¡Ay! mis huesitos

perder cierta cantidad de hueso,Guía de la Clínica Mayo sobre Osteoporosis, pérdida ósea,estructura interna del hueso se debilita, Instituto Mexicano del Seguro social, prevención, educación para la salud,
[/media-credit] Estructura del hueso
Hace años se creía que la osteoporosis era un efecto natural de envejecer, así como la aparición de las canas, hoy se sabe que no es así. Conforme envejecemos es normal perder cierta cantidad de hueso. La pérdida normal varía entre 0.4 y 1.8 % de hueso cada año a partir de los 30 ó 35 años. Cuando somos jóvenes hay un equilibrio entre la pérdida y la formación ósea, con los años este proceso se desequilibra, la pérdida se acelera y la formación de hueso disminuye.

Hay dos factores determinantes para esta pérdida ósea, uno es la edad, conforme avanzan los años la estructura interna del hueso se debilita y la corteza externa se hace más delgada. Y el otro, es la menopausia, aquí sucede que al disminuir el nivel de estrógenos, el hueso comienza a debilitarse, ya que necesita de éste último para su buen estado. Esta pérdida de estrógenos es paulatina, se estima que inicia unos tres años antes del último ciclo menstrual, y continua hasta cinco años después. Si llegamos a esta etapa con una densidad ósea disminuida o si perdemos hueso rápidamente después de dicha etapa es muy probable que desarrollemos osteoporosis.

En muchas ocasiones nos damos cuenta que tenemos esta enfermedad cuando ocurre una caída que por insignificante que parezca, produce una fractura. Las fracturas es una de las consecuencias más graves de padecerla, si bien pueden ocurrir en cualquier hueso, lo más común es que sean la columna y la cadera los más afectados, debido a que soportan al cuerpo. La columna puede fracturarse sin que haya una caída, ésta sufre un desgaste diario y puede dar lugar a una fractura por compresión. También pueden ocurrir en la muñeca, aunque en menor cantidad, así como en los huesos del antebrazo y la pierna.

Según información del Instituto Mexicano del Seguro Social existen ciertos factores de riesgo que pueden acelerar la aparición de la enfermedad:

  • Herencia (casos de osteoporosis en la familia)
  • Cuerpo delgado y estructura ósea pequeña
  • Piel clara (raza blanca o asiática)
  • Uso de esteroides orales
  • Problemas de la tiroides
  • Falta de calcio por una dieta pobre en derivados lácteos (leche, yogur, queso)
  • Hábitos de vida poco saludables (tabaquismo, alcoholismo, sedentarismo, exceso en el consumo de bebidas que contengan cafeína)
  • Menopausia precoz

La buena nueva es que sí hay forma de prevenir la osteoporosis, pero una adecuada prevención debe iniciar en la juventud. Nuestro estilo de vida, como en la mayoría de las enfermedades, es un factor que puede ser determinante. La realización de alguna actividad física ayuda a nuestro organismo a una adecuada fijación del calcio en los huesos, además ayuda a desacelerar la pérdida ósea. Es importante que durante los primeros 25 años de vida se practique algún deporte ya que esto ayudará a incrementar las reservas de calcio en los huesos que en la edad adulta será necesario.

También, debemos consumir alimentos ricos en calcio durante toda la vida, y en especial durante y después de la menopausia. Todos los derivados de la leche como yogurt, quesos, deben formar parte de la dieta diaria de la mujer. Este mineral también lo obtenemos al consumir cereales; cítricos como naranja y mandarina; frutas secas como almendras y avellanas; verduras como el brócoli, espinacas, col; leguminosas como frijol y lentejas; productos de origen animal como sardina, anchoas, ostras.

Los especialistas recomiendan un consumo diario de 800 a 1,000 miligramos cada día de calcio a partir de los 21 años. Mujeres embarazadas y posmenopáusicas hasta 1,200 miligramos. Para llegar a cumplir con el requerimiento diario podemos consumir:

  • Una taza de leche, equivale a 240 mg.
  • 50 gramos de queso semiduro, equivale a 410 mg.
  • Un yogurt, equivale a 260 mg.

Mujeres embarazadas deberán consultar con su médico sobre la recomendación diaria del consumo de calcio.

Por medio de la densitometría ósea se puede diagnosticar la osteoporosis. Platica con tu médico sobre la edad adecuada para iniciar con esta prueba de diagnóstico y otras medidas que puedes adoptar para darle la vuelta a la osteoporosis.

Con información de:

  1. Guía de la Clínica Mayo sobre Osteoporosis”, 2003.
  2. México Sano”, abril de 2009. De la Secretaría de Salud.
  3. Comunicados No. 301 y 3027-10-08, del Instituto Mexicano del Seguro Social.
Imagen cortesía de Depositphotos


Avatar

Escrito por

, , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste