarrollado específicamente para las personas con epilepsia de difícil control. Más de 65 mil personas en el mundo han elegido esta terapia para ayudar a controlar las crisis sin efectos secundarios asociados a los medicamentos como:

  •  depresión
  • mareos
  • confusión
  • cambios de peso
  • cansancio
  • y problemas para dormir

Este tratamiento consiste en un dispositivo similar a un marcapasos y un cable delgado y flexible que envía impulsos eléctricos leves al nervio vago izquierdo, que se encuentra en el cuello, el cual a su vez envía estos impulsos al cerebro para ayudar a controlar la crisis.

La Terapia de Estimulación al nervio vago mejora el control de las crisis epilépticas, así como las capacidades verbales, memoria, estado de ánimo y capacidad de reacción; disminuye el riesgo de estados epilépticos, accidentes, traumatismos craneoencefálicos, visitas a urgencias y hospitalizaciones.

La Dra. Leticia Munive Báez señaló que lo más importante es que el paciente epiléptico reciba un diagnóstico oportuno y se otorgue a los familiares información amplia y confiable; ya que todos los pacientes con epilepsia tienen derecho a recibir atención médica y conocer las diferentes alternativas de tratamiento a las que pueden acceder.

“El paciente debe ser parte de la selección de su tratamiento, y si éste no puede tomar parte de la decisión, los padres deben tomar las decisiones para la aplicación del medicamento o tratamiento especial. Tenemos que luchar para que los pacientes epilépticos sean integrados socialmente y no sufran discriminación; ya que mientras mejor se informe y los pacientes pierdan miedo, más fácil será que se acerquen a los sistemas de salud para recibir una atención adecuada”, concluyó.

Sitios de interés

Imagen cortesía de Plenilunia | Elisa Guzmán


Avatar

Escrito por

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste