Lo que debes conocer de la osteoporosis en la menopausia

La menopausia aumenta el riesgo de osteoporosis, pero el ejercicio puede ayudar a reducirlo, y recibir suficiente cantidad de calcio y vitamina D también puede hacer diferencia. Asimismo, el médico puede valorar la alimentación de la paciente para ver si necesita suplementos. Con el fin de ayudar a entender el riesgo general de desarrollar osteoporosis, puede ser útil realizar un examen de la densidad ósea, nos comenta el Dr. Bart Clarke, del Departamento de Endocrinólogia en Mayo Clinic al compartirnos información para desacelerar los síntomas de la osteoporosis.

 La mayoría de personas alcanza la máxima masa ósea entre los 25 y los 35 años. Cuanto mayor sea la masa ósea, más hueso tendrá el cuerpo para sustentar la salud ósea durante el resto de la vida.
La mayoría de personas alcanza la máxima masa ósea entre los 25 y los 35 años. Cuanto mayor sea la masa ósea, más hueso tendrá el cuerpo para sustentar la salud ósea durante el resto de la vida.
El Dr. Bart Clarke nos comenta que el cuerpo produce de forma regular nuevo hueso y descompone el viejo. Cuando uno es joven, el cuerpo produce nuevo hueso más rápido de lo que descompone el viejo y por eso aumenta la masa ósea. La mayoría de personas alcanza la máxima masa ósea entre los 25 y los 35 años. Cuanto mayor sea la masa ósea, más hueso tendrá el cuerpo para sustentar la salud ósea durante el resto de la vida.

Afirma que “el riesgo de osteoporosis aumenta con la edad porque, a medida que uno envejece, se pierde hueso con mayor rapidez de la que el cuerpo puede producirlo. Ésta se presenta cuando la producción corporal de nuevo hueso ya no puede seguir el ritmo de la descomposición del hueso viejo. Los huesos, entonces, se debilitan y pueden quebrarse con facilidad. La menopausia aumenta el riesgo de osteoporosis porque durante los primeros 5 años posteriores a la menopausia, las mujeres tienden a perder densidad ósea rápido“.

Desacelerando la pérdida ósea

Para lograrlo el Dr. Bart Clarke propone hacer ejercicio regularmente puede ayudar a disminuir el ritmo de la pérdida ósea. Normalmente, lo mejor es hacer una combinación de ejercicios que implican llevar el peso del propio cuerpo. Los ejercicios de fortalecimiento, por su parte, ayudan a hacer más fuertes a los músculos y huesos de los brazos y de la parte superior de la columna. Los ejercicios que implican llevar el peso del propio cuerpo, tales como caminar, trotar, correr, subir escaleras, saltar cuerda o hacer esquí, repercuten positivamente sobre todo el esqueleto y benefician especialmente a los huesos de las piernas y de la columna lumbar.

Por lo nos menciona la importancia de obtener suficiente calcio y vitamina D a través de la alimentación también puede ayudar a la salud de los huesos. Los hombres y las mujeres de 18 a 50 años de edad necesitan mil miligramos de calcio al día, pero esa cantidad aumenta a mil 200 miligramos cuando la mujer cumple 50 años y el hombre, 70. Cuando la mujer atraviesa por la menopausia, sus requerimientos de calcio pueden estar en un nivel mayor, aunque solamente se encuentre en la década de los 40 años.

Al referirse a las fuentes de calcio informa que las mejores incluyen productos lácteos con bajo contenido de grasa, hortalizas de hoja color verde oscuro, sardinas con hueso enlatadas, salmón enlatado y productos de soya. Muchos cereales y jugos están fortificados con calcio. En caso de no obtener suficiente calcio en la alimentación, el médico puede recomendarle un suplemento.

El cuerpo necesita vitamina D para absorber el calcio. Muchas personas obtienen toda la vitamina D que necesitan de la luz solar. A fin de estar seguros, el Dr. Bart Clarke sugiere que el médico realice un examen de sangre para determinar el nivel de vitamina D; si está muy bajo, posiblemente se recete un suplemento.

Respecto al examen de la densidad ósea, “es una manera de revisar la salud de los huesos porque mide cuántos gramos de calcio y otros minerales óseos están presentes en un segmento de hueso. Cuanto mayor sea el contenido mineral óseo, más densidad habrá en los huesos; y mientras mayor densidad tengan los huesos, más fuertes serán en general y menos proclives a fracturarse“.

Finalmente nos menciona que “en las mujeres que nunca se han fracturado un hueso y tampoco tienen otros factores de riesgo para osteoporosis, el examen de la densidad ósea para detectarla se recomienda hacer a los 65 años. Dependiendo del grado de riesgo de osteoporosis que la mujer presente, el examen podría hacerse tan pronto como a sus 50 años“.

Imagen cortesía de


Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste