Deja de sufrir por el reflujo

reflujo gastroesofágico (ERGE),cicatrización lesiones,esofagitis, enfermedad por reflujo,proceso endoscópico, producción ácida,  tos crónica, faringitis crónica, disfonía, ronquera, sinusitis, asma, taquicardia,   aparición úlceras en el esófago,
Cuidado de la salud

El cuerpo humano es una cajita de monerías, los médicos no terminan de entender todo lo que sucede alrededor de él. Pero tú que eres dueña de tu cuerpo puedes estar atenta de lo que le sucede y, sobre todo, conocerlo, cuidarlo y consentirlo.

Una de las enfermedades más frecuentes en México es el reflujo gastroesofágico (ERGE), el cual puede ocasionar una esofagitis, padecimiento que se caracteriza por daño en la mucosa del esófago, señaló el Dr. Julio César Soto Pérez, Jefe de la Clínica de Fisiología Digestiva del Hospital Ángeles Metropolitano.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) se presenta cuando el contenido del estómago se regresa hacia el esófago con presencia de agruras, reflujo ácido y alimentos. El síntoma más común de este padecimiento, es la inflamación a nivel de la mucosa esofágica, a lo que se le denomina esofagitis, señaló el Dr. Soto Pérez.

También añadió, que la esofagitis no es un síntoma sino un diagnóstico basado en el daño de la mucosa del esófago, así mismo, resaltó que es importante acudir al médico en cuanto se tengan los primeros síntomas, ya que como en toda enfermedad, el tratamiento oportuno es muy importante para evitar complicaciones tales como la aparición úlceras en el esófago, las cuales pueden presentar hemorragia o en casos muy extremos perforación.

Los expertos señalan que además la cicatrización de estas lesiones puede disminuir el calibre normal del esófago y de esta forma impedir el paso del alimentos al estómago. Es importante que cuides tu alimentación, evita ingerir alimentos que irriten a tu esófago como: café, picante, refrescos, limón, el tabaco, alimentos con harinas y ricos en azucares. Al igual que tener una hora establecida en los alimentos y por ningún motivo omitir alguno.

Si el paciente presenta esofagitis, es de gran relevancia que se realice un estudio endoscópico, el cual ayudará a valorar la presencia de erosiones en la mucosa esofágica, y de esta manera determinará que subtipo de esofagitis existe.

Una vez diagnosticada la esofagitis se debe de tener en cuenta, que esta lesión mucosa puede encontrase como parte de la ERGE. De esta manera, sabrás que la esofagitis es una complicación de la enfermedad por reflujo. Esta enfermedad puede provocar pérdida de peso en el paciente, cuando se tiene por largo tiempo y el esófago tendrá que ser rehabilitado con un proceso endoscópico secuencial para mejorar dicha situación.

Existen también algunas manifestaciones extra esofágicas como pueden ser tos crónica, faringitis crónica, disfonía, ronquera, sinusitis, asma, taquicardia, caries, entre otras. Estos síntomas son más comunes en la variedad no erosiva y harán sospechar al médico de que el paciente tiene datos de reflujo.

Respecto a los tratamientos que hay para la enfermedad por reflujo y la esofagitis, el Dr. Julio César Soto, comenta que en el mercado existen diferentes grupos de medicamentos, que tiene como finalidad disminuir la producción del ácido, los cuales se clasifican en relación a su mecanismo de acción, siendo los más importantes los inhibidores de la bomba de protones (IBP’s), los cuales logran bloquear hasta el 90 por ciento de la producción ácida, y actúan dentro de la célula parietal, bloqueando las bombas de protones activadas para la secreción de ácido.

Es importante cuidar tu salud, come a tus horas. Recuerda que tener una buena alimentación o llevar una dieta no quiere decir que vas a dejar de desayunar, o dejar de hacer cualquier alimento del día, con el simple hecho de que evites comidas y ciertos alimentos que alteran el buen funcionamiento de tu organismo, si cuidas tu alimentación estarás previniendo las enfermedades por reflujo gastroesofágico

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

, , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste