Infecciones de hepatitis y VIH en pacientes con cáncer ¿se diagnostican oportunamente?

Un estudio realizado en Estados Unidos se dio a la tarea de conocer la prevalencia del virus de la hepatitis B, el virus de la hepatitis C y la infección por VIH en pacientes con cáncer recién diagnosticado. Los resultados muestran una tasa alarmantemente alta de hepatitis B, y C aguda no diagnosticada. 

Pruebas de sangre
Las hepatitis B y C son infecciones virales graves pero tratables que los pacientes con cáncer deben saber que tienen: Debido a que estos virus pueden causar complicaciones potencialmente mortales cuando se usan ciertos tratamientos para el cáncer.
Investigadores de la SWOG Cancer Research Network (Red de Investigación del Cáncer SWOG), un grupo internacional de ensayos clínicos sobre el cáncer financiado por el National Cancer Institute (NCI, Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos), que forma parte de los National Institutes of Health (Institutos Nacionales de la Salud de los Estados Unidos), realizaron el estudio, cuyos resultados se publicaron este 17 de enero de 2018 en JAMA Oncology  1. El equipo de SWOG descubrió que una parte importante de los pacientes de cáncer recién diagnosticados con hepatitis B o C no eran conscientes de su infección viral. Muchos no tenían factores de riesgo identificables para estas infecciones, como el uso de drogas inyectables.

El Dr. Scott Ramsey es co-presidente del comité de atención de cáncer de SWOG Cancer Research Network, y autor principal de un nuevo estudio que muestra altas tasas de hepatitis B y C no diagnosticadas entre los pacientes con cáncer.
El Dr. Scott Ramsey es co-presidente del comité de atención de cáncer de SWOG Cancer Research Network, y autor principal de un nuevo estudio que muestra altas tasas de hepatitis B y C no diagnosticadas entre los pacientes con cáncer.
Los hallazgos sugieren que la detección universal de hepatitis B o C puede estar justificada en las clínicas comunitarias de cáncer, un movimiento que permitiría a los médicos ayudar a los pacientes a evitar la insuficiencia hepática, la enfermedad renal u otras complicaciones de la hepatitis. Las pruebas universales también ayudarían a los equipos de atención médica a tomar decisiones más informadas sobre los tratamientos contra el cáncer, incluso evitar aquellos que pueden hacer que los virus de la hepatitis se reactiven y se propaguen, lo que hace que los pacientes de cáncer estén aún más enfermos. Existe cierta evidencia de que las terapias anti-CD20, como el medicamento rituximab, así como el trasplante de células hematopoyéticas, ambos tratamientos para los linfomas y las leucemias, pueden hacer que algunos virus que causan infecciones se reactiven y se multipliquen.

Como paciente de cáncer o médico, me gustaría saber los resultados de una prueba de detección de hepatitis“, dijo Scott Ramsey, MD, PhD, investigador de SWOG y director del Hutchinson Institute for Cancer Outcomes Research (HICOR, Instituto Hutchinson para la Investigación de Resultados de Cáncer) en el Fred Hutchinson Cancer Research Center (Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson). “La presencia de una infección potencialmente mortal podría guiar la atención de maneras muy importantes. En medicina, siempre es mejor contar con más conocimiento “.

El estudio SWOG, conocido como S1204, es notable por su tamaño y su muestra diversa de pacientes.

Entre 2013 y 2017, se inscribieron 3,051 pacientes elegibles y se les realizó un sencillo análisis de sangre que verificaba la presencia del virus del VIH, así como la presencia del virus de la hepatitis B y el virus de la hepatitis C. Los pacientes vivían tanto en áreas rurales como urbanas, fueron atendidos en 18 hospitales académicos y comunitarios diferentes en todo el condado, desde Montana hasta Massachusetts. La edad media fue de 60.6 años y el 60% de los participantes eran mujeres. La inscripción de minorías era alta; Del total de pacientes inscritos, el 18% eran latinos y el 18% eran afroamericanos. Los tipos más comunes de participantes en el estudio del cáncer fueron tratados por seno, sangre, médula ósea, colorrectal y pulmón.

El estudio S1204 también es notable por sus resultados. A pesar de las diferentes guías de práctica oncológica sobre detección viral para pacientes con cáncer, existe muy poca evidencia para basar esas guías. Ramsey y su equipo intentaron informar el debate sobre las pruebas de detección universales en la comunidad del cáncer al comprender cómo el VIH y la hepatitis prevalecen entre los pacientes recién diagnosticados.

Esto es lo que encontraron:

  • El 6.5% de los pacientes tuvieron hepatitis B en el pasado, el 0.6% tenía hepatitis B crónica, el 2.4% tenía hepatitis C y el 1.1% tenía tasas de infección por VIH similares a las encontradas en la población general de los Estados Unidos.
  • Es importante destacar que una proporción sustancial de pacientes con infecciones de hepatitis B pasadas (87.3%) y crónicas (42.1%) no se diagnosticaron antes de la selección del estudio, así como una gran proporción de personas con infecciones de hepatitis C (31%).
  • No existe evidencia de un gran número de infecciones por VIH no diagnosticadas, aunque el estudio diagnosticó a un 5,9% de las personas con VIH.

Muchos pacientes no tenían factores de riesgo para sus infecciones virales: 27.4% de las hepatitis B pasadas, 21.1% de los pacientes con hepatitis B crónica, 32.4% con hepatitis C y 20.6% con VIH.

Si bien nuestros resultados no sugieren que la detección universal del VIH sea necesaria para los pacientes con cáncer, brindan nueva evidencia para informar a una discusión en la comunidad oncológica sobre si deberíamos requerir pruebas de detección de hepatitis“, dijo Ramsey. “La detección puede ser especialmente importante ahora que hemos ingresado a la era de las inmunoterapias para el cáncer, tratamientos que pueden afectar los sistemas inmunitarios de los pacientes con cáncer y alterar el curso de sus infecciones virales. Si bien no sabemos mucho sobre el impacto de las inmunoterapias en los pacientes con cáncer y hepatitis y otras infecciones virales, los oncólogos deben saber lo más posible sobre la salud general de las personas que tratan“.

Joseph Unger, PhD, un especialista en bioestadística de SWOG que también trabaja en Fred Hutch, dijo que la detección universal de la hepatitis es un debate importante para la atención del cáncer y la comunidad de investigación en la que se debe participar, especialmente dada la gran proporción de casos de hepatitis que el S1204 mostró sin diagnosticar.

Desde una perspectiva de salud pública, la hepatitis B crónica y la hepatitis C son un desafío importante, ya que estas infecciones afectan a millones de estadounidenses, incluidos muchos pacientes con cáncer“, dijo Unger. “Las pruebas de detección de pacientes con cáncer para estas enfermedades podrían detectar muchos casos no diagnosticados y ayudar a modificar la atención del cáncer para mejorar los resultados“.

Actualmente, Ramsey está analizando los resultados de un estudio SWOG separado que determinaría si las pruebas de detección de hepatitis universal y VIH en pacientes con cáncer serían rentables. Mientras que los análisis de sangre para infecciones virales son bastante baratos, los que se usaron en S1204 no costaron más de US$80 para procesar en un laboratorio y estaban cubiertos en gran parte por el seguro, se estimó que más de 1.7 millones de estadounidenses fueron diagnosticados con cáncer en 2018. Eso serían muchas pruebas – y mucho dinero. Los resultados del estudio de rentabilidad se publicarán más adelante este año.

El estudio recibió financiamiento de los National Institutes of Health. El Dr. Unger reporta financiamiento del los National Institutes of Health; Dr. Loomba reporta finaciamiento de Adheron, Arora, Bristol-Myers Squibb, Daiichi-Sankyo Inc, Galectin, Galmed, General Electric, Genfit, Gilead, Immuron, Intercept, Kinemed, Madrigal, Merck, NGM Biopharmaceuticals, Promedior, Prometheus, Siemens, Sirius, y Tobira, informó ser un miembro del comité asesor para Arrowhead Research, Conatus, Galmed, Gilead, Intercept, NGM, Nimbus, Octeta y Tobira; e informó ser un consultor para Alnylam, Bird Rock Bio, BMS, Boehringer Ingleheim, Celgene, Conatus, DeuteRx, Eli Lilly, Enanta, Fibrogen, Genkyotex, Gilead, GRI Bio, Ionis Pharmaceuticals, Janssen Inc, Kirin, Madrigal, Metacrine, NGM , Nitto Denko, Pfizer, Receptos, Roivant, RuiYi, Sanofi, Scholar Rock, Shire, Tasly, Viking, Yuhan Pharmaceuticals y Zafgen. El Dr. Hwang informó haber recibido subvenciones de Merck y Gilead. El Dr. Chugh informó haber recibido subvenciones de AADi, Advenchen, Epizyme Inc, Lilly, Mabvax, Medivation, Morphotek, Novartis y Pfizer, así como cuotas personales de Epizyme Inc, EMD Serano y Janssen. La Sra. Arnold informó haber recibido el apoyo de la subvención UG1CA189974 del Programa de Investigación de Oncología Comunitaria del Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos y la subvención N02-CM-62212 de la Universidad de Ciencias de la Salud de Oregon y el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos a través de la Coalición de Grupos Cooperativos de Cáncer. No se reportaron otros conflictos.

Referencias

  1. ,,,; Prevalence of Hepatitis B Virus, Hepatitis C Virus, and HIV Infection Among Patients With Newly Diagnosed Cancer From Academic and Community Oncology Practices; JAMA Oncol; Fecha de publicación 17/01/2019; DOI: 10.1001/jamaoncol.2018.6437; Disponible en el URL : ; Consultado el 17/01/2019
Imágenes cortesía de trans961 y SWOG Cancer Research Network


Referencias

  1. ,,,; Prevalence of Hepatitis B Virus, Hepatitis C Virus, and HIV Infection Among Patients With Newly Diagnosed Cancer From Academic and Community Oncology Practices; JAMA Oncol; Fecha de publicación 17/01/2019; DOI: 10.1001/jamaoncol.2018.6437; Disponible en el URL : ; Consultado el 17/01/2019
Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste